12.170 cursos gratis
8.763.825 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Los valores

Autor: René Francisco Rivera Rodríguez
Curso:
8,83/10 (12 opiniones) |68862 alumnos|Fecha publicación: 24/07/2008
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Axiología de los valores

Los valores son producto de cambios y transformaciones a lo largo del tiempo y de la historia. Surgen con un especial significado, cambian, suelen ser efímeros o desaparecen en las distintas facetas del tiempo.

Los valores son considerados referentes pautas o abstracciones que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Es así como la  belleza  aparece  como  una  de  las  formas  de  una  peculiar  manera  de  asomarse  al  mundo  que  se  llama  el  valor, que consiste  en  lo  fundamental,  en  distinguir  el  ser  del  valer.

"Todo valor supone la existencia de una cosa o persona que lo posee y de un sujeto que lo aprecia o descubre, pero no es ni lo uno ni lo otro. Los valores no tienen existencia real sino son adheridos a los objetos que lo sostienen. Antes son meras posibilidades." (Prieto Figueroa, 1984:186; citado en Morales de Casas, 2006)

La visión subjetivista considera que los valores no son reales, no valen en sí mismos, sino que son las personas quienes les otorgan un determinado valor, dependiendo del agrado o desagrado que producen.

Se diferencia lo que es valioso de lo que no lo es dependiendo de las ideas o conceptos generales que comparten las personas.

Los valores no son el producto de la razón; no tienen su origen y su fundamento en lo que nos muestran los sentidos; por lo tanto, no son concretos, no se encuentran en el mundo sensible y objetivo. Es en el pensamiento y en la mente donde los valores se aprehenden, cobran forma y significado.

El proceso de valoración del ser humano incluye una compleja serie de condiciones intelectuales y afectivas que suponen: la toma de decisiones, la estimación y la actuación. Las personas valoran al preferir, al estimar, al elegir unas cosas en lugar de otras, al formular metas y propósitos personales. Las valoraciones se expresan mediante creencias, intereses, sentimientos, convicciones, actitudes, juicios de valor y acciones.

Conviene  distinguir,  los  valores  y  los  bienes.  Los  valores  no  son cosas,  ni  vivencias,  ni  esencias: son  valores. Frondizi (2004:15-17) nos dice que los  valores  no  son  cosas  ni  elementos  de  cosas,  sino  propiedades,  cualidades  sui  generis (exclusivo),  que  poseen  ciertos  objetos  llamados  bienes.

Los  valores  son  entes  parasitarios.  A  fin  de  distinguir  los  valores  de  los  objetos  ideales,  se  afirma  que  estos  últimos  "son",  mientras  que  los  valores  no  "son"  sino  que  "valen" (Lotze citado en Frondizi, 2004:18)

Valor  es  una  cualidad  irreal.  En  el  sentido  de  que  no  equivale  a  ninguna  de  las  cualidades  primarias  y  secundarias, por lo que se  le  denominó  cualidad  sui  generis,  el  valor  es  real  pues  tiene  existencia  en  el  mundo  real  y  no  es  una  mera  fantasía  del  sujeto.

Los  valores  se  presentan  en  un  valor  positivo  y  el  correspondiente  valor  negativo.  Los  valores  están  ordenados  jerárquicamente,  hay  valores  inferiores  y  superiores.

El  valor  ser` objetivo  si  existe  independientemente  de  un  sujeto  o  de  una  conciencia  valorativa; ser subjetivo  si  debe  su  existencia,  su  sentido  o  su  validez  a  reacciones,  ya  sean  fisiológicas  o  psicológicas,  del  sujeto  que  valora (Frondizi, 2004:27).

Los  estados  psicológicos  de  agrado,  deseo  o  interés  son  una  condición  necesaria  pero  no  suficiente,  y   tales  estados  no  excluyen los elementos  objetivos,  sino  que  los  suponen.[1]

El  valor  ético  tiene  una  fuerza  impositiva  que  nos  obliga  a  reconocer  aun  contra  nuestros  deseos,  tendencias  e  intereses  personales. Los  valores  no  se  dan  aislados,  sino  que  tienen  una  existencia  parasitaria;  se  nos  presentan  siempre  apoyados  en  un  sostén.

Max  Scheler  sostiene  que  "la  inteligencia  es  ciega  para  los  valores.  Los  valores  se  nos  revelan  en  la  intuición  emocional" (Frondizi, 2004:42).  La  experiencia  de  valores  es  independiente  de  la  experiencia  de  cosas.  El  hombre  crea  el  valor  con  su  agrado,  deseo  o  interés;  el  valor  reside  enteramente  en  el  objeto  valioso.[2]

Lotze  concibió  la  idea  de  los  valores  como  algo  libre  de  realidad, así mismo afirmo que  los  valores  no  son  sino  que  valen (Lotze citado en Espinosa, 2000:61).[3]

Dice  Meinong:  una  cosa  tiene  valor  cuando  nos  provoca agrado  y  en  la  medida  en  que  esta nos puede llegar a  agradar.  Así mismo sostiene que  "el  valor  es,  en  verdad,  un  estado  subjetivo,  de  orden  sentimental,  un  objeto  tiene  valor  en  tanto  posee  la  capacidad  de  suministrar  una  base  efectiva  a  un  sentimiento  de  valor". (Meinong, 1894:25; citado en Frondizi, 2004:54)

Perry declara que cualquier  interés  otorga  valor  a  cualquier  objeto.  "Lo  que  es  objeto  de  interés  adquiere eo ipso valor"[4] (Perry, 1950; citado en Frondizi, 2004:65).  Una  cosa  cualquiera  tiene  valor  cuando  es  objeto  de  un  interés  cualquiera,  habr` intereses  malos  y  buenos.

Richards  sostiene  que "algo  es  valioso  si  satisface  una  apetencia,  sin  que  tal  satisfacción  implique  la  frustración  de  una  apetencia  igual  o  más  importante" (Richards citado en Espinosa, 2000:68).

Para  Rudolf Carnap,  los  juicios  de  valor  son  formas  disfrazadas  de  normas  o  imperativos.  La  norma  no  afirma  nada,  sino  que  ordena  o  expresa  un  deseo;  el  juicio  de  valor  no  afirma  nada  y,  por  consiguiente,  no  puede  ser  ni  verdadero  ni  falso (Carnap citado en Frondizi:2004:86).

Los  llamados  juicios  de  valor  son  juicios  empíricos.  Los  términos  éticos  no  sirven  tan  sólo  para  expresar  sentimientos,  sino  también  para  despertar  sentimientos  en  el  prójimo  y  estimularlo  a  la  acción.

Valores  para  Scheler  son cualidades  independientes  de  los  bienes:  los  bienes  son  cosas  valiosas (Frondizi, 2004:119).  El  placer  es  una  vivencia:  en  si mismo  no  es  bueno  ni  malo.  La  bondad  depende  del  tipo  de  placer.  El  factor  que  se  agrega  al  placer  es  el  que  le  confiere  su  calidad  axiológica.

Frondizi (2004:145-146) manifiesta que el deseo,  la  aspiración,  muestran  la  trama  íntima  de  la  personalidad;  esto  prueba  que  el  valor  no  se  mide  por  el  deseo,  sino  justamente  al  revés:  la  calidad  del  deseo  depende  del  valor  que  encarna.

Frondizi (2004:156) así mismo refiere que un  objeto  puede  aumentar  de  valor  cuando  se  descubre  que  posee  cualidades  positivas  que  desconocíamos  o  disminuir  de  valor  si  las  cualidades  son  negativas.

Perry nos dice que es  el  interés  el  que  confiere  valor  a  un  objeto  y  debe  ser  el  interés  el  que  confiera  el  grado  de  valor.

Para el objetivismo los valores  son  independientes  de  los  bienes  y  de  los  sujetos  que  los  valoran;  son  además  absolutos  e  inmutables,  sin  que  el  acaecer  real  físico  o  humano  pueda  alterarlos (Frondizi, 2004:179).

Además  de  los  elementos  subjetivos  y  objetivos,  influyen  también  factores  sociales  y  culturales. Así mismo la valoración cambia, a su vez, de acuerdo con las condiciones fisiológicas y psicológicas del sujeto. El sistema nervioso, el funcionamiento de las glándulas de secreción interna, la presión arterial y otros aspectos de nuestra vida biológica, condicionan nuestra valoración (Frondizi, 2004:195-199).

El  valor  no  es  una  estructura,  sino  una  cualidad  estructural  que  surge  de  la  reacción  de  un  sujeto  frente  a  propiedades  que  se  hallan  en  un  objeto.  Por  otra  parte,  esa  relación  no  se  da  en  el  vacío,  sino  en  una  situación  física  y  humana  determinada.

El  valor  es,  pues,  una  cualidad  estructural  que  tiene  existencia  y  sentido  en  situaciones  concretas.  Se  apoya  doblemente  en  la  realidad,  pues  la  estructura  valiosa  surge  de  cualidades  empíricas  y  el  bien  al  que  se  incorpora  se  da  en  situaciones  reales.  Pero  el  valor  no  se  reduce  a  esas  cualidades  ni  se  agota  en  sus  realizaciones  concretas,  sino  que  deja  abierta  una  ancha  vía  a  la  actividad  creadora  del  hombre.

El  valor  es  una  cualidad  empírica,  producto  de  cualidades  naturales,  aunque  no  reducible  a  ellas. Frondizi (2004:226) nos enseña que la  determinación  de  la  altura  de  un  valor  debe  atender,  en  primer  lugar  a  las  reacciones  del  sujeto,  sus  necesidades,  intereses,  aspiraciones,  preferencias  y  demás  condiciones  fisiológicas,  psicológicas  y  socioculturales.

Es así como de estas apreciaciones tanto objetivas pero principalmente subjetivas la gente va asignando valor a la realidad, e impone nuevas formas de valorar nuestra persona, nuestras ideas, la sociedad, las cosas y la vida, y es en esta imposición que se llega a caer en una confusión y grave error de  distorsionar lo que realmente es valioso, asignándole más valor a cumplir con estereotipos e introyectando a la sociedad por medio de los medios de comunicación que para ser feliz es mejor el "tener"  y no el "ser".[5] [6]


[1] Frondizi (2004:35) manifiesta que el valor "es el resultado de una tensión entre el sujeto y el objeto, y esté ofrece, por tal razón, una cara subjetiva y otra objetiva, engañando a quienes prestan atención a una sola faz".

[2] El ser humano al crear el valor, al mismo tiempo tiene la creencia errónea de que necesita algo para ser feliz, pero no se da cuenta que, ¡¡¡tiene todo lo que necesita!!!, no se da cuenta que la felicidad es una forma de ver la vida, una actitud, una costumbre.

[3] Gelinne (2007:b)  señala "el valor es una propiedad de las cosas o personas, todo vale por el hecho de estar o existir, por lo consiguiente toda realidad puede poseer varios valores todo depende de su estructura, personalidad (persona), belleza, entre otros. Todo ser tiene un valor se le conozca o no, todo valor se refiere a las necesidades o aspiraciones humanas y buscamos de alguna manera satisfacer estas necesidades, por lo que el valor es captado como un bien".

[4] Perry tiene razón ya que un objeto, circunstancia o persona, de cualquier clase que sea, adquiere valor inmediatamente cuando se le presta un interés, este interés puede ser de agrado o desagrado.

[5] Esta confusión afecta inconscientemente a las personas, ya que se imponen necesidades de reconocimiento, pertenencia y afecto, ya que nuestra sociedad se encarga de crearnos en la mente la creencia de que tenemos que cumplir con estereotipos, y si no cumplimos seremos rechazados por esta sociedad materialista y superficial. Y es donde la lucha se vuelve un sufrimiento ya que nos introyectamos ideas estúpidas e irracionales, y estas ideas nos pueden llevar a no ver lo valiosos del ser y llegar a cometer actos criminales. Unos por cubrir las necesidades de pertenencia, reconocimiento o afecto acumulan dinero y posesiones, otros conocimientos y títulos; llenos de miedo a la pobreza, al que dirán, a no ser una persona valiosa, al no estar a la vanguardia, al ser rechazadas por la sociedad; sin darse cuenta que, no es lo que tienen lo que los hace valiosos, sino lo que son.

[6] Ángel Real (2005:97) nos dice que "damos por seguro las cosas más valiosas de la vida y andamos por ahí, buscando lo superficial, porque creemos que hay algo que nos haría felices si lo tuviéramos"

Capítulo siguiente - Esencia de los valores
Capítulo anterior - Introducción

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Los valores



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Positivismo con valores
Quieres día a día tener calidad de vida usando valores y a la vez siendo positivo?,... [28/07/05]
3.534  
2. Cómo formar nuestra jerarquía de valores
En este curso permite definir los valores que serán el estandar de la Empresa. Así... [26/04/05]
13.287  
3. Antivalores y valores
Los valores humanos son de sobra conocidos. Por este motivo, en este curso se... [02/06/09]
39.022  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail