12.176 cursos gratis
8.742.283 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Urgencias Psiquiátricas

Autor: Maria Jose Belart Bravo
Curso:
8,34/10 (140 opiniones) |8930 alumnos|Fecha publicaciýn: 14/07/2004
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 7:

 Evaluación del paciente con agitación psicomotriz

Hay que tener en cuenta una serie de normas generales que deben ser aplicadas al evaluar a estos pacientes:

Ante la llegada de un paciente agitado debemos efectuar una serie de medidas encaminadas a evitar lesiones en el paciente hasta que esté sedado, por lo que le proporcionaremos una habitación tranquila y separada de los demás pacientes ya que la sobrestimulación externa puede incrementar la agitación de éste, pero donde el paciente note nuestra presencia. El personal de Enfermería establecerá las medidas oportunas como pueden ser:

- Informar el paciente de las medidas que vamos a tomar y explicarle que es para evitar riesgos de lesiones.

- Retirar objetos punzantes, gafas, prótesis, cinturones, u objetos de la habitación que sean innecesarios.

- Aplicar sujeción mecánica si es preciso siempre de ambas manos y pies no dejando extremidades libres hasta su sedación. La sujeción mecánica debe ser consultada previamente al médico y debe efectuarse con material adecuado para tal fin y si no es así con el uso de vendas siempre reforzadas con materiales suaves como el algodón para evitar quemaduras por abrasión al forcejear. Las sujeciones han de ser firmes permitiendo un mínimo movimiento y sobre todo controlando que no aparezcan signos de cianosis o dolor distal en manos y pies. No dejar restos de vendas o cualquier otra cosa como tijeras, algodón en la habitación tras hacer uso de ellos.

- La sujeción del paciente no garantiza su seguridad si no la atención y el cuidado de enfermería por lo que tener un control permanente del paciente durante su cuadro de agitación es esencial así como el detectar signos o sintamos que puedan surgir (convulsiones, cianosis, fiebres altas, contenidos delirantes, dolor, etc.).

- Importante registrar y comunicar la información obtenida de la observación del paciente al médico, sobre todo cuando se observan cambios de su comportamiento o los signos antes descritos.

- Aplicación del tratamiento prescrito (normalmente vía IM o IV) cuanto antes para lograr su sedación.

- Restringir los estímulos (ruidos, luz, temperatura agradable).

- Recoger las pertenencias y objetos personales del paciente dándolos a la familia o ponerlos a buen recaudo. Es un buen momento para tranquilizar a los familiares "han hecho lo que debían", "el paciente está más tranquilo y seguro" etc., informando del horario de visitas y consultas así de que cosas pueden o no traerle al paciente.

Mucha de la información sobre antecedentes e inicio del cuadro clínico, se deberá obtener de los familiares y acompañantes, ya que la colaboración del paciente habitualmente es escasa. Además, es conveniente que antes de evaluar al paciente se conozca el número máximo de características clínicas del paciente para conocer la posibilidades de manejo.

­Lo más seguro es interponer entre el médico y el paciente una mesa, tener la salida expedita y no estar a puerta cerrada con el paciente violento, aunque esto, no siempre puede hacerse.

­No conviene situarse por encima del nivel del paciente, ya que esto puede ser interpretado como una provocación. Si es posible, lo ideal es estar ambos sentados en torno a una mesa y a la misma altura.

Para dirigirse al paciente hay que emplear un tono de voz suave, calmado, seguro y sin prejuicios. Nunca realizar comentarios provocativos del tipo: "Compórtese como una persona razonable". Se debe aclarar al paciente que el médico lo que quiere es conocer el punto de vista del paciente y ayudarlo en lo que sea posible.

Si es posible es preferible quedarse a solas con el paciente, o en todo caso, con otra persona que garantice la integridad del facultativo. Tan negativo es un exceso de medidas de seguridad como una excesiva confianza. En consecuencia, será bueno rodearse de pocas personas, pero con experiencia en la reducción de enfermos agitados, por si fuera preciso. Y en todos los casos tener cerca de la puerta al personal de seguridad.

El médico no debe mostrar miedo y aparecer con actitud de seguridad y aplomo. No obstante se debe evitar cualquier tipo de confrontación con el paciente y se debe buscar todo tipo de alianza que asegure al paciente, especialmente en aquellos que presenten perplejidad o muestren sintomatología paranoide.

Es frecuente que los acompañantes, y en ocasiones también el personal sanitario, esperen que el psiquiatra sea capaz de hacer, él solo y de una forma casi mágica, frente a la situación. A pesar de ello, éste no debe nunca sobrevalorar su poder.

En cuanto al diagnóstico diferencial del paciente, debe hacerse de manera instantánea, ya que hay que decidir cómo proceder, si empleando sólo medios físicos de contención hasta que ceda al episodio, utilizando una psicoterapia explicativa y de apoyo, o empleando medicación específica.

Capýtulo siguiente - Estupor
Capýtulo anterior - Agitación Psicomotriz

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Urgencias Psiquiátricas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psiquiatría. Urgencias psiquiátricas en niños y adolescentes
Los efectos adversos en el funcionamiento y bienestar psicosocial dependientes de... [13/09/10]
480  
2. Cómo adelgazar comiendo
Con frecuencia fracasamos en el intento de reducir nuestro exceso de peso, y eso... [15/03/02]
474.841  
3. Cómo eliminar el estrés con la dieta
El estrés y la ansiedad afectan más que ninguna otra cosa a la calidad y el éxito... [19/03/02]
138.395  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail