12.179 cursos gratis
8.737.167 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La vejez y el sexo. Sexualidad

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |57 alumnos|Fecha publicación: 05/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Relaciones sexuales. Vejez

Prosigamos

En 1948 se publicó el primer estudio sobre las relaciones sexuales en la vejez. Kinsey y sus asociados fueron los primeros en documentar la existencia de un gradual declive en la actividad y en el interés sexual con el envejecimiento. Esta disminución de la función sexual se constató tanto en los hombres como en las mujeres. Masters & Johnson confirmarían estos hallazgos más adelante.

Ambos grupos de investigadores igualmente, enfatizan las diferencias que existen entre la mujer y el hombre envejecidos desde el punto de vista de la actividad sexual.

Una posible explicación a la diferencia entre hombres y mujeres estaría en que la mayoría de estudios que aparecen en la literatura utilizan como definición de actividad sexual exclusivamente la cópula. Un factor de consideración es que en edades avanzadas se produce en la población un desequilibrio numérico a favor de las mujeres. De hecho, en mayores de 85 años hay 39 hombres por cada 100 mujeres. Prácticamente dos terceras partes de la población anciana son mujeres, por lo que la ausencia de actividad sexual en la mujer podría tener que ver con la falta de pareja, entre otras razones.

Muchos de los estudios existentes sobre sexualidad y vejez han sido criticados debido a que confunden los efectos propios de la edad con aquellos debidos a patología o a factores como la socialización, factores culturales y de actitud o valores.

Muy pocos enfatizan la alimentación, como si este factor fuera irrelevante que, como sabemos, es de la mayor importancia.

Kaiser en 1996 realiza una revisión de los diferentes trabajos publicados hasta el momento sobre este tema. Entre ellos destaca el estudio llevado a cabo por Pfeiffer et al quienes encontraron que el 95% de los hombres de edades comprendidas entre los 46 y 50 años mantenían relaciones sexuales semanalmente, cayendo este porcentaje al 28% en los varones de 66 a 71 años. En el caso de personas casadas, el 53% de los individuos de 60 años y el 24% de los mayores de 76 años eran sexualmente activos.

Otro trabajo descrito en la revisión de Kaiser es el realizado por Bretschneider y asociados. Estos autores indican que el 63% de los hombres y el 30% de las mujeres de entre 80 y 102 años de edad eran activos sexualmente. En este estudio, además, se reseñaba que la actividad sexual más frecuente eran las caricias y tocamientos seguido del coito. El 74% de los hombres y el 42% de las mujeres practicaban la masturbación. Las mujeres activas sexualmente tendían a haber tenido más parejas sexuales y mayor nivel de actividad sexual en su juventud. Dato que posteriormente se ha confirmado también con los hombres. Sanders, realizó un estudio en el que se encuestó a 1110 individuos, mayores de 65 años, 658 mujeres y 452 hombres, en los resultados obtenidos aparece también la existencia de esta estrecha relación entre la actividad sexual mantenida en la vejez y la sexualidad ejercida durante la juventud.

A la hora de estudiar las relaciones sexuales en los ancianos, el grupo de Bretschneider describe como variables que pueden influir limitando la actividad sexual, a la capacidad de la pareja, el estado de salud, problemas de impotencia en el hombre o de dispareunia en la mujer, así como el interés sexual en la juventud. Otros pronosticadores importantes para estos autores, son la toma de medicación y variables ambientales, como la pérdida de privacidad, por ejemplo, el vivir en una residencia o en casa de los hijos pueden suponer una falta de intimidad, lo que llevará a un detrimento en las relaciones sexuales. (El artículo para aquí leer es: Larocca, F. E. F: La vejez sin achaques) en monografías.com y en este mismo blog.

El hecho es que los viejos en todos los estudios publicados, cuando eran saludables mantuvieran la satisfacción y el deseo sexual. Lo que nos lleva de nuevo a recalcar la importancia de los factores psicológicos y relacionales en la actividad y deseo sexual y no sólo la de los cambios anatómicos y fisiológicos producidos por el envejecimiento.

En resumen, la revisión de la literatura publicada sugiere que hay una disminución en la frecuencia de las conductas sexuales, que afecta también al interés sexual y que se produce un aumento de las disfunciones sexuales asociado con la edad. Pero esto no es culpa de ser viejo, como ya veremos más adelante.

De cualquier modo hay diferencias individuales importantes en las que parece influir entre otros factores, las características de las relaciones sexuales en la juventud, el estado de salud, los medicamentos administrados, la existencia de alteraciones psicopatológicas, así como variables psicosociales que incluyen la existencia de pareja estable y la calidad de la relación, el funcionamiento social y el nivel educacional.

Capítulo siguiente - Envejecer. Fenomenología
Capítulo anterior - La vejez. El sexo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La vejez y el sexo. Sexualidad



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Sexualidad
Estamos acostumbrados a ser administradores en algunos aspectos de nuestras vidas,... [15/09/08]
4.209  
2. Estudio sociológico del sexo. Sexualidad
En este curso de sexualidad examinaremos la evolución en la sociedad acerca del... [17/08/11]
84  
3. La vejez. Se puede curar
En esta ocasión te presentamos un Nuevo curso en el cual obtendrás un guía sobre lo... [01/08/11]
171  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail