12.170 cursos gratis
8.780.890 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos alimenticios

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |1171 alumnos|Fecha publicaciýn: 06/09/2010

Capýtulo 8:

 Psicopatologia de los trastornos alimenticios

PSICOPATOLOGIA Y CLINICA DE LOS TCA

Lacan describió gráficamente a la AN como "Comer nada", sin duda era una descripción tan acertada como arriesgada. Un análisis pormenorizado de su contenido hace que nos obligue a pensar la psicopatología de otra forma más cercana al sujeto que padece el trastorno. En efecto el sujeto que padece AN no es que no coma, es que come en forma de ayuno, esta distorsión perceptiva y del discurso origina importantes disfunciones.

1. Contenidos psicopatológicos:

Existe, en estas pacientes, un conflicto de identidad entre los aportes del grupo étnico, cultural y las demandas familiares. No están ajenos a estos avatares los medios de comunicación social, con sus reportajes de ensalzar las figuras longilíneas y, un tanto asexuales, de determinadas modelos ("top-models" en un anglicismo invasor), secundados por la presión de los fabricantes de ropa en serie ("pret â porter", afrancesado término usado para este fin) y del grupo de pares, para sorpresa y anonadamiento de las figuras parentales. La adolescente (la relación chicos/chicas es 1/7, aunque tiende a disminuir la diferencia entre ambos sexos y la edad de presentación) queda atrapada en las relaciones del grupo y la identidad corporal, existiendo una confusión hacia las presiones del grupo y de los fenómenos sociales. De forma lúcida la Dra. SASTRE señalaba en una reciente reunión científica dos factores en forma de preguntas de sumo interés psicopatológico: "¿Conocen alguna AN sin Madre? El impacto de los diseños y la moda actuales ¿tendrá algún impacto en esta concepción las tendencias sexuales (claramente hacia la homosexualidad) de la mayor parte de los diseñadores de fama?". El interés de los contenidos expresados por una especialista en Nutrición nos hace profundizar en contenidos psicopatológicos, evitando caer en la mera exposición descripción que, aunque necesaria, se muestra con francas insuficiencias.

De hecho en este tipo de pacientes aparecen reacciones negativistas y oposicionistas hacia las situaciones vitales. Aparecen reacciones de naturaleza ansiosa, persecutoria o depresiva hacia determinados factores de estrés, como p.e. la ruptura familiar, cambio de roles familiares, estrés educativo, etc.

Todo ello se presenta en una fase con conflictos específicos y con conflictos internalizados de cierta relevancia y relacionados con las pulsiones sexuales y agresivas, con los cambios corporales y con los cambios de la imagen corporal y de la identidad psicológica. De esta suerte el cuerpo perfecto es el instrumento con el que se expresa la omnipotencia infantil y sirve para aislar, aunque de forma variable, los mecanismos psicóticos.

La ansiedad y la confusión, expuestas en los apartados precedentes, con la sumación de otros aspectos alteran la percepción corporal del apetito. De esta suerte emergen defensas bastante fuertes y abandónicas frente a las situaciones de querer y ser querido, es decir frente a la elección del objeto de deseo y de amor. El problema del control de los conflictos se desplaza hacia el control de la bulimia, con lo que aparecen fases alternativas de anorexia y de bulimia.

Más importancia tienen los rasgos premórbidos de la personalidad que han sido descritos en estas/os pacientes y que Espina (1997) ha resumido de forma pedagógica con el siguiente esquema: En la AN destaca el autocontrol, los antecedentes de niños/as modelo, la introversión, la baja autoestima y rasgos de personalidad anancástica. Para la BN se destaca la impulsividad, cierta intolerancia a la frustración, extroversión, baja autoestima y rasgos histriónicos en la personalidad.

Desde la perspectiva sistémica existen pocas aportaciones novedosas, repitiéndose las descripciones de Minuchin, con aspectos descriptivos sin apenas sistematización y con escasa originalidad en relación a otros procesos psicopatológicos, p.e. los trastornos psicosomáticos en general. Los rasgos más reiteradamente expuestos son los descritos en el funcionamiento familiar definido como "aglutinamiento", la sobreprotección, la evitación de encarar los conflictos, las alianzas coyunturales, la presencia de triangularizaciones patógenas con la paciente, la pseudomutabilidad, los procesos comunicacionales de individuación "con" o de individuación "contra", la baja capacidad de individuación de estas/os pacientes, la existencia de disfunciones en la pareja parental o de disfunciones por la presencia de duelos no resueltos o deficientemente elaborados y los antecedentes de maltrato (sobre todo de abuso sexual) en los casos de BN. En definitiva, tal como expresa Selvini (1974 y 1983), las características familiares se definen por la existencia de un problema de comunicación caracterizado porque las figuras parentales no asumen el liderazgo en el sistema familiar, estableciéndose una serie de alianzas y coaliciones "negadas", no se asumen responsabilidades en la relación y no es extraño detectar la existencia de un claro divorcio emocional.

Desde una perspectiva psicopatológica se constata una limitación y bloqueo de los afectos, en la que los sentimientos se sustituyen por sensaciones y percepciones. De tal suerte que los aspectos que no se simbolizan en la adolescencia se actúan, en ocasiones en el seno del propio cuerpo. Jeammet realiza una aportación novedosa, considera a los TCA con características similares y comunes a los trastornos adictivos; ya hubo un claro intento en años pretéritos por parte de otros psicopatólogos franceses y en España el Prof. Alonso Fernández los incluyó en las adicciones sin sustancias en la lección inaugural de la Real Academia Nacional de Medicina del año 1995.

Jeammet (1997) plantea que los contenidos referidos a la precaria tolerancia a la frustración, con la consiguiente expresión violenta al ser vivida como una clara amenaza a su propia identidad, hace que el sujeto se vea impelido a destruir a quien le amenaza. De esta suerte emerge las características del narcisismo con una paradoja interna: mientras en su clara vivencia narcisista la AN piensa en sobrevivir, realiza conductas que le llevan a la muerte de forma inexorable. Esta patología del narcisismo en los TCA ya fue discutida en la escuela fenomenológica y psicopatológica de Alemania, hace varios años. 18

Los TCA no responden a una estructura específica, son solo conductas adaptativas en torno a la problemática borderline, la cual refleja una conflictividad social en su forma de presentación y en su patoplastia. Por ello la noción de dependencia, que se encuentra en la base de los TCA y los emparenta con las conductas adictivas, representa el equilibrio psíquico que se asegura por el investimiento motor y que con la presencia evolutiva del pensamiento operatorio/alexitimia expresa las dificultades de simbolización.

Desde una comprensión de la psicopatología del desarrollo se comprenden dos ejes: la relación con las figuras de apego, que por extensión hacen referencia a la relación con los otros y, en segundo lugar, los contenidos narcisistas, en tanto aceptación/rechazo del proceso de diferenciación con los otros. Jeammet completa esta visión aportando que la diferencia entre ambos ejes se establece con la función del autoerotismo y el papel estructurante de los procesos de triangularización edípica, lo que aporta los fundamentos para diferenciar la relación objetal /vincular y a los otros. De hecho en las conductas adictivas la figura de apego (u objeto según la terminología psicoanalítica más clásica) es reemplazada por un objeto nuevo, externo, real que tiende a sustituir los vínculos perdidos (o relaciones objetales perdidas en la terminología psicoanalítica más clásica); de esta suerte se tiende a reemplazar la complitud narcisista. Es desde esta posición que la transferencia puede recuperar ese daño narcisista y sustituir esa amenaza percibida por el sujeto ante su posible pérdida. Por lo tanto esta visión de la psicopatología del desarrollo establece un proceso a lo largo de todo el desarrollo infantil y la función que las sucesivas fases de pérdidas y establecimientos vinculares juegan en la estabilidad y estabilización psicológica del sujeto, lo que remite a la capacidad de adaptación, a los objetos sustitutivos, a la forma en cómo se elaboran los duelos, a la aceptación de la frustración, al papel de la sexualidad versus del autoerotismo y, en definitiva, al funcionamiento de esos vínculos sean de forma simbiótica o con una franca tendencia a la autonomía.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Trastornos alimenticios



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Trastornos alimenticios. Manorexia
Como antes hemos mostrado en cursos anteriores, existen en la actualidad muchas... [30/08/11]
33  
2. Trastornos alimenticios en niños y psicopatología paternal
Trastornos alimenticios infantiles . En este estudio realizado por El autor A.... [05/04/10]
471  
3. Trastornos alimenticios. Pautas para la intervención psicológica
En este curso usted podrá conocer algunas de las principales causas, síntomas y... [24/11/11]
19  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail