12.176 cursos gratis
8.740.852 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos del lenguaje y el habla en niños

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |1856 alumnos|Fecha publicación: 01/09/2010

Capítulo 15:

 Trastorno del lenguaje. Comorbilidad (1/2)

1. Trastornos emocionales y del comportamiento

Se ha documentado extensamente la asociación entre los problemas del lenguaje y los problemas del comportamiento. Autores como Stevenson y Richman (1978) dieron cuenta de un predominio del 58 % de problemas del comportamiento en niños con desarrollo tardío del lenguaje comparado con un 14% en una muestra al azar de entre 705 niños de tres años. En un estudio epidemiológico con niños canadienses de 5 años, se identificaron 142 casos de trastorno del lenguaje y habla comparados con su grupo normal de desarrollo. La frecuencia estimada del trastorno psiquiátrico usando los criterios diagnósticos del DSM-III son de un 49% en aquéllos con trastorno del lenguaje, comparado con el 12% control. El trastorno por déficit de atención se diagnosticó en un 30% de esta muestra. Sin embargo, ninguno de estos estudios distinguió entre el lenguaje específico, el trastorno del lenguaje y otros tipos de problema, no pudiéndose decir si las asociaciones con perturbación psiquiátrica representaron causas correlativas específicas de deterioro del lenguaje, o si eran una función del desarrollo tardío. Los únicos estudios que se concentran en niños cuyas dificultades del lenguaje no son atribuibles a un bajo

CI, se encuentran en la base clínica, siendo este ámbito susceptible a valorar pues es más probable que los padres busquen ayuda si el niño con problema lingüísticos también manifiesta dificultades del comportamiento. Este hecho puede afectar en el cálculo de la prevalencia del trastorno. No obstante, aunque tales estudios puedan sobrestimar el predominio de la población de trastornos psiquiátricos entre los niños con problema lingüísticos, nos dan información útil aquéllos que ven a los niños en situaciones clínicas, porque se nos muestra que una proporción alta de trastorno psiquiátrico se encuentra en tales casos.

Cohen et al. (1989) evaluaron el discurso y el funcionamiento del lenguaje en 37 niños que asistían a un ambulatorio clínico de salud mental. De los niños arbitrados solamente para un problema psiquiátrico, 28% tenían un trastorno del lenguaje moderado o severo que no había sido previamente sospechado o diagnosticado. Este hecho sugirió que los trastornos del lenguaje tienden a ser pasados por alto en niños con comportamiento disociado, y recomendaron realizar una exploración rutinaria del lenguaje en niños de poblaciones psiquiátricas.

Hay muchas explicaciones que intentan explicar la asociación entre las dificultades del lenguaje y los problemas psiquiátricos. Una posibilidad daría una explicación a ésta asociación sería que el trastorno del lenguaje de por sí, causa problemas en el desarrollo del comportamiento. Una razón común para pensar en ello, es que la frustración experimentada por el niño que no puede comunicar produce comportamientos de acting - out. Prizant y Wetherby (1990) sugirieron que, aun cuando el niño no experimenta una proporción alta de experiencias frustrantes, las habilidades limitadas del lenguaje pueden afectar las respuestas a las situaciones cotidianas, pues el lenguaje permite un bagaje respecto al pasado y los acontecimientos futuros que pueden usarse para regular la excitación y los estados emocionales. Para el niño que no tiene este armazón le puede ser difícil mostrar autodominio y satisfacción.

Otra de las posibilidades de explicación sería que las dificultades comunicativas del niño llevan al rechazo social y/o el fracaso educativo, y estas experiencias negativas llevan a una baja autoestima y problemas del comportamiento.

Por supuesto, estas posibles rutas que llevan del deterioro del lenguaje a trastorno del comportamiento no son mutuamente exclusivas. Una nueva explicación propone que la asociación entre dificultades del lenguaje y psicopatología refleja un eslabón causal de perturbaciones emocionales en perturbaciones del lenguaje infantil. Esto puede darse si los cuidadores evitan a aquel niño que se muestra irritable y/o frío y reducen así, la cantidad de interacción comunicativa recíproca. Finalmente, se sabe que las madres de niños con problemas de lenguaje informan de niveles altos de tensión, y puede ser ese estresor psicosocial que también coexiste con el deterioro del lenguaje que lleva a trastornos psiquiátricos.

Prizant y Wetherby (1990) piensan que es una sobresimplificación el adoptar una postura unidireccional de relación entre el lenguaje temprano y el desarrollo socioemocional. Creen que el modelo transaccional de Sameroff y Chandlce (1975) proporciona un armazón más satisfactorio para explicar esta relación. Según esta teoría, los resultados del desarrollo son el resultado de las relaciones mutuas dinámicas del comportamiento del niño, las respuestas del cuidador a su comportamiento y los factores medioambientales que influyen en el niño y el cuidador.

Las asociaciones con trastornos del comportamiento varían según la naturaleza del trastorno del lenguaje. Aunque los niños con trastornos puros del lenguaje expresivo muestran un comportamiento más difícil que los niños del grupo control, en general las proporciones más altas de trastorno son para los niños con problemas de comprensión.

Cantwell et al. (1989) siguieron el progreso de un grupo de 14 niños que fueron identificados como casos de disfasia receptiva del desarrollo a la edad de 4-9 años. Después de 2-3 años, la mayoría de los niños había conseguido aumentos significantes en habilidades del lenguaje, pero todavía una proporción sustancial tenía relaciones pobres con los compañeros, no participando en grupos sociales. Aunque en los niños disfásicos no se encontraron criterios de trastorno autista, algunos de ellos mostraron comportamiento estereotipado repetitivo y falta de interés para las relaciones sociales. En la madurez se reveló que alrededor de los 20 años estos sujetos fueron aislados socialmente; fuera de un grupo total de 17 sujetos, 4 estaban casados y 2 tenían una relación heterosexual íntima. Un tercero nunca había tenido una amistad íntima o una relación de pareja, y un tercio había tenido sólo una amistad íntima pero ninguna relación de pareja (Rutter et al., 1992). Estas observaciones llevan a pensar que el subconjunto de niños con trastorno del lenguaje receptivo, puede tener un deterioro social que persiste aunque la resolución de las dificultades de lenguaje mejoren.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Trastornos del lenguaje y el habla en niños



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes
Los Trastornos del lenguaje y del aprendizaje en niños y adolescentes están entre... [03/06/10]
712  
2. El sueño. Trastornos en niños y adolescentes
En este curso aprenderemos que el sueño es una función fisiológica, pero dormir... [19/08/10]
268  
3. Neurología. Trastornos en niños y adolecentes
Breve curso de neurología sobre los trastornos en niños y adolecentes y su... [02/08/10]
176  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail