12.176 cursos gratis
8.742.075 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 12:

 Trabajo terapeútico

a.    Posibles días y horas de atención. La conformidad del día y la hora fija, eso es, un acuerdo. Es posible aplicar dicha regla, pero no de manera rígida. En algunos casos, puede ser beneficioso como parte de la táctica del tratamiento, en otros, es importante la diversificación de los horarios y de la frecuencia, donde de acuerdo a la planificación de los objetivos y de los grados de urgencia, pueden colocarse sesiones cada 10 o 15 días, una por mes, o dos por semana, etc..

También, hay un factor de importancia en la organización de las sesiones: la evolución de la persona en el trabajo terapéutico. Un beneficiario puede comenzar su terapia en una periodicidad semanal, en la medida que resuelva sus problemas y modifique su status original, las sesiones se vayan espaciando en el transcurso de los meses, hasta reducirse a una sesión semanal. Si todo sigue el curso esperado, el profesional sugerirá la culminación de la terapia, dejando el espacio abierto para futuras consultas.

Los horarios de sesiones, se colocan de acuerdo a las posibilidades del profesional y del beneficiario. Por lo general, los turnos más desocupados van desde las 18 horas en adelante, horario propicio en los que se termina la jornada laboral para la mayoría de las personas. Es allí donde hay más trabajo para los terapeutas.

En general, el acuerdo de la hora y día dependerán del modelo del profesional. Algunos terapeutas colocan por una cuestión de organización (tanto para el beneficiario como para el terapeuta) o de modelo teórico, los horarios fijos semanales. Pero también, la frecuencia de las sesiones dependerá del desarrollo del proceso terapéutico y de la flexibilidad del profesional. La frecuencia estándar, es una media de una sesión semanal en la mayoría de los modelos, excepto en el Psicoanálisis Tradicional que realiza, dos y tres sesiones por semana, en algunos casos, en terapia.

Los Terapeutas Sistémicos, suelen acordar los horarios semana tras semana, dependiendo de cada sesión, más aún, cuando se han llevado a cabo prescripciones, que pueden ser chequeadas telefónicamente. En este caso, son los resultados los que pautan el programa de la próxima consulta. Estas supervisiones permiten un trabajo más intenso en pos de desestructurar circuitos débiles. Además, el uso del teléfono se implementa en los casos de urgencia o después de sesiones con grandes movilizaciones, orientación de pasos a seguir en una táctica planificada en una sesión, contención en situaciones críticas, etc.

Mediante los llamados pueden gestarse consejos, reflexiones, nuevos planteos, en síntesis, el uso del teléfono es una prolongación de las sesiones terapéuticas fuera de los horarios de sesión. De esta manera, el trabajo terapéutico no queda remitido al día, hora y lugar prefijados, sino que se expande más allá de los límites impuestos por el encuadre tradicional.

b.   Contexto del trabajo terapéutico. En este punto del contrato, se especifica el lugar donde se desenvolverá el trabajo terapéutico. A primera vista, parece hasta obvio detallar esta parte, sin embargo, es necesario. De lo que se trata, es un tanto de constancia en los lugares de atención, esto quiere decir, que el uso permanente de un mismo consultorio permite no impactarse con nuevos estímulos que salen de la habitualidad. Aunque a ciencia cierta, tampoco es relevante si el terapeuta cambia de hábitat de trabajo. Al beneficiario podrá llamarle la atención el nuevo lugar los primeros cinco minutos, para luego instalarse en su tema, este efecto, se observa en el uso del espejo unidireccional: los pacientes centralizan su atención en el cuándo se les comunica que hay un equipo observándolos, que posteriormente van a pasar a ser un elemento de decoración de la consulta.

Puede suceder, que un terapeuta trabaje algunos días de la semana en una institución y otros en su consultorio privado. Este paralelismo, lo lleva a que cuando programe los turnos de atención, pueda indistintamente atender en uno u otro lugar.

Hasta ahora, estamos hablando de lugares convencionales: existe otro dogmatismo que refiere al espacio físico donde se desenvuelve la sesión: la psicoterapia únicamente debe remitirse al espacio del consultorio. Un bar, el domicilio del beneficiario, una caminata por un parque, un banco en la plaza principal, y todo lo que se desarrolle fuera de la oficina del terapeuta, son estrategias y más que estrategias, son flexibilidades del profesional que no deben ponerse en juego. Este es uno de los factores que demuestra, que la efectividad de un modelo terapéutico depende en gran medida de la adaptación al contexto donde se implemente la terapia.

Solamente algunos terapeutas audaces, han realizado sesiones de terapia familiar con las familias en su hábitat. Otros, han capitalizado el sedentarismo u obesidad de algunos beneficiarios, desarrollando conversaciones terapéuticas mediante caminatas reflexivas aprovechando el parque cercano al consultorio.

Con estas propuestas no se plantea desarrollar otros dogmatismos, sino crear el permiso interior de utilizar otros espacios alternativos, como forma de dinamizar las sesiones y facilitar el emergente de material a trabajar. No se trata que el terapeuta abandone su consultorio (como espacio físico) y se constituya en un errante de la psicoterapia, realizando sesiones aquí y allá.

En oportunidades desafortunadas, es el contexto el que obliga a adecuarse a desarrollar sesiones de manera no ortodoxa, como por ejemplo, por catástrofes, en las que se debe trabajar en el lugar del hecho, emergencias o crisis en donde el beneficiario, es atendido en su domicilio, infraestructura hospitalaria decadente donde (como siempre la salud mental se encuentra relegada en los presupuestos del estado) se inventan consultorios en la cafetería del hospital, salas de espera, bancos del parque interno del hospital, etc.

En otras circunstancias, existen desafortunados accidentes o inesperadas situaciones que pueden capitalizarse para trabajar terapéuticamente, por ejemplo, una cerradura del consultorio que se traba o una llave que se rompe, más aún, cuando el terapeuta ha llegado en tiempo justo a la sesión y se halla abriendo el consultorio ante la presencia de toda una familia y cada uno de sus miembros ponen en juego sus funciones en el intento de ayudar a resolver la situación; los cortes de luz imprevistos, tampoco son situaciones que escapan de la psicoterapia; el uso de luces a batería o velas es una solución al respecto, un ejemplo acerca de esto, es cuando el corte de luz se produce en el momento en que el terapeuta puede estar trabajando una situación de duelo con el beneficiario; las velas y la semioscuridad propiciaran el ambiente adecuado para trabajar psicodramáticamente la elaboración de la muerte del padre; más desafortunado resultará, si el corte de luz se produjo, y el consultorio está ubicado en el piso 20, lo más apropiado al respecto, es utilizar de acuerdo a los casos la cafetería más próxima y tranquila de la zona.

El sedentarismo y el estrés, pueden ser trabajados mientras se camina posiblemente en la sombra fresca de los árboles de un parque y se intenta agudizar los sentidos escuchando los pájaros y percibiendo el olor a flores y el verde del lugar.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Terapia familiar. Programa de capacitación y formación



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Terapia familiar. Tratamiento de niños y adolescentes
La familia es el regulador más poderoso del desarrollo del proceso mental del... [25/08/10]
4.091  
2. Programa de capacitación. Plan de acción
Los programas de capacitación son muy populares actualmente dentro del dinámico... [26/04/12]
11  
3. Terapia de agradabilidad
Es un método natural de salud que se basa en la estimulación sensorio-sicológica... [13/01/06]
4.981  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail