12.170 cursos gratis
8.755.078 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos alimenticios

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |1171 alumnos|Fecha publicaciýn: 06/09/2010

Capýtulo 7:

 Trastornos alimenticios en la adolescencia

INTRODUCCION EPIDEMIOLOGICA

Un estudio desarrollado por Lucas & cols. En la Clínica Mayo sobre los casos atendidos en tan prestigioso centro hospitalario y que abarcaba un seguimiento evolutivo desde 1930 a 1990, concluía diciendo: "con los datos obtenidos de este estudio no se puede sostener la idea de que el incremento de las tasas de incidencia de los TCA en este periodo de tiempo sean una realidad". De forma similar se expresan Hsu (1996) y Turnbull & cols. (1996), negando que las tasas de incidencia de los TCA alcancen la progresión necesaria como para poder considerarse unas cifras de "epidemia", con lo que desdramatizan una percepción muy extendida en la población y en los profesionales sobre este tipo de trastorno.

Los TCA son un tipo de trastorno que puede llegar a ser severo, de hecho hoy por hoy hay que admitir que es la única causa de mortalidad muy relevante en la que se 14 reconoce una causa psiquiátrica. Quizá sea el motivo de la alarma social creada, a lo que contribuye la sensación de no ser atendidas/os por el sistema sanitario de forma conveniente, lo que tampoco es totalmente una inexactitud. Entonces ¿qué está sucediendo para que exista esta distorsión perceptiva y se piense en una epidemia de nuevo cuño?

Los trabajos de investigación sobre TCA realizados en población evidencian que la incidencia de Anorexia Nerviosa (AN) detectada en el sexo femenino en edades comprendidas entre los 10-39 años permanece estable (Fig.7), siendo la Bulimia Nerviosa (BN) la que puede llegar a triplicarse. El 80% de los casos de AN (3 por 100.000 habitantes) y el 60% de los de BN (7,3 por 100.000 habitantes) fueron derivados desde los servicios de atención primaria a un servicio de atención especializada, de ellos solamente el 30% de los casos precisó ingreso (Turnbull & cols., 1996). *Figs. 8-9

El aparente incremento de la incidencia de los TCA refleja, en nuestra opinión, tres grupos de razones:

1º Cambio en la conducta diagnóstica. De hecho solo el 60% de los casos derivados con el diagnóstico de AN cumplían los criterios DSM-IV o CIE-10, dicha proporción se reducía al 52% en el caso de la BN *Figs. 8-9. A ello hay que añadir que en edades inferiores a los 10 años resulta prácticamente imposible poder aplicar dichos criterios diagnósticos.

2º Cambio en las prácticas de derivación desde los servicios sanitarios de atención primaria y otros servicios hospitalarios a los servicios de salud mental. En efecto, la integración de los servicios de asistencia psiquiátrica en los servicios sanitarios generales, como una atención especializada más, facilita la derivación, disminuye el sentimiento de estigmatización, permite el contraste y la discusión clínica con otros especialistas.

3º Cambios en la práctica de los servicios de segundo nivel y hospitalarios en relación a los TCA. Se podría decir que ha existido un peligroso movimiento pendular: de tener que insistir a otros servicios médicos especializados de la existencia del trastornos, se ha pasado a pensar primero en es TCA y derivar a los servicios psiquiátricos. A ellos ha contribuido la indiscriminada y descontextualizada creación de unidades específicas para los TCA, sin ningún tipo de fundamentación sobre la cobertura a realizar. En otras palabras: se crean estructuras asistenciales a las que, a posteriori, se les llena de pacientes y contenido.

Las investigaciones epidemiológicas rigurosas evidencian que la mayor incidencia de la AN se encuentra en el rango de edades 10-19 años; mientras que para la BN es algo superior, entre los 20-39 años, aunque el segundo lugar es ocupado por el rango etáreo 10-19 años. En ambos casos el sexo femenino presenta el trastorno entre 7-8 veces mayor, aunque existen algunos autores que comienzan a señalar un supuesto incremento también en el sexo masculino. De los dos cuadros clínicos se ha podido 15 comprobar que es más precoz en diagnosticarse la AN, pues la visibilidad del cuadro por parte de las amistades y de la familia es muy evidente, mientras que en la BN la visibilidad externa es mucho menor.

Como complemento a lo dicho hay que señalar que en las culturas orientales apenas conocen los TCA, pero aparecen en cuanto se introducen las dietas occidentales. De forma más evidente se constata que en los países del denominado los TCA son desconocidos, más allá del hambre física real y sus alteraciones. De tal suerte que los TCA son un "artificio" propio de las culturas occidentales y del mundo desarrollado, lo que hace que el proceso adquiera unas connotaciones de especial relevancia.

Hemos estudiado las historias clínicas de nuestro RACP (Registro Acumulativo de Casos Psiquiátricos) y los datos nos aportan que en los dos últimos años en el Área Sanitaria de Avilés nos fueron remitidos 23 casos, cuyas edades oscilaron entre los 11 y 17 años y predominantemente *Fig. 10 jovencitas. Cuando aplicamos criterios CIE-10 solo el 78,26% de los casos (18 de entre ellos) reunían las características clínicas. Pero lo más llamativo que en la totalidad de los casos existía una psicopatología fundamental que quedaba "enmascarada" por la gran preeminencia dada al TCA y porque todos los diagnósticos y profesionales se habían centrado y focalizado en ellos. En efecto, solamente en los casos que cumplían los criterios CIE-10 de TCA: los dos casos de los chicos presentaban cuadros severos de TOC confirmado por la escala de Yale Brown. Entre las chicas el cuadro clínico, a nuestro entender, fundamental fue más diverso: en un caso existía un trastorno narcisista de la personalidad; en dos casos un trastorno vincular; en tres casos un cuadro fobo-obsesivo de importancia; por fin con cuadros de histeria y trastorno depresivo de cierta relevancia se detectaron cinco casos en cada uno de ellos. Cinco de los casos (27,8%) que cumplían los criterios CIE-10 de TCA, precisaron ingreso *Fig. 11 al reunir causas que lo justificaban: desnutrición, alteraciones bioquímicas y clínicas de relevancia y presentar un trastorno relacional en la familia de cierta importancia. Nuestros ingresos se llevaron a efecto en el Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario del Área Sanitaria y tuvieron un tiempo de estancia medio de 40,3 días; se realizó un trabajo continuado de supervisión, interconsulta y enlace, sesiones de trabajo con Pediatras, Servicio de Nutrición y personal de enfermería; posibilitando un abordaje integrado, interdisciplinar y en equipo. Un abordaje alternativo que, creemos, abre la intervención a la realidad: el dilema de atender los TCA consiste en tomar la decisión de atender a una etapa de la vida, a la totalidad de los trastornos mentales que acontecen en una etapa de la vida; o bien la creación de las unidades específicas para TCA que solo asisten procesos que acontecen en unos/as jóvenes. La diferencia es algo más que semántica, como veremos a continuación.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Trastornos alimenticios



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Trastornos alimenticios. Manorexia
Como antes hemos mostrado en cursos anteriores, existen en la actualidad muchas... [30/08/11]
33  
2. Trastornos alimenticios en niños y psicopatología paternal
Trastornos alimenticios infantiles . En este estudio realizado por El autor A.... [05/04/10]
471  
3. Trastornos alimenticios. Pautas para la intervención psicológica
En este curso usted podrá conocer algunas de las principales causas, síntomas y... [24/11/11]
19  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail