12.176 cursos gratis
8.742.302 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Toma de decisiones. Superación personal

Autor: Ediciones Urano
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |995 alumnos|Fecha publicaciýn: 11/08/2010
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 4:

 Aprender a tomar decisiones

RESUMEN DE IDEAS

• A decidir bien no se aprende sólo tomando decisio­nes. Se aprende cuando se siguen unos principios básicos.

• Las decisiones que vas tomando son las que van con­formando tu vida: cada uno es lo que decide ser teniendo en cuenta las circunstancias que le ha tocado vivir.

• Acostúmbrate a decidir activamente, porque si no lo haces cada vez te costará más hacerlo.

• Admite que puedes equivocarte —eres humano—, para concederte la posibilidad de acertar.

• Sé consciente de que no puedes resolver todos los problemas que se te plantean.

Preocúpate por decidir bien más que por acertar

La noche del hundimiento del Titanic, el responsable del barco, el capitán Smith, actuó ante los primeros signos de que estaban adentrándose en una zona peligrosa. Pero la reacción fue más simbólica que efectiva: el 14 de abril, des­pués del tercer mensaje de alerta que se recibió ordenó que se modificara levemente el rumbo hacia el sur. Ya no hizo nada más a pesar de que los avisos de peligro de icebergs de los barcos que se encontraban en las proximidades conti­nuaron llegando a lo largo de la tarde y de la noche. Si bien Smith reaccionó, según los expertos su respuesta fue mani­fiestamente insuficiente. Virando ligeramente la trayectoria hacia el sur no se evitaban los bloques de hielo. Tomó una decisión para resolver un problema, pero ésta era claramen­te insuficiente para evitar el efecto no deseado, en este caso la colisión.

Un hombre experimentado como él, ya sabía que esta decisión no era correcta, que dejaba al barco en una situa­ción muy vulnerable, a merced de los icebergs, pero segura­mente tenía la secreta e ingenua esperanza de acertar con esa decisión. Decidió de forma incorrecta con la esperanza de tener suerte en los resultados; es por ello que aunque hubie­se evitado la colisión, la decisión hubiese sido incorrecta. Tomó una mala decisión con la esperanza de que la suerte le hiciese acertar.

Los pasajeros de tercera del Titanic fueron los últimos en enterarse del accidente. Nadie se lo comunicó formalmente, y como la gran mayoría se encontraba durmiendo en sus camarotes, hasta que el movimiento del desalojo en los botes de la cubierta del barco fue muy evidente no se dieron cuen­ta de la situación en la que se encontraban. Dado que desde la zona de tercera clase no existía un acceso libre a las cu­biertas donde se encontraban los botes salvavidas, y dado que la tripulación tenía órdenes de no abrir las puertas de acceso a los pasajeros de tercera, éstos tuvieron que romper violentamente las barreras que les separaban de primera para poder acceder a los botes salvavidas.

Como la dirección decidió primero evacuar a los pasaje­ros de primera y segunda clase, los de tercera tuvieron que tomar ellos mismos la iniciativa para intentar buscar un modo de salvarse. El resultado fue que algunos pudieron acceder a los botes logrando salvar la vida. Pero aunque todos los pasajeros de tercera se hubiesen salvado, que no fue el caso, la decisión de cerrar los accesos a cubierta era en sí misma una decisión incorrecta porque les estaba limitan­do sus posibilidades de sobrevivir.

Decidir bien no es lo mismo que acertar. A veces uno decide bien, pero circunstancias imprevisibles hacen que las cosas nos salgan mal. Se puede decidir bien y no acertar. A menudo en nuestras clases realizamos una prueba para ex­plicar este hecho, ofrecemos a un grupo de personas la po­sibilidad de participar en un juego. El juego consiste en ex­traer una bola de una urna. Si la bola es blanca reciben 100 euros y si es negra tienen que pagar un euro. Además les informamos de que en la urna hay 99 bolas blancas y una negra (cosa que pueden comprobar). Después les pregunta­mos cuántos de ellos aceptarían participar. Evidentemente todos aceptan la propuesta. Una mano inocente extrae una bola y resulta ser negra. ¿Han decidido bien o han decidido mal? Evidentemente todos han decidido bien. Si la bola ha salido negra y han perdido un euro es exclusivamente por mala suerte, no porque hubieran tomado una mala decisión. De hecho todos aceptan jugar una segunda vez.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Toma de decisiones. Superación personal



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Superación personal y motivación. Consejos finanzas
En este curso de motivación personal vamos a entregarles algunos consejos y... [25/10/11]
53  
2. Superación personal
Usted tendrá en este curso una serie de frases motivacionales que pueden cambiar su... [04/05/06]
6.403  
3. Tener éxito. Superación personal
Curso sobre superación personal y ¿Qué es superación personal? Bueno, este es un... [27/04/11]
852  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail