12.170 cursos gratis
8.781.800 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos alimenticios

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |1171 alumnos|Fecha publicación: 06/09/2010

Capítulo 24:

 Trastornos alimenticios. Conclusiones

1º En cuanto a la entidad de los TCA:

1.1. Los TCA son un síndrome estadístico y clínico, pero no representan un cuadro/proceso clínico aislado.

1.2. Al presentar en todas las etapas del desarrollo humano, desde la primera infancia hasta la etapa de adulto joven, estos TCA representan una forma de presentación muy relevante de los trastornos mentales, en el seno de dos referentes fundamentales: el proceso vincular y la organización psicosomática.

1.3. La presentación de los TCA no se supedita solo a la presencia de factores de riesgo individuales, familiares y/o socio-culturales, sino que precisa una vulnerabilidad vincular y la concurrencia de factores precipitantes y la existencia de factores de mantenimiento una vez que se ha instaurado el cuadro clínico.

1.4. Es preciso más estudios de contenidos psicopatológicos con el fin de profundizar en las coincidencias entre los TCA y las conductas adictivas y los trastornos de personalidad. 42

1.5. Parece más pertinente hablar de multiaxialidad, en el sentido que se le otorga en Psicopatología del desarrollo, que simplemente de co-morbilidad.

2º En referencia a los datos epidemiológicos:

2.1. Existen escasos estudios epidemiológicos con metodología rigurosa (en doble fase) y referidos a población general.

2.2. No parece confirmarse, de los datos existentes, que los TCA están representando una "epidemia" en la adolescencia, ya que las tasas de incidencia interanual de AN permanecen bastantes constantes a lo largo del tiempo y al aplicar criterios DSM-IV o CIE-10 solamente el 60% de los casos remitidos confirman su diagnóstico clínico. Sin embargo las tasas de incidencia interanual de BN se han triplicado en los últimos diez años, aunque solamente algo más del 50% de los casos derivados cumplían los criterios DSM-IV o CIE-10.

2.3. El aparente incremento de casos de TCA responde al cambio efectuado en tres esferas: en la de los criterios diagnósticos, con una mayor precisión derivada de la utilización de los nuevos sistemas de clasificación de los trastornos mentales; en la de los servicios médicos generales, con una mayor sensibilidad hacia este tipo de trastornos; y, en tercer lugar, al cambio en los criterios y atención hospitalaria de estos procesos, con el desarrollo en algunos países de Unidades Específicas que focalizan la demanda y aportan fuentes de financiación de forma específica (sobre todo en los sistemas sanitarios con aseguramiento múltiple).

2.4. Una razón fundamental del aparente incremento de los casos atendidos hay que buscarla en una cierta alarma social creada en torno a este tipo de procesos y al impacto de determinado grupo de profesionales y de familiares de cara a este tipo de padecimientos.

3º En referencia a la asistencia:

3.1. Se precisa una información y formación mayor de los profesionales sanitarios en lo tocante a los contenidos de la psicopatología del desarrollo y a las formas de expresión de los trastornos mentales en cada etapa.

3.2. La labor de interconsulta y enlace entre los diversos niveles asistenciales sanitarios debiera incrementarse, dado que el trabajo en equipo es clave para el abordaje terapéutico de este tipo de TCA, dada la complejidad de la presentación clínica y del diseño terapéutico.

3.3. Aunque esté muy extendida la creencia de la necesidad de Unidades Específicas para la asistencia de los TCA, este tipo de dispositivos asistenciales debieran desarrollarse una vez que se encuentre consolidada la atención a los trastornos mentales de la infancia y la adolescencia en su conjunto, por el gran componente del impacto del proceso de desarrollo y de los establecimientos vinculares. Hay que considerar que las indicaciones de ingreso no superan el 30% de los casos diagnosticados como TCA, lo que haría a las Unidades Específicas, si se desarrollaran de forma aislada, unos dispositivos poco eficaces, ineficientes y escasamente efectivos a medio y largo plazo.

3.4. No se debe aportar una respuesta terapéutica única a este tipo de pacientes y a sus familias, por la tendencia a la obtención de beneficios secundarios y la búsqueda de conocimientos pseudocientíficos, lo que dificultaría el tratamiento de forma correcta.

4º Se precisan más investigaciones, sobre todo multicéntricas, en este tipo de trastornos, preferentemente en tres campos: investigaciones epidemiológicas referidas a población general con metodología rigurosa; contenidos psicopatológicos y las investigaciones de seguimientos longitudinales, sobre todo las referidas a los diferentes tipos de tratamientos y la necesidad de tratamientos integrados.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Trastornos alimenticios



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Trastornos alimenticios. Manorexia
Como antes hemos mostrado en cursos anteriores, existen en la actualidad muchas... [30/08/11]
33  
2. Trastornos alimenticios en niños y psicopatología paternal
Trastornos alimenticios infantiles . En este estudio realizado por El autor A.... [05/04/10]
471  
3. Trastornos alimenticios. Pautas para la intervención psicológica
En este curso usted podrá conocer algunas de las principales causas, síntomas y... [24/11/11]
19  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail