12.170 cursos gratis
8.767.792 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Valoración clínica de la paternidad

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |132 alumnos|Fecha publicaciýn: 07/04/2010

Capýtulo 1:

 Valoración clínica de la paternidad. Introducción

En circunstancias normales, una paternidad correcta es totalmente indispensable para que se produzca el desarrollo normal de un niño. Tal aseveración lleva a plantearnos cuales deberían ser las características fundamentales que debería satisfacer la acción parental de paternidad. Esta actitud educativa se ha valorado y controvertido extensamente a lo largo de múltiples y diversas publicaciones tanto en el ámbito científico como en otras partes. Esta descripción, a nuestro criterio es de vital importancia tanto para los pediatras como también para otros profesionales de la educación. Ya que en definitiva estos son el tipo de profesionales con los que los padres mas confían.

Hemos recogido la publicación de una Escala Cualitativa de Riesgo en las actitudes de paternidad. Esta escala puede utilizarse como herramienta en el cuidado pediátrico de los niños con enfermedades crónicas, así como para la valoración del riesgo a padecer subsiguientes alteraciones psicopatológicas.

Los problemas de los padres para educar a sus hijos han servido de inspiración en la literatura. La Biblia proporciona textos e ilustraciones clásicas sobre ciertos dilemas a los que un padre se ve abocado, Cicerón se extiende en actitudes educativas en ciertos textos, y Shakespeare entre otros, no sólo describió muchos de los conflictos, a veces graves, que aparecen entre padres e hijos, sino que además lo escenificó en el cómico soliloquio de Polonio.

El desarrollo de la psicología genética ha insistido en abundancia sobre la calidad de la paternidad y en señalar su trascendencia para el desarrollo infantil. Contrariamente la mala calidad parental en el ejercicio de la paternidad se ha considerado siempre como un factor muy importante de riesgo en el desarrollo de una potencial alteración psicopatológica. Llama la atención la escasa preocupación para realizar un medición de tal función, cuy importancia como ya hemos mencionado es considerada y señalada por todos los autores. La valoración de la paternidad, y particularmente en lo que refiere a "su calidad", se realiza explícitamente y generalmente aparte de una evaluación paidopsiquiátrica, quedando en múltiples ocasiones tal consideración en una simple valoración cuantitativa de dedicación de tiempo y alguna nota de algún rasgo fundamental de su comportamiento. Análogamente, en pediatría existe la actitud de que la valoración de la paternidad no puede hacerse más que dentro de la evaluación completa de la familia.

La realidad de la práctica clínica muestra de forma clara y fehaciente que los comportamientos y las actitudes relacionales y por ende educativas de los padres son rutinarios y que estas pueden considerarse básicamente en adecuadas o inadecuadas. De acuerdo con estos supuestos, y teniendo en cuenta las características de los padres, los consejos clínicos que podamos dar, tendrán mayor o menor efectividad.

*** Todavía hoy, a pesar de los numerosos intentos para desarrollar metodologías para acceder a la estructura de la paternidad, no existe una aproximación aceptada en la definición de la calidad de la paternidad diferente de la evaluación clínica tradicional (basada en entrevistas sistemáticas con ambos padres y sus hijos asociadas a las observaciones de las interacciones familiares). En muchos sentidos, la valoración del mayor componente de la familia es la valoración de una apropiada paternidad. Mientras la jerga de la valoración de la familia enfoca conjuntos de dos o tres elementos en las interacciones familiares o ejemplos de comunicación disfuncional, son los padres los que llevan el rol dominante en la creación de la estructura y el patrón de las costumbres de comunicación de la familia.

Los paidopsiquiatras y los pediatras tienen especial acceso para entender la paternidad.

Incluso durante esta era de sistemas de cuidados médicos móviles y complejos, los pediatras clínicos, a menudo, tienen la oportunidad de ver con una perspectiva longitudinal el desarrollo de los niños. También pueden observar un amplio rango de distintas paternidades y de modos de atender a los niños. Desde padres ejemplares hasta familias con serios problemas. La ERP se presta tanto para el uso en la psiquiatría infantil como en la pediatría, centrándose en el asesoramiento sobre la respuesta de los padres en las enfermedades crónicas y agudas de los niños. Además su formato narrativo permite la inclusión en el contexto de la evaluación y comprensión de la familia. De todas formas no suele usarse como instrumento de screening de rutina en las visitas pediátricas.

Un problema que ha invadido el desarrollo de las medidas de paternidad ha sido una actitud persistente y defensiva por parte de los padres. Universalmente, los padres rechazan la aceptación de sus carencias. Esta incomprensible pero desafortunada postura ha sido a menudo explicada como una reacción apropiada a lo que hoy se conoce como "juicio injusto a los padres", atribuciones realizadas por una generación de clínicos psicodinámicos. Es verdad que algunos padres han sido incorrectamente etiquetados de haber jugado un papel central en el desarrollo de las enfermedades de sus hijos. Estos errores están ilustrados en síndromes que eventualmente mostraron tener poderosos orígenes biológicos. El clásico ejemplo de este fenómeno es la creencia de los "padres fríos" en el autismo infantil juegan un papel causal en el desarrollo de severas dificultades sociales y emocionales de estos niños (Kanner, 1935). Otro ejemplo fue que madres "esquizofrenogénicas "fueron primariamente responsables en el desarrollo de la esquizofrenia de sus descendientes. Con el avance de la genética y de los conocimientos neuroquímicos de estos síndromes, estas atribuciones fueron mostradas como incorrectas y bastante injustas para los padres de estos niños severamente enfermos.

Por otro lado, existe una pequeña duda sobre si la calidad de la temprana paternidad es crítica para el desarrollo de los niños bien adaptados, con autoconfianza y socialmente competentes. La evidencia de la unión entre paternidad problemática y desarrollo mental psicopatológico se encuentra en muchos estudios ilustrado con análisis de niños con serios abusos psíquicos y emocionales (Mrazek, 1993). Al principio de su desarrollo, estos niños muestran patrones aberrantes en la regulación emocional (Gaensbauer y Mrazek, 1981), y su abuso inicial está asociado con la alta incidencia de disfunciones emocionales tardías (Carlson et al. , 1989; Martin y Beezley, 1977). Mientras se está apoyando que algunos niños podrían sobrevivir bajo contundentes maltratos sin desarrollar disturbios psiquiátricos (Mrazek & Mrazek 1987), la paternidad abusiva, es aún uno de los más potentes predictores de la psicopatología tardía.

El mayor problema para los psiquiatras, es como definir efectivamente la inapropiada paternidad en la ausencia de un patrón a seguir y la administración de los instrumentos designados para capturar fácilmente esta dimensión. Esto es particularmente cierto en pediatría, por dos razones. Primero, la valoración debe ser rápida. Segundo, documentar la habilidad de los padres para el cuidado apropiado de sus hijos, jugando un papel crítico en el juicio del equipo médico para una estrategia óptima de tratamiento para manejar los síntomas pediátricos del niño o iniciar un plan designado para prevenir posibles enfermedades.

Hemos orientado el concepto del Riesgo en la Paternidad como parte de un protocolo de búsqueda designado para seguir el desarrollo temprano de los niños en riesgo de disturbios psíquicos y emocionales. Usando este sistema, el riesgo en la paternidad no se refiere exclusivamente a los comportamientos incompetentes de los padres, sino que incluye juicios sutiles que requieren una relación para realizar una valoración de la probabilidad de que los padres evaluados puedan tomar decisiones teniendo en cuenta el cuidado de sus hijos que sitúa a estos niños en un alto riesgo para el desarrollo de dificultades médicas y emocionales. En ese sentido, la valoración de la presencia del riesgo de la paternidad debe incluir la consideración de un amplio rango de comportamientos y actitudes.

El objetivo de este artículo es el de revisar brevemente los temas relacionados con el asesoramiento de la paternidad. Enfatizamos esos temas que están particularmente relacionados con el asesoramiento en la paternidad de los niños pequeños evaluados clínicamente. Describimos una nueva metodología de sondeo semiestructurada que ha sido desarrollada como parte de W.T. Grant Asthma Risk Study y discutida su relevancia, concurrente validez y validez predictiva. Finalmente, discutimos las ventajas y limitaciones de esta estrategia clínica y consideramos nuevas direcciones para el desarrollo de las medidas discretas de la función de la paternidad que tendrá implicaciones clínicas e investigacionales.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Valoración clínica de la paternidad



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psiquiatría clínica. El diagnóstico
Con este curso aprenderás paso a paso la psiquiatría clínica . Iniciaremos el... [03/09/10]
794  
2. Psiquiatría. Consulta clínica
Psiquiatría. La consulta clínica psiquiátrica es para poder valorar al niño o... [01/11/10]
615  
3. Esquizofrenia clínica. Clasificación diagnóstica
Esquizofrenia clínica. Clasificación diagnóstica , de acuerdo con las... [09/04/10]
1.223  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail