12.176 cursos gratis
8.741.926 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos del lenguaje y el habla en niños

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |1856 alumnos|Fecha publicación: 01/09/2010

Capítulo 4:

 Trastorno del lenguaje. Valoración de la audición

d. Valoración de la audición.

El fracaso para descubrir la pérdida de oído es uno de los errores diagnóstico más serios que aparecen en este campo y lleva a algunos profesionales a recomendar que todos los niños con trastorno del lenguaje y del habla realicen previamente una evaluación del aparato auditivo. Sin embargo, en muchos países semejante situación pondría una carga insostenible en los servicios de audiología. Pero es peligroso confiar en las observaciones informales de la sensibilidad perceptiva del niño aunque existan pruebas de "screening" de gran fiabilidad.

Cuando un niño no da evidencia clara y inequívoca de oído normal en una prueba de "screening" entonces se requiere una valoración completa del audiólogo. Allí se establece un correcto procedimiento para la evaluación del comportamiento auditivo usando la audiometría del tono en niños de más de 3 años, pero estos son inapropiados para niños más pequeños donde la concentración y cooperación son menores.

Durante las últimas dos décadas, se ha inventado un tipo de procedimiento electrofisiológico que permite proporcionar la estimación del umbral exacto en tales casos. El método más conocido es la audiometría de la respuesta cerebral evocada, una técnica en la cual se presenta un repetitivo clic o tono, y la respuesta eléctrica en el cerebro se graba y se promedia a través de los múltiples estímulos. Existe una buena correspondencia entre estimación del umbral basada en la electrofisiología y los resultados obtenidos con la audiometría. (Paning y Elberling, 1982).

La timpanometría es otro procedimiento que se caracteriza por ser rápido y simple para evaluar la función del oído, pero no es correcta la valoración por sí sola sin tener en cuenta otros métodos, debido al alto porcentaje de casos en que se dan grabaciones anormales que solo reflejan cambios transitorios con ausencia de una patología clara o deterioro significativo del oído.

Algunos niños con trastorno del lenguaje receptivo muestran una marcada diferencia entre los resultados de la prueba audiológica y las reacciones a los estímulos del oído fuera de la situación de la prueba. Estos niños pueden mostrar una pobre discriminación entre estímulos auditivos o reactividad inconstante a los sonidos, de una ocasión a otra, y aún si la audición es adecuada en base a procedimientos como la electrocoleografía o respuestas cerebrales evocadas, entonces se dictamina a menudo el diagnóstico 'de audición' normal remitiendo al niño a otros especialistas. Cuando se observa este tipo de cuadro incoherente se deben considerar otras posibilidades. La primera es que la valoración del audiólogo pueda ser inexacta o incompleta. Negaciones falsas (es decir un diagnóstico de oído normal cuando en realidad existe una pérdida de oído) no debería ocurrir cuando los hábitos del comportamiento auditivo han sido realizado por un especialista calificado, pues los procedimientos se diseñan para prevenir las suposiciones. Sin embargo, McCormick (1988a) encontró que había una alta proporción de error en las pruebas de screenings que fueron administrados por individuos que tenían un entrenamiento breve en su uso. Esta situación se puede mejorar mediante un buen entrenamiento. Los métodos de Electrofisiología generalmente se consideran como muy exactos, aunque son insensibles a la pérdida de oído por debajo de los 1000 Hz. Un diagnóstico negativo falso probablemente aparece cuando se pone confianza en una sola medida de oído periférico, como el reflejo acústico o la timpanometría (Berlín, 1978).

La segunda posibilidad a considerar es que el niño tenga una pérdida de oído progresiva. Merece la pena repetir la exploración audiométrica al cabo de unos meses si el comportamiento del niño continúa haciendo pensar en un oído pobre. Si no se pueden aplicar ninguna de estas dos explicaciones, entonces se puede pensar que el niño tenga un deterioro del aparato auditivo central.

El procesamiento del lenguaje implica la discriminación entre los estímulos transitorios con espectros complejos, existiendo evidencia en el estudio animal de que las lesiones corticales dañan tales discriminaciones, pero las técnicas audiométricas convencionales todavía no evalúan esta habilidad, pues solo se le exige al niño que descubra si un sonido ha ocurrido o no. Desgraciadamente no hay ninguna prueba estandarizada no-verbal en niños, que pruebe las funciones de la audición. El diagnóstico de deterioro de la audición central a veces se hace en base a las respuestas de oído anormales que, en adultos, se conocen como indicativas de lesiones en la corteza auditiva. Éstos incluyen problemas de comprensión o en el filtro del lenguaje y dificultades en la integración de sonidos auditivos de las dos orejas (Jerger, 1964). Hay, sin embargo, peligros en el uso de pruebas que involucran estímulos del habla para diagnosticar el deterioro auditivo central en un niño con lenguaje pobre.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Trastornos del lenguaje y el habla en niños



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes
Los Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes están entre... [03/06/10]
712  
2. Neurología. Trastornos en niños y adolecentes
Breve curso de neurología sobre los trastornos en niños y adolecentes y su... [02/08/10]
176  
3. El sueño. Trastornos en niños y adolescentes
En este curso aprenderemos que el sueño es una función fisiológica, pero dormir... [19/08/10]
268  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail