12.170 cursos gratis
8.759.801 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 4:

 Antecedentes de la Comunidad Económica Europea 1945-1956 I

Nada más finalizar la Segunda Guerra Mundial se realizó, por parte de los Aliados, un profundo análisis de los daños ocasionados por el conflicto.

Para el conjunto de los países que habían participado en la guerra de 1939-1945, tanto en Europa como en Asia, las cifras de pérdidas humanas son impresionante, las mayores que una guerra haya producido en toda la historia. En total se calculan 45 millones, de los cuales más de 35 en el continente europeo, 20 millones del total de fallecidos en el conflicto, eran militares y el resto civiles, sin contar los 6, 5 millones de judíos asesinados en el Holocausto ocasionado por los Nazis. Pero esto es sólo una estimación aproximada. Las destrucciones de registros civiles por bombardeos aéreos, la confusión provocada por los traslados de población –que imposibilita distinguir entre fallecido y desaparecidos- y la pérdida de parte de la documentación han impedido un mayor acercamiento a la cifra real de los muertos.

Alemania5.500.000
Francia600.000
Inglaterra300.000
Polonia6.000.000
URSS22.000.000
Yugoslavia1.700.000

A pesar de su falta de precisión, estas cifras aproximadas proporcionan una idea de la sangría demográfica que significó la Segunda Guerra Mundial, con un descenso poblacional casi cuatro veces mayor que el ocasionado por la de 1914-1918. Esta diferencia se explica por la considerable extensión del teatro de operaciones bélicas y por la implicación directa de toda la población en la guerra como efecto de los bombardeos aéreos. Todo ello agravado porque algunos países (Japón y la URSS principalmente) no respetaban la Convención de Ginebra de 1864 sobre prisioneros de guerra, y por las políticas racistas de exterminio sistemático llevadas a cabo por el Tercer Reich.

A estas cifras se deben añadir 35 millones de heridos y 3 millones de desaparecidos, así como las víctimas de la subalimentación que sufrían de enfermedades como la tuberculosis y el raquitismo. Además, esa hecatombe demográfica tendría consecuencias a largo plazo; en las pirámides de edades correspondientes países como la Unión Soviética, Polonia, Yugoslavia y Alemania, se puede observar un desequilibrio en los indicadores de edad y sexo, que representa un notable descenso de la población activa que afectó de manera inmediata la reconstrucción de esos países y años después impactaría sobre el comportamiento del índice de natalidad.

Al final de la guerra se planteaba en Europa el problema de las personas desplazadas a causa de las vicisitudes de la guerra. En tanto que millones de hombres y mujeres vagaban de un punto a otro del Continente, ex prisioneros de los campos de concentración nazis que trataban de volver a sus respectivos países, ex colaboracionistas que esperaban escapar a las represalias y los castigos y, sobre todo, millones de personas que abandonaban los territorios anexionados por los vencedores. Unos 10 millones de alemanes sin recursos expulsados de Polonia, de Checoslovaquia o de Hungría, fueron transportados a una Alemania que había perdido el  25% de su territorio, mientras que  cerca de dos millones de checos y eslovacos ocupaban los territorios abandonados por los alemanes. En Austria apenas si fueron dejados en sus hogares los descendientes de colonos alemanes.

En la región del Báltico, la suerte más cruel la sufrieron los letones, estonios y lituanos, quienes, deportados a campos de trabajo alemanes durante la guerra, al terminar ésta fueron llevados a Rusia al tiempo que su territorio era ocupado por colonos rusos. Siglos de lentos progresos demográficos fueron barridos en pocos meses; el mapa etnográfico de Europa central y oriental fijado desde la Edad Media fue radicalmente remodelado.

El panorama de las destrucciones materiales era también desolador; numerosas viviendas y otras construcciones fueron destruidas. Las comunicaciones (puertos, ferrocarriles, puentes y viaductos) y las grandes ciudades sufrieron los daños mayores. Alemania perdió el 20% de sus viviendas y Gran Bretaña el 9%, a causa de los bombardeos que afectaron también numerosas fábricas. En Francia, Italia y Alemania, aparte de ciertos sectores como el de la siderurgia, las instalaciones industriales habían sufrido menores daños; en las naciones de tradición industrial lo que impediría la recuperación sería la falta de materias primas y recursos financieros. Las destrucciones materiales causadas por los bombardeos aéreos, sobre todo, tratan de alcanzar, más que nada, los medios de comunicación, las instalaciones industriales, etc. En Francia, la producción industrial desciende en un 55% y la destrucción afecta a 425.000 casas, 3.100 puentes ferroviarios, 6.000 puentes de carreteras. En Alemania la producción industrial se vio reducida al 40% y la destrucción alcanzó a la cuarta parte de los inmuebles y a 3.000 puentes ferroviarios.

Pero fue en la Europa oriental donde las destrucciones alcanzaron mayor magnitud: en la Unión Soviética 17.000 ciudades y 70.000 pueblos fueron arrasados y, en conjunto, este país perdió más del 20% de su potencial industrial e incalculables daños en la agricultura y la ganadería. Polonia quedó arruinada, casi no quedaba edificio en pie, había perdido más de un tercio de su capacidad de producción y se encontraba al borde de la hambruna. En Yugoslavia, pueblos y campos quedaron destruidos y el país había perdido aproximadamente el 38% de su capacidad productiva.

En el aspecto financiero, los gastos de guerra y las muy pesadas exacciones monetarias impuestas por los alemanes en los países ocupados, particularmente en Francia, agravaron el déficit presupuestario y desencadenaron la inflación. Además, al finalizar la guerra apareció una gran masa de billetes atesorados durante el conflicto, cuya puesta en circulación constituyó otro factor inflacionario. Todo esto hacía inevitables las devaluaciones de las monedas, sobre todo en los países menos desarrollados como Hungría y Grecia. Como consecuencia de la guerra las monedas europeas caen originándose un endeudamiento de los Estados y una gran inflación. La deuda francesa, pasó a ser de 1.679 miles de millones de francos.

Aparte de las destrucciones materiales y los desplazamientos de población, la guerra trajo consigo la ruina psicológica y moral, ocasionada por varios motivos: la utilización sistemática de la tortura por la Gestapo, la dominación de dictaduras militares y policíacas, la acentuación de los antagonismos de clases, la lucha enconada entre colaboracionistas y miembros de la resistencia. Otro elemento negativo en este sentido fue la creación de hábitos de violencia y pillaje que trastornaron incluso el orden interno en países que antes se habían destacado por el respeto a las leyes y a los derechos individuales.

Pero el extremo de la ruina moral y psicológica estaba en los campos de exterminio nazis, descubiertos tras la derrota alemana y la liberación de las naciones ocupadas. Se trataba de campos de concentración donde se llevaban a cabo los increíbles programas de exterminio del régimen nazi, “fábricas de la muerte” en las que se intentó la “solución final del problema judío” y se eliminaba también a los opositores políticos del nazismo, al tiempo que se ensayaban experimentos de esterilización y de eliminación de personas con defectos físicos o retraso mental, con miras a alcanzar la "pureza étnica” preconizada por las filosofías racistas alemanas.

Aparte de la terrible huella dejada en los supervivientes de los campos de concentración, el conocimiento de aquellas atrocidades provocó un verdadero trauma moral en la conciencia humana ante el hecho inexplicable e injustificable de que una barbarie tal se hubiera podido desarrollar en el mundo civilizado del siglo XX.

 La reconstrucción se lleva a cabo rápidamente gracias a la intervención masiva de los Estados Unidos que enviaron hacia Europa gran cantidad de víveres, materias primas, máquinas y los transportes necesarios. Esta ayuda fue decidida por el presidente Truman evitando así el aislamiento que había caracterizado a la política americana de los años veinte. Esta ayuda se decidió por motivos humanitarios, para evitar el avance del comunismo en el continente europeo y también para impedir una grave crisis económica comparable a la de los años treinta.

Las formas de ayuda americana para Europa fueron las siguientes:

A)   Prolongación del “préstamo-arriendo” hasta septiembre de 1946. Se suministraron 48.400 millones de dólares en concepto de “préstamo-arriendo” de los que cinco sextas partes fueron para la guerra. En diciembre de 1945 Gran Bretaña recibió un préstamo de 3.700 millones de dólares.

B)    La UNRRA(United Nations Relief and Restauration Administration) fue la ayuda provisional otorgada a los Estados más pobres como Grecia, Yugoslavia, Italia, etc.

C)    El Plan Marshall, llamado así por ser anunciado por el secretario de Estado, general Marshall, el 5 de junio de 1947, supuso una inyección de 14.000 millones de dólares de los cuales el 80% se dieron en concepto de donación y el resto, 20% en préstamo. Esta ayuda fue rechazada por la URSS y las democracias populares y aceptada por los 16 Estados de Europa occidental, excepto España por no tener un régimen democrático.

Resumiendo estas cifras, se calcula que los Estados Unidos destinaron 38.000 millones de dólares en Europa occidental entre 1945 y 1952.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La Unión Europea. Instituciones y políticas comunitarias (1/3)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La Unión Europea. Instituciones y políticas comunitarias (3/3)
En esta tercera parte del curso sobre la Unión Europea vamos a analizar la... [18/01/11]
244  
2. La Unión Europea. Instituciones y políticas comunitarias (2/3)
En esta segunda parte del curso de historia y geografía sobre la Unión Europea... [18/01/11]
335  
3. Historia de la Unión Europea
La Acrópolis de Atenas fue testigo, el pasado 16 de abril de 2003, de la firma del... [19/05/03]
17.648  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail