12.212 cursos gratis
8.325.846 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Trastornos Alimentarios: anorexia y bulimia

Autor: Olivia Villoria
Curso:
8/10 (2 opiniones) |3484 alumnos|Fecha publicación: 02/08/2005
Envía un mensaje al autor

Capítulo 3:

 Origen de los Trastornos alimentarios

En la actualidad no es posible identificar una única causa que explique la génesis de los trastornos alimentarios.  Se trata más bien de una relación entre diversos factores, esto es, de un origen multicausal, como asevera Rodríguez.

Entre los factores biológicos se han mencionado elementos de tipo metabólico, neurológico y fisiológico; sin embargo, ninguno de estos factores se han podido confirmar como causa. Por otra parte, como aseguran Vandereycken, Castro y  Vanderlinden, las alteraciones biológicas son consecuencia y no causa de  tales trastornos.

Es posible que ciertas características de índole hereditaria sean favorecedoras de la aparición de los problemas alimentarios, ya que algunos resultados sugieren que la influencia genética es de particular relevancia, según los estudios de Sullivan, Bulick y Kendler.

En opinión de Gómez, las investigaciones han identificado el centro del control del apetito en la zona del hipotálamo, el cual consiste en un dispositivo neuroendocrino que regula la ingesta de alimentos por parte del organismo.  Dicho centro puede verse afectado por circunstancias externas (temperatura ambiental, ingesta de fármacos anorexígenos) e internas (estado hormonal, estado psicológico, problemas circulatorios, nivel de glucosa en sangre, etc.). Así, los trastornos alimentarios se iniciarían por una disfunción hipotalámica desencadenada por un acontecimiento estresante, que aparece generalmente en la adolescencia, de acuerdo con los hallazgos de Garfinkel, Brown y Darby.

En otras palabras,  los trastornos alimentarios son desórdenes producto de una compleja interacción entre procesos físicos y psicológicos.  El comportamiento alimentario no implica solamente una base somática ya que ésta debe ser integrada con el factor psíquico.  La información y la experiencia de nuestros sentidos  son procesadas por el hipotálamo pero también  están mediadas, entre otras cosas, por nuestras represiones emocionales, conflictos inconscientes, personalidad e historia de aprendizaje.

En relación con la incidencia de los factores psicológicos,  diversas teorías postulan distintos elementos.  No es nuestra intención profundizar en éstas sino  tocar sucintamente  algunos de los planteamientos que formulan en relación con el tema.

Por ejemplo,  las teorías psicodinámicas  (según autores como Vandereycken, Castro y Vanderlinden; Ball y Brown; Bennett y Cooper; Bruch, Stice y Agras; Davis) afirman que previo al desarrollo de los trastornos se presentan en el sujeto problemas de autonomía e independencia; problemas de aceptación de las dificultades propias de la vida adulta; problemas interpersonales, falta de asertividad y dificultades para las relaciones heterosexuales; sensación de ineficacia, fracaso y falta de control en la vida escolar, laboral o social; tendencias perfeccionistas con rasgos obsesivos, rigidez y extremismo en la evaluación de los problemas. Por otra parte, ante  el aumento de la ansiedad y altos niveles de estrés en la vida cotidiana, se hacen manifiestas ciertas características de la personalidad -especialmente en personas sensibles a altos niveles de presión psicológica- que las hacen más propensas a desarrollar conductas de riesgo como soluciones alternativas a los conflictos.

La anorexia nerviosa parece estar relacionada con la dependencia, trastornos de ansiedad, fobia social y trastornos de la personalidad por evitación, dependencia u obsesión-compulsión hacia la perfección del ideal del cuerpo, baja autoestima y distorsión de la imagen corporal.  La bulimia nerviosa parece estar asociada a trastornos del control de impulsos, tendencia al robo, abuso de tóxicos, tendencias autoagresivas y hasta antecedentes de suicidio, trastornos del estado de ánimo, entre otros.

Sobre la base de la teoría del aprendizaje, Capaldi reconoce que los seres humanos aprenden a dejar aquella comida que los hace sentir enfermos, y a recibir y buscar aquella que les hace sentir bien y les da placer.  Entonces, si comer es un comportamiento aprendido, éste puede ser cambiado.

Las personas difieren en su peso así como en las preferencias por los alimentos, especialmente aquellos que producen sobrepeso.  Las personas obesas experimentan una mayor preferencia por alimentos que contienen más calorías, tales como carbohidratos.  En las personas de peso normal tal  comportamiento es menos frecuente, y en los anoréxicos y bulímicos están ausentes.

La teoría cognitivo-conductual  destaca la influencia de los pensamientos e ideas en el  desarrollo y mantenimiento de las patologías alimentarias  y de los comportamientos de control de peso.  En forma resumida, la teoría predice la presencia de trastornos alimentarios en sujetos con alta preocupación por el cuerpo, el peso y la imagen corporal.

En la explicación de la génesis de los trastornos,  el enfoque sistémico destaca la importancia del ambiente familiar.  Así por ejemplo, se han descrito trastornos afectivos y relaciones familiares inadecuadas  relacionadas con  problemas de peso, enfermedades somáticas y abuso de sustancias tóxicas, a juzgar por los hallazgos  de Laliberté, Boland y Leichner.

Los factores socio-culturales también son cruciales, como concluyen investigadores tales como Thompson y Heiberg, Kashubeck, Walsh y Crowl.   El papel de los medios de comunicación, la moda, y los valores femeninos tales como el éxito y la perfección a través del cuerpo  -como sinónimo de la ausencia de conflictos en la vida familiar, social y personal- parecen ser uno de los elementos importantes en el desarrollo de los trastornos de la alimentación. Específicamente, los medios de comunicación refuerzan los elementos culturales ligados al modelo de la mujer y el hombre de estos tiempos. En otras palabras, estamos en una cultura de la delgadez y, además, se observa un proceso de transculturización del modelo de la mujer y el hombre  delgados, desde los países más desarrollados hacia otras geografías y tipos étnicos.

Este énfasis en la apariencia, la moda, el aumento en la preocupación por el peso y las dietas, la centración en el cuerpo, etc.  puede llegar al extremo de  contribuir al desarrollo de patrones inadecuados de conducta alimentaria.

Para sintetizar, el comportamiento alimentario es el resultado de la interacción entre lo interno (cuerpo y mente) y lo externo (ambiente, sociedad y cultura), es decir, entre la naturaleza y la educación.  Se hace imperativo, entonces, lograr una mejor comprensión de todos los factores involucrados puesto que los condicionantes  culturales empiezan a actuar desde etapas muy tempranas del desarrollo evolutivo, lo cual hace necesario  priorizar las acciones dirigidas a la prevención del problema,  para no  tener que llegar  a la curación del mismo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Trastornos Alimentarios: anorexia y bulimia


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La anorexia
La anorexia es una enfermedad que se da fundamentalmente (en un 95%) en chicas. Los... [06/08/07]
742  
2. Trastornos del apetito: anorexia e hiperfagia
Trastornos alimenticios en niños . La falta de apetito o el hambre... [07/04/10]
351  
3. Trastornos alimenticios o de conducta alimentaria. Anorexia y bulimia
Estudio sobre los trastornos de conducta alimentaria ( TCA ). La anorexia y la... [26/03/10]
1.241  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Salud?