12.174 cursos gratis
8.742.898 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Transtornos de enuresis y encopresis en niños y adolescentes

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |926 alumnos|Fecha publicaciýn: 08/04/2010

Capýtulo 2:

 Causas del trastorno por enuresis

En la aparición de la enuresis parecen intervenir numerosos factores biológicos y psicológicos sobre un trasfondo genético individual.

Anormalidades anatómicas.

La anatomía de la vejiga y del tracto urinario ha sido durante mucho tiempo tema de investigación en relación a la etiología de la enuresis. No se han descubierto diferencias significativas en la capacidad de la vejiga entre los niños con enuresis primaria nocturna (PNE), los del grupo control y pacientes anteriores de enuresis. Las investigaciones mas recientes apoyan la idea de que, a menos que existan anormalidades especificas, los procedimientos quirúrgicos no son un tratamiento efectivo ni adecuado para la enuresis.

Por otro lado, no se ha podido demostrar que la enuresis se debe a una inmadurez en el desarrollo del niño.

Aspectos psicológicos.

Se ha demostrado una relación entre la enuresis y dificultades psicológicas en los estudios etiológicos. Aunque cabe decir que tanto los niños con problemas psicológicos como los niños sin problemas de este tipo, responden de la misma manera a la imipramina.

Se ha intentado asociar a los trastornos de comportamiento, pero se ha visto que así como el grupo de niños enuréticos tienen más dificultades de comportamiento que los del grupo control, ambos tiene puntuaciones significativamente más bajas en el CBI (Child Behavioral Inventory) que el grupo de población clínica realizado al azar.

También se ha estudiado la relación de la enuresis con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad. La comorbidad de ambos trastornos es del 30%. Concluyeron que el 32% de los niños con ADHD también cumplía los criterios para la enuresis y que ese porcentaje era más alto de lo que se esperaba. De todos modos, no se encontraron diferencias en cuanto a las dificultades psicopatológicas entre un ADHD enurético de un ADHD sin enuresis, es decir, la presencia de enuresis no aumentaba el riesgo de psicopatología, sin embargo, sí había un aumento de riesgo en cuanto a la discapacidad para el aprendizaje, malas habilidades y actuaciones deterioradas de los niños enuréticos del grupo control respecto a los que no la tenían. Entre el grupo de ADHD enurético y el no enurético no hubieron diferencias.

También se demostró que la trasmisión de padres a hijos de la enuresis era independiente de la trasmisión del ADHD.

Se estudió la relación con el mutismo selectivo, resultando que los niños con este trastorno padecían enuresis y encopresis con más frecuencia que los niños del grupo control.

De todos modos, están más relacionados los trastornos del comportamiento con la enuresis secundaria. Así, se ha comprobado que los factores de riesgo para desarrollar enuresis secundaria incluían la exposición a cuatro o más experiencias vitales estresantes durante un año. Por lo que se vio que los estresantes psicológicos y la vulnerabilidad fisiológica pueden actuar para producir una enuresis secundaria en algunos niños.

En definitiva, la inmensa mayoría de niños no padecen otro trastorno psiquiátrico, aunque éstos son más frecuentes en niños enuréticos que en no enuréticos, pero son la minoría.

Trastornos del sueño.

Se ha concluido que los episodios enuréticos ocurren en cada una de las fases del sueño, en un número que depende de la cantidad de tiempo que el niño pase en cada una de ellas. Teniendo en cuenta esto, se han encontrado tres tipos de enuresis: El tipo 1: son el 60% de los casos; el niño se orina sin llegar a tener conciencia de ello, supuestamente por un trastorno del despertar de grado leve. Tipo 2a: En el 10% de los sujetos, de forma un poco más grave, la información de la distensión cortical no alcanza el córtex y por tanto no se activa el despertar. El tipo 2b, en el 30% de los casos hay un trastorno de vejiga que se podría relacionar con una inmadurez funcional, al aparecer unas contracciones vesicales continuas no inhibidas sin traducción en el EEG, en las etapas profundas de sueño.

Influencias genéticas.

El riesgo de un niño de padecer enuresis se multiplica por 7,1 si su padre la sufrió también o por 5,2 si fue la madre la afecta. La incidencia de enuresis nocturna en monocigóticos es doble que en los dicigóticos (concordancias del 68% y del 36%, respectivamente). Sin embargo, la genética no puede explicar todos los casos de enurersis.

Los cromosomas que están implicados son 13q, 12q, 8 y 22. Los estudios sugieren que si se puede percibir una historia multigeneracional de enuresis en la familia del niño enurético, entonces es que existe una contribución genética significativa al trastorno. Sin embargo, parece haber heterogeneidad con los cromosomas involucrados. Vieron que sólo el 39.3% de las familias se ajustan al perfil de transmisión multigeneracional. Lo que sí se sabe es que una historia familiar positiva es un factor de pronóstico positivo.

Factores fisiológicos.

Se ha intentado estudiar si los niveles endogenosos de vasopresina (AVP) podían diferenciar al niño enurético del que no lo es, así como su respuesta a la desmopresina (DDAVP). Los resultados no fueron concluyentes, no se han encontrado diferencias en los niveles de vasopresina en niños que responden a la desmopresina de los que no lo hacen.

Se intentó relacionar la poca gravedad específica de la orina de la primera hora de la mañana en niños enuréticos con el episodio en sí. Sin embargo, los resultados no fueron significativos.

Se descubrió que los niños con enuresis tienen un ritmo diurno anormal en la excreción de potasio y sodio que puede estar relacionado con los mecanismos tubulares renales.

Las últimas investigaciones están enfocadas en este sentido, en las que no sólo se estudia el efecto de la desmopresina sino también la acción de la imipramina. Se sabe que la imipramina puede producir un descenso en la excreción de sodio y potasio, que contribuye a descender la producción de orina.

Capýtulo siguiente - Evaluación la enuresis
Capýtulo anterior - Enuresis. ¿Qué es?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Transtornos de enuresis y encopresis en niños y adolescentes



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Transtornos de humor en niños y adolescentes. Escalas
Los trastornos del humor en niños y adolescentes tomaron relevancia en los años... [12/07/10]
1.403  
2. Salud mental en niños y jóvenes. Transtornos y depresión
Depresión en niños , transtorno de ansiedad en niños y adolescentes , transtorno... [03/02/10]
1.962  
3. Ansiedad. Trastorno en niños y adolescentes
La ansiedad es uno de los trastornos (psicopatología) más comunes en niños y... [26/03/10]
1.557  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail