12.176 cursos gratis
8.741.749 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Tendencias criminológicas

Autor: René Francisco Rivera Rodríguez
Curso:
10/10 (4 opiniones) |1995 alumnos|Fecha publicación: 29/07/2008
Envía un mensaje al autor

Capítulo 4:

 La orientación sociológica

Esta  área del conocimiento de la Criminología intenta estudiar y descubrir el fenómeno criminal desde el punto de vista social; esta corriente sostiene que los factores criminógenos son los externos y no los internos. [1]

ESCUELAS CARTOGRÁFICAS O ESTADÍSTICAS

El fundador de esta escuela es Adolphe Quetelet (1976-1874), y uno de sus principales exponentes es Guerry. Quetelet y Guerry divisan una dirección definida con sus investigaciones: el crimen es producto de la sociedad, y deben estudiarse y aplicarse la existencia y la distribución de los delitos (manejando estadísticas judiciales) en la sociedad, siendo los factores externos los prevalentemente importantes.

ADOLPHE QUETELET

Quetelet en el estudio del fenómeno criminal como fenómeno colectivo, desprende tres conclusiones:

a)      El delito es un fenómeno social, producido por hechos sociales que son detectables y determinables estadísticamente, así, "la sociedad lleva en sí, en cierto sentido, el germen de todos los delitos que vendrán cometidos, junto a los elementos que facilitaran su desarrollo".

b)      Los delitos se cometen año con año, con absoluta precisión y regularidad. Los totales se repiten anualmente, no sólo en un número de delitos, sino en el tipo de los mismos. La importancia de esto es que el balance de delito se puede calcular con anticipación.

c)      Hay una serie de factores que intervienen en la comisión de determinados delitos, como son: el pauperismo, la situación geográfica, el analfabetismo, el clima, etc. Pero no puede aceptarse una sola causa, ya que se demuestra que varias ideas comúnmente aceptadas no son aceptables, por ejemplo, se encontró que algunos barrios de gran pobreza no eran los más criminógenos.

Quetelet y sus leyes térmicas. Estas leyes son tres principalmente:

1ª. En el invierno se cometen mayor número de delitos en contra de la propiedad que en verano. Navidad, maratón Guadalupe-Reyes, en los cuales hay abundancia de dinero, por cuestión publicitaria, hay una verdadera euforia por gastar, de regalar cosas, comprar, comer, embriagarse, divertirse, salir de vacaciones, etc., esto hace que el mayor número de delitos contra la propiedad se cometan en diciembre.

2ª. Los delitos contra las personas se cometen principalmente en verano, ya que por la temperatura, por el calor, las pasiones humanas se ven exaltadas. La misma temperatura hace al sujeto irritable, lógicamente se consumen más bebidas, en verano las personas buscan salir del horno que es su casa, tratan de buscar un poco de aire, por lo tanto hay más contacto, más relación social, y como consecuencia enojos, riñas, etc.

3ª. Los delitos sexuales se presentan con mayor frecuencia en la primavera. Quetelet dice que es la brama de todos los animales, la libido sexual se enciende, todos salen en primavera a unirse para poder preservar la especie, y por lo tanto, el hombre no es ninguna excepción.

Intervienen también en este tipo de delitos factores psicológicos y sociales. Quetelet parte de la regla de que todo lo que vive, crece o decrece, oscila entre un mínimo y un máximo.

Quetelet demuestra y descubre estadísticamente, cómo la criminalidad femenina es muy inferior a la masculina, en proporción de 5 a 1. (En México es de 15 a 1 en sentenciados). Igualmente comprobó que el mayor número de delitos los comete el hombre entre los 14 y los 25 años, mientras que en la mujer la estadística es entre los 16 años y los 27 años.

En México no se han hecho estudios sobre el tema, sin embargo, según estadísticas de la Procuraduría capitalina, durante el 2002, el 2003 y el 2004 las lesiones dolosas aumentaron en los meses de más calor. En los mismos periodos se registraron los promedios diarios con mayor número de violaciones. En mayo del 2003 fue de más de 51 (Mendoza, 2000).

A juzgar por Quetelet, la escala de los delitos fundada en la edad de los delincuentes es tan digna de fe como la tabla de mortalidades, pues hay cierta regularidad probada en cuanto al desarrollo de la inclinación delictiva, en su aumento y decadencia, todo ello de acuerdo con la edad; la propensión criminal, se manifiesta en la primera infancia y en la infancia, por los pequeños hurtos domésticos, y más tarde, al impulso de las pasiones, aparecen los delitos sexuales; al cumplirse los veinte años, cuando la fuerza física ha completado su desarrollo, pasiones y vicios llevan a delitos violentos, tales como el homicidio. Posteriormente, la madurez del juicio influye transformando los delitos violentos en delitos de astucia y son entonces los abusos de confianza y los fraudes, que aprovechan la humildad ajena; al llegar después la decadencia física, con la vejez, la codicia domina entre todas las pasiones, aunque no agotadas ellas del todo, y se recae en los abusos deshonestos con personas menores de edad, como ultima manifestación de la libido sexual en momentánea eflorescencia.

ANDRÉ GUERRY

André Michel Guerry realizo los primeros mapas de criminalidad en Europa, utilizando colores para distinguir calidad y cantidad del delito. Por este medio queda claro que la criminalidad contra la propiedad cae al norte, en tanto que los atentados contra las personas son más frecuentes al sur. Esta observación se va a confirmar tanto en el mapa general de Europa como en cada país en particular.

La teoría geográfica coincide con la térmica, pues hay relación entre lugar y clima, pues hacia el norte hace frío, en tanto que hacía el sur hace calor. Desde luego está afirmación es válida sólo para el hemisferio norte, ya que en el hemisferio sur la situación se invierte.

Los puntos importantes de Guerry se describen en:

a)      No es posible regular la sociedad con leyes basadas en teorías metafísicas y en la búsqueda de un tipo ideal que responda a una idea de justicia absoluta.

b)      Las leyes no son hechas para los hombres consideradas en abstracto, para la humanidad en general, sino para hombres reales, colocados en condiciones particulares y bien determinadas.

c)      Los delitos contra las personas provienen de concupiscencia o desorden de la vida privada y no de la miseria.

d)      Los delitos se repiten año con año, con sorprendente regularidad.

e)      No hay coincidencia absoluta y directa entre ignorancia y delito, debe distinguirse instrucción de educación.

f)        La estadística moral no busca descubrir lo que debería ser, sino lo que es.

g)      Las estadísticas se refieren a una dada categoría de individuos tomados como masa, y no a los sujetos componentes de la categoría, considerados singularmente, por lo tanto es imposible predecir cuál será el comportamiento futuro de un individuo en particular, en determinadas circunstancias.

h)      La constancia en las cifras de criminalidad y de sus motivos no excluye la libertad de los individuos que componen la masa.

ESTUDIOS EN MÉXICO

Alfonso Quiroz Cuarón (1910-1978) estudio 38 años de la criminalidad mexicana, encontrando estadísticamente que la media anual de presuntos delincuentes ha sido de 43,161, llegando a sentencia 25,138, es decir que tan solo el 58% de los presuntos delincuentes fue sentenciado; se cometían 30 homicidios diarios, de los cuales 17 quedaban impunes; la tasa de homicidio era de 48.10 por 100,000 habitantes (Quiroz, 1958).

En el periodo 1926-1966, Quiroz Cuarón (1968:73) en un estudio más actualizado, señala como características que: los delitos violentos representan el 52.98% del total de los delitos; de cada 100 presuntos delincuentes 92 son hombres y 8 mujeres (12.5 hombres por cada mujer); de cada 100 presuntos delincuentes son sentenciados 58, de los cuales 93.2% son hombres y 6.8% mujeres (14.75 hombres por cada mujer)

LA ESCUELA ANTROPOSOCIAL

Rodríguez M. (2003:324), señala que la Escuela Antroposocial es llamada también Escuela de Lyon, por ser esta ciudad donde Lacassagne, Martin y Locard tuvieron su centro de operaciones, también pueden considerarse de la Escuela Francesa a Manoouvrier y Aubry. La Escuela Antroposocial da fundamental importancia a los factores sociales, sin los cuales el crimen no se presentaría.

ALEJANDRO LACASSAGNE

Juan Alejandro Eugenio Lacassagne (1934-1924) y la Escuela Francesa se caracterizaron por la influencia que tuvo Luis Pasteur. La Escuela Antroposocial Social va retomar la tesis de Pasteur, declarando que el criminal es un microbio, y así consideran que el microbio como tal, en un estado de asepsia, cuando no se encuentra en un ambiente adecuado, es inofensivo, pero si a este microbio se le introduce en un ambiente adecuado se reproducirá, y reaccionara como veneno. [2]

De este modo, la escuela de Lacassagne va a considerar que el criminal solamente es peligroso en cuanto esté en un medio adecuado. "El medio social es el caldo de cultivo de la criminalidad; el delincuente es el microbio, un elemento que carece de importancia hasta el día que encuentra el líquido que le hace fermentar", Lacassagne dirige el estudio del criminal hacia la sociedad (Lacassagne citado en Rodríguez M., 2003:325).

La Escuela de Lyon dio un gran avance a la Criminología, pero no llegaron a hacer Sociología Criminal porque obviamente no eran sociólogos, eran un grupo de médicos. Dividen los factores criminógenos en dos: factores predisponentes y factores determinantes. Así, con su experiencia médica, dicen que en el cerebro existen tres zonas básicas: la frontal, la occipital y la temporal; diciendo que en la zona frontal están las funciones intelectuales del sujeto, mientras que atrás, en la zona occipital, están las afectivas, y en medio, en el parietal, las volitivas; que entre estas tres zonas debe haber homeostasis; si no hay esta homeostasis el individuo tiene trastornos considerables, entre los que puede encontrarse el estar predispuesto a el crimen.

Lacassagne declara que "las sociedades tienen los criminales que se merecen". Rousseau tuvo cierta influencia en Lacassagne, así en su adagio que dice: "a mayor desorganización social, mayor criminalidad; a menor desorganización social, menor criminalidad; existe más criminalidad entre las sociedades y los estados desorganizados que entre los estados y sociedades mejor organizados".

PAUL AUBRY

Aubry subrayaba que los factores predisponentes son la herencia, el desequilibrio nervioso, las deformaciones anatómicas, etc., en tanto los agentes que transmiten el contagio son la educación, la familia, la presión, las malas lecturas (nota roja), las ejecuciones públicas, etc.

LA ESCUELA SOCIALISTA

Del industrialismo y a los imperialismos industriales surgieron en el siglo pasado una serie de teorías que reaccionaban contra estas, que buscaban explicar los fenómenos sociales desde la perspectiva económica, creyendo que el mejoramiento o la solución a los problemas económicos resolverían los demás problemas sociales, ya que la economía es la estructura y las demás son infraestructuras.

Así, partiendo de la teoría de Marx y Engels, el crimen va tener una interpretación económica, es decir, el crimen va ser producto de la explotación del proletariado, de la desigualdad social, de la lucha de clases.

CARL MARX & FEDERICO ENGELS

Para Marx (1818-1883) el crimen es una de las patologías del sistema capitalista. Marx habla de los beneficios del crimen, describiendo como "un filósofo produce ideas, un poeta versos, un cura sermones, un profesor libros, etc.... un criminal produce la criminalidad", pero el criminal no tan sólo produce criminalidad, sino también la ley penal, los penalistas, los tratados de criminalidad, el órgano policiaco, la administración de justicia con sus jueces, jurados, abogados, verdugos, y todas las categorías dentro de la división del trabajo que crean nuevas necesidades y nuevos medios de satisfacerlos. (Marx, 1970; citado en Rodríguez M., 2003:328)

El criminal rinde un servicio al agitar los sentimientos morales y estéticos del público, e interrumpe la monotonía y la seguridad de la vida burguesa. Marx sentencia que "el día en el que el mal desapareciera, la sociedad se verá averiada, si no es que desaparecerá también". Explica la violencia como algo dado en toda sociedad de clases, por lo tanto cuando un revolucionario recurre a ella es para oponerse a la violencia establecida. La violencia sólo se extinguirá cuando no existan las clases sociales, pues desaparece el Estado y con él la violencia socialmente organizada. [3]

Federico Engels (1820-1895) interpreta el crimen en los siguientes términos:

La rebelión de la clase obrera contra la burguesía comenzó poco después de alcanzar la industria, en el sentido moderno, sus primeras etapas de desarrollo...está rebelión, en su forma más cruda, prematura e infructuosa de manifestarse, asumió las características del crimen. El obrero vivía en la indigencia y en la miseria, observando que otros llevaban una vida feliz. No vislumbraba a comprender por qué él, que había hecho por la comunidad más que el rico perezoso, había ser el que llevaba el peso del sufrimiento. La necesidad le obligaba a vencer su respeto tradicional a la propiedad, y se tiró a robar. A medida que el rico progresaba, los delitos aumentaban, y el mínimo anual de condenas correspondía sobre poco más o menos el número de balas de algodón consumidas. Sin embargo, el obrero no tardó en darse cuenta de que con el robo no salía ganando nada. El ladrón sólo podía protestar individualmente, aisladamente, sobre la forma social imperante, y la sociedad caía sobre él con todo su peso, aplastándolo con su abrumadora mayoría. El robo es la forma más primitiva de protesta, por eso no llegó a ser jamás reflejo general del espíritu de la clase obrera, por mucho que los trabajadores la perdonasen secretamente en el fuero interno de sus corazones. (Engels, 1949; citado en Rodríguez M., 2003:329-330)

FILIPPO TURATI

Turati (1857-1932) escupe el régimen capitalista, declara que este produce no solamente indigencia y un aumento de las necesidades, sino que estimula la codicia, favorece la comisión de los delitos contra la propiedad y por lo tanto es generador de crimen; habla de que la codicia se despierta por la enorme diferencia que existe entre los pobres y los ricos. [4]

Turati acepta los tres órdenes de factores criminógenos (físicos, antropológicos y sociales), y la clasificación de los delincuentes (locos, natos, pasionales, habituales y ocasionales), es claro que la mayoría de los delincuentes lo son por razones sociales, pues haciendo las necesarias exclusiones sólo quedaría un 10% de delitos en los que el origen es predominantemente personal.

Afirma que una vez modificado el ambiente social, que es el que hace al ciudadano, aun la pequeña minoría de delincuentes alienados, natos y pasionales, desaparecerán lenta y paulatinamente, como resultado de un mejor orden social basado en la cultura, el bienestar material, y en una selección natural ayudada y no contrariada.

NAPOLEÓN COLAJANNI

Colajanni (1847-1921) afirma que el régimen que lograra la mejor distribución de la riqueza, sería el régimen mundial contra la criminalidad. A mejor distribución de la riqueza, menor criminalidad; a mejor organización social, menor criminalidad.

Siendo el factor económico sobresaliente, debe estudiársele en cuanto tiene una acción directa sobre la génesis de la delincuencia, pues la carencia de satisfacciones es estímulo suficiente para empujar al hombre a preverse de medios en cualquier forma, honrada y criminal. Indirectamente, lo económico influye también en múltiples circunstancias como la guerra, la vagancia, la prostitución, la educación, la familia, etc.

OTROS AUTORES SOCIALISTAS

Ducpetieaux en Bélgica, y Legoyt, estudían estadísticamente la conexión que hay entre la criminalidad y las crisis económicas, es decir, si hay una conexión directa entre las crisis económicas y la criminalidad. Ellos hacen estudios analizando como la falta de trigo, las malas cosechas, cuando la guerra deja destrucción, etc., en otras palabras, cuando hay crisis económica, hay un alto índice de criminalidad, encontrando una relación directa en estas. [5]

William Bonger comenta que todas las diversas formas de delito (económico, sexual, político, vindicativo), reflejan las relaciones entre las diversas clases económicas, las condiciones en las cuales han crecido y vivido. Por más poderosos que sean los factores psicológicos y sociales, siempre tienen detrás de sí el factor económico, fuerza primaria y determinante. [6]

El egoísmo surge de un sistema de producción basado sobre la propiedad privada y sobre el provecho individual, como en un sistema de esta naturaleza los intereses son individualistas, preocupados por el tener, viendo su propio beneficio, haciendo a los hombres cada vez más egoístas y propensos al delito.

Considera que existen diferencias individuales, y que indiscutiblemente hay algunos sujetos más propensos que otros a despertar la conducta criminal, pero el factor determinante será siempre el ambiental, y corresponde a la Sociología Criminal explicar esta problemática.

Para Zdravó, Schneider, Kélina y Rashkovskaia el marxismo leninismo ha demostrado que el propio nacimiento del capitalismo y su posterior desarrollo han estado acompañados por un interrumpido aumento de la delincuencia, y da explicación de por qué la característica de concentración de capital privado es en esencia profundamente antisocial. (Zdravó et. al., 1970; citados en Rodríguez M., 2003:334)

Lenin menciono que la principal causa social de la delincuencia (violación de las normas de convivencia), se encuentra en la explotación, en la necesidad y en la miseria de las masas. Con la eliminación de esta causa principal los excesos inevitablemente empezarán a desaparecer. No se sabe con que rapidez y en que medida, pero se sabe que va a desaparecer.

Cejas Sánchez, dice "que el delito es un concepto jurídico de contenido antisocial que aparece como consecuencia de la lucha de clases y sus inmediatas manifestaciones de explotación humana", así, "como fenómeno antisocial, el delito aparece como resultado de la lucha de clases y sus consecuencias, en relación con las injusticias, la explotación y las frustraciones individuales" (Cejas, 1965:17).

ENRICO FERRI (1856-1929)

Clasificación de delincuentes

Reconoce cinco clases de delincuentes: nato, loco, habitual, ocasional y pasional, aunque aclara que hay una prevalecía y no una exclusividad de ciertas características. Dice que el delincuente nato es aquel que tiene una carga congénita y orgánica que es la pulsión de su delito, lo que hace la prognosis difícil. El delincuente loco o alienado (pazzo) es el que padece una grave desarmonía psíquica. El delincuente habitual es aquel cuya inclinación a delinquir es adquirida, aunque tengan base orgánica, ya que no se adquieren hábitos que no simpaticen al propio ser. El delincuente habitual es que cede ante la oportunidad de delinquir, es el medio el que lo empuja, y su base orgánica es pequeña. El delincuente pasional es una variedad del ocasional, pero presenta características que lo hace típico, esencialmente la facilidad con que se enciende y explota sus sentimientos.

Factores Criminógenos

Ferri manifiesta que "las acciones humanas, honestas o deshonestas, sociales o antisociales, son siempre el producto de un organismo fisio-psíquico, y de la atmósfera física y social que lo envuelve, yo he distinguido los factores antropológicos o individuales del crimen, los factores físicos y los factores sociales" (Ferri, 1807:150; citado en Rodríguez, 2003:328).

1. Los factores antropológicos son:

a)      la constitución orgánica del criminal (todo lo somático: cráneo, vísceras, cerebro, etc.)

b)      la constitución psíquica (IQ, sentimientos, valores, etc.)

c)      los caracteres personales (edad, sexo, raza, educación estado civil, etc.)

2. Los factores físicos (climáticos) son: las estaciones, temperatura, zona, etc.

3. Los factores sociales son: ideología, política, educación, familia, leyes, vicios, etc.

Ley de saturación criminal

Ferri concibe al crimen como un fenómeno social y dicta su "ley de saturación criminal", en la cual refiere que: en un medio social determinado, con condiciones propias tanto individuales como físicas, se cometerá un número exacto de delitos. Ferri expone su ley de esta forma:

Se ha demostrado que la criminalidad aumenta en su conjunto, con las oscilaciones anuales más o menos graves, que se acumulan en una serie de verdaderas ondas criminales. Es por lo tanto evidente que el nivel de la criminalidad está determinado, cada año, por las diferentes condiciones del medio físico y social combinados con las tendencias hereditarias y los impulsos ocasionales de los individuos, siguiendo una ley que, por analogía con las de la química yo he llamado de saturación criminal (Ferri, 1807:179; citado en Rodríguez, 2003:329).

Los substitutivos penales

Siendo demostrado la ineficacia de la pena como instrumento de defensa social, Ferri propone medios de defensa indirecta, que el nombra substitutivos penales. Expresa Ferri "que el legislador, observando los orígenes, las condiciones, los motivos de la actividad individual y colectiva, llegue a conocer las leyes psicológicas y sociológicas, por las cuales podrá controlar una parte de los factores del crimen, sobre todo los factores sociales, para influir indirecta pero seguramente sobre el movimiento de la criminalidad". Ferri (1807) clasifica los substitutivos en siete grupos:

1.      De orden económico: El libre cambio, la libertad de emigración, disminución de tarifas aduanales (remedio p/contrabando), impuestos progresivos, impuestos a artículos de lujo, impuestos a vicios (motivadores criminógenos), creación de instituciones de crédito popular, facilitar transporte público, seguros de vida en trabajo, todo esto para evitar el delito que produce la injusticia social.

2.      De orden político: Dirigidos a evitar crímenes de cuello dorado, rebeliones, conspiraciones, y aún una guerra civil. Acuerdo entre el estado y las aspiraciones nacionales.

3.      De orden científico: El progreso científico que pone a la vanguardia a la delincuencia organizada y crimen organizado, debe prever, tarde o temprano, el antídoto para evitarlos, y que será más efectivo que la represión penal.

4.      De orden legislativo y administrativo: En principio es necesaria la simplificación legislativa, ya que "la presunción metafísica e irónica de que la ignorancia de la ley no excusa a nadie, es cierto que la selva de códigos, leyes, decretos, reglamentos, se presten a malentendidos, errores, y por lo tanto a contravenciones y delitos". Es decir evitar delitos de cuello blanco, legislar para evitar fraudes, darle más atención a las victimas.

5.      De orden religioso: Una religión híbrida por el crimen puede favorecer a esta. Disminuir el lujo de las iglesias, permitir el matrimonio de los ministros de los cultos, entre otros.

6.      De orden familiar: El divorcio es unos de los principales, evita adulterios, bigamias, incesto, homicidio, infanticidio, violencia intrafamiliar, etc. Preferencia a los casados para empleos, hacer obligatorio el matrimonio civil, reglamentar la prostitución, etc.

7.      De orden educativo: Educación para todo el pueblo. Se deben prohibir los espectáculos violentos, suprimir las casas de juego, educar en lo físico como en lo mental, proteger a la infancia abandonada, controlar medios de información, etc.

Ferri afirma que gran parte de los impulsos criminógenos se eliminarán al restringir ese tipo de publicaciones y a los "periódicos que se ocupan solamente de los crímenes sin más objeto que explotar las pasiones más brutales y que se permiten en virtud de una idea metafísica de la libertad".

JEAN GABRIEL TARDE (1843-1904)

Leyes de la imitación

Para Tarde toda la ciencia tiene como objeto comprobar repeticiones, porque el fondo es al fin y al cabo, una repetición que se manifiesta como ondulación en el orden físico, como herencia en el orden orgánico, y como imitación en el orden social.

La teoría Sociológica de Tarde gira alrededor de tres conceptos centrales: invención, imitación y oposición. Tarde dice que la invención es la fuente primaria de toda invención y progreso, es el punto de partida. La fuente de toda invención se encuentra en las asociaciones creativas que se originan en la mente de los individuos, los cuales:

a)      Reconocen que determinada meta es deseable.

b)      Tratan de llegar a esa meta con los medios existentes.

c)      Por alguna razón los medios son insuficientes.

d)      Afirman la necesidad de generar nuevos medios para lograr alcanzar la meta.

e)      Crean, inventan, algo adecuado.

Tarde analiza las relaciones entre la invención y estratificación social, ya que las clases superiores tienen mucho más tiempo y medios para inventar. Ciertos inventos o descubrimientos son más fácilmente aceptados que otros, y por lo tanto más fácilmente imitados. La imitación que es definida por Tarde como "una cuasi reproducción fotográfica de una imagen cerebral", puede ser de dos tipos, lógica o extralógica. (Tarde, 1969; citado en Rodríguez M., 2003)

La imitación lógica es aquella en la cual los aspectos racionales y lógicos son enfatizados, y cuando una particular invención esta más cerca de la más avanzada tecnología en la sociedad, más será imitada. La imitación extralógica desciende de las capas sociales más altas  hacia las capas bajas, es decir que el origen de invenciones tiende a ser imitada por aquellas partes de la sociedad que están más cerca de la fuente de invención, y posteriormente serán imitadas por las partes más distantes.

La teoría Tardiana ha aportado indicios al estudio de la Criminología, percibiendo el crimen desde la perspectiva empática e imitativa y el criminal como un ser empático e imitador. [7]

Tarde menciona que el criminal imitador carece de originalidad, ya que parece un ser hipnotizado o sonámbulo, que no sabe a ciencia cierta lo que hace, o lo hace como en estado onírico.

Gracias al conocimiento de las leyes de la imitación, hoy en día se percibe un boom, o modus operandi criminal en boga, ya que algunos criminales procuran estar a la vanguardia, a la moda, a lo que remunera más y es poco riesgo

Pensamiento criminológico

Tarde piensa que la conducta criminal nace de la sociedad misma, con sus influjos psicológicos y morales, con su propagación de ideas malas o buenas, la imitación influye inmediatamente sobre el individuo más que el clima, el morbo, la herencia, o la epilepsia.

El crecimiento de las grandes ciudades es de suma relevancia, ya que en ellas el fenómeno de la imitación es más optativo y frecuente, donde hay mayor número de bienes y satisfacciones, y los riesgos son menores por la facilidad de camuflaje o esconderse, además de la delicadeza de los sistemas penales.

Los factores criminógenos básicos no son la pobreza o la riqueza, sino el sentimiento de felicidad o infelicidad, de satisfacción o insatisfacción, en la difusión de las necesidades artificiales y en la hiperestimulación de las aspiraciones Expresa Tarde que el incremento de la tasa de criminalidad en el mundo moderno puede deberse a 5 factores:

1.      La irrupción del tabú moral basada en el sistema ético del cristianismo.

2.      Impulso de las clases media y baja de la sociedad de un deseo por avanzar, por superarse socialmente, y por una gran demanda por lujos y comodidades. Éste lleva a movilidad geográfica y aun debilitamiento de las clases tradicionales que hay en la familia.

3.      La emigración del campo a la ciudad, lo que lleva a mayores empleos frente a una oferta insuficiente.

4.      Formación de subculturas desviadas, con debilitamiento de la moral.

5.      Las clases superiores se convierten cada vez menos seguras en sí mismas, como un modelo para la conducta social hacia las clases inferiores.

Tarde cree que la naturaleza humana existe, con sus virtudes y sus vicios, sus pasiones constructivas o destructivas. Las formas de expresión cambian, algunas veces radicalmente, pero su esencia permanece intacta.

Para Tarde los dos efectos  esenciales de la personalidad son: la creencia y el deseo. La creencia se refiere al componente cognoscitivo de la personalidad, mientras que el deseo lo hace al afectivo. Tanto creencias como deseos son introyectados por los individuos a través de un proceso de imitación.

La responsabilidad

En su obra llamada Filosofía Penal, Tarde sugiere dos fundamentos de la responsabilidad: la identidad personal y la similitud social.

La identidad personal. Para que se pueda hacer a un sujeto responsable tiene que haber coincidencia entre su personalidad y el delito, pues su personalidad tiene que ser idéntica antes del delito, en el momento del delito y después del delito.

La similitud social. Dentro del grupo social cada individuo debe estar adaptado, es decir, que el sujeto debe tener similitud con su grupo social, si el sujeto carece de esas similitudes su responsabilidad es limitada o no existe. Si el sujeto es inadaptado no puede ser responsable, por lo tanto a este sujeto no se le podrá imponer una pena, deberá imponérsele una medida de seguridad.

EMILIO DURKHEIM (1858-1917)

El crimen, fenómeno normal

La normalidad para Durkheim es un estado de hecho, no un juicio moral o filosófico; es una conclusión estadística. El delito debe ser aceptado como un hecho social, como parte integrante de una sociedad, el cual no puede ser eliminado con un acto de voluntad. En sí el delito es un hecho normal, no deduciéndose de esto que el criminal como individuo sea normal desde el punto de vista biológico o psicológico. Cualquier sociedad normal siempre ha tenido algunos individuos anormales

Hacer del crimen una enfermedad social, dice Durkheim, sería admitir que la enfermedad no es cualquier cosa accidental, sino al contrario, deriva en ciertos casos de la constitución fundamental del ser viviente.

Afirma Durkheim que, en primer lugar el crimen es normal, porque una sociedad que estuviera exenta de él es a todas luces un hecho imposible, y agrega que si hay un hecho penal en el que el carácter patológico parece incontestable, éste es el crimen. [8]

Utilidad del crimen

Subraya Durkheim que hay "una conexión entre el delito y las condiciones fundamentales de la sociedad, y este es útil, porque las condiciones de las cuales forma parte son indispensables a la normal evolución de la moral y el derecho. Sin las desviaciones no se puede verificar adaptación, evolución, progreso; sin este karma la sociedad no podría sobrevivir" (Durkheim, 1977:70).

El crimen es por lo tanto indispensable: está ligado a las condiciones fundamentales de la vida social, pero por ello mismo es útil; estas condiciones en las que el crimen es solitario, son indispensables a la evolución normal de la moral y el derecho.

Durkheim llega a la conclusión de que "los hechos fundamentales de la criminología se presentan a nosotros bajo un aspecto enteramente nuevo. Contrariamente a las ideas corrientes, el criminal no aparece más como un ser radicalmente insociable, como una suerte de elemento parásito, de cuerpo extraño e inasimilable, introducido al seno de la sociedad; es un agente regular de la vida social" (Durkheim, 1977:71).

Crimen y Pena

La pena consiste en una reacción pasional, de intensidad graduada, que la sociedad ejerce por la mediación de la jurisprudencia, sobre aquellos individuos que han violado ciertas reglas de conducta.

La reacción penal tiene un carácter social, y deriva de la naturaleza social de los sentimientos ofendidos. Estos se encuentran en todas las conciencias, todo el mundo reacciona contra el ataque. "No solamente la reacción es general, sino que también es colectiva, lo que no es la misma cosa; esta no se produce aisladamente en cada uno, sino en conjunto y unidad". (Durkheim, 1970; citado en Rodríguez M., 2003:354)

Rodríguez M. (2003:354) refiere que Durkheim declaro "aunque la pena procede de una reacción mecánica de reacciones pasionales y gran parte irracionales, no deja de jugar un papel útil. La pena no sirve, o no sirve más que secundariamente, para corregir al culpable o intimidar a sus posibles imitadores; para este doble punto de vista su eficacia es justamente dudosa y, en todo caso, mediocre. Su verdadera función es mantener intacta la cohesión social manteniendo en toda su vitalidad a la conciencia común". [9]

La anomia

En su obra "El suicidio", Durkheim (2003:60) clasifica en suicidio en tres tipos diferentes:

a)      El egoísta, con una excesiva afirmación del ego, el yo individual se afirma con exceso frente al yo social.

b)      El altruista, es por el contrario una despersonalización, y tiene como causa el espíritu de renunciación y de abnegación.

c)      Anómico, caracterizado por la ausencia de normas de conducta claramente definidas en el sujeto que se priva de la vida.

De aquí inicia la teoría de la anomia, Durkheim reconoce dos formas de anomia: [10]

Anomia aguda, producida en casos de rápido y violento cambio social, en los cuales las reglas tradicionales son eliminadas y los individuos y las clases pierden su lugar y su proporción.

Anomia crónica, que surge al aceptarse indiscriminadamente la doctrina del progreso más rápido y despiadado, en la que las relaciones industriales y comerciales quedan libres de todas las restricciones.

Anomia reflejada como, la falta de normas cuando la desintegración del orden colectivo permite que las aspiraciones del hombre se eleven por encima de toda posibilidad. La sociedad no impone disciplina, no hay normas sociales que definan los objetivos de la acción. [11]

SUTHERLAND & CRESSEY

Edwin H. Sutherland (1883-1950) & Donald R. Cressey (1919-1987) comentan que para que exista crimen se necesitan reunir las condiciones siguientes (Sutherland & Cressey, 1960:75-77):

a)      Los valores distorsionados, ignorados o negados por los criminales deben ser apreciados por la mayoría de la sociedad global, o por lo menos por aquellos que son políticamente importantes.

b)      El aislamiento de ciertos grupos hace que ellos se separen de las normas de cultura global y entren en conflicto con ella.

c)      Es la mayoría la que marca la minoría de las sanciones.

Esta teoría describe el proceso por el cual una persona en particular llega a realizar una conducta criminal, y es el siguiente:

1º. El comportamiento criminal es aprendido (no hereditario).

2º. El comportamiento criminal es aprendido en adherencia con otras personas por un proceso de comunicación.

3º. El comportamiento criminal, se aprende, sobre todo, en el interior de un grupo restringido de relaciones personales.

4º. Cuando la conducta criminal es aprendida, el aprendizaje incluye:

a)      Técnicas de comisión del crimen, algunas veces complejas, en ocasiones simples.

b)      Orientación de móviles, tendencias impulsivas, razonamientos y actitudes.

5º. La orientación de los móviles y de las tendencias impulsivas está en función de la interpretación favorable o desfavorable de las disposiciones legales.

6º. Un individuo se hace criminal cuando las interpretaciones desfavorables al respecto de la ley, superan a las interpretaciones favorables. Los que se hicieron criminales fue porque estuvieron en contacto con modelos criminales, y que no tenían ante si modelos anticriminales.

7º. Las asociaciones diferenciales pueden variar en cuanto a la frecuencia, la duración, la prioridad, y la intensidad.

8º. El proceso de aprendizaje de la conducta criminal por asociación con modelos criminales o anticriminales incluye todos los mecanismos que son incluidos en todo aprendizaje.

9º. Mientras que el comportamiento criminal es la expresión de un conjunto de necesidades y de valores, no se explica por esas necesidades y esos valores, ya que el comportamiento no criminal es la expresión de las mismas necesidades y de los mismos valores.

La dialéctica de Sutherland & Cressey, esta basada en mi opinión en la introyección de normas y valores éticos, ya que si estos hubiesen sido introyectados adecuadamente, estos hubieran tenido mecanismos para rechazar la influencia de personas o conductas criminales.

MERTON (1910-2003)

Robert King Merton refiere que a las civilizaciones de tipo capitalista nos obligan a aceptar tres axiomas que son los siguientes:

1º. Todos deben tender a lograr los fines más elevados los cuales están al alcance de todos.

2º. El fracaso aparente y momentáneo no es más que un estimulante hacia el éxito final.

3º. El verdadero fracaso consiste en restringir las propias ambiciones.

Partiendo del concepto de anomia de Durkheim, Merton elabora su teoría del crimen, considerando que, principalmente en los países de estructura capitalista, teóricamente las oportunidades para el triunfo son iguales para todos, pero en realidad ciertas clases tienen obstaculizadas las vías de acceso para poder desenvolverse. Existe un contraste entre la estructura cultural y la estructura social; ciertas clases son más que otras vulnerables a las tendencias anómicas, ya que su posibilidad de acceso a la educación o a los medios materiales de éxito, son muy limitadas. [12]

Los sujetos que integran estos grupos se ven en un estado de frustración que los lleva a romper las reglas del juego, y buscar el éxito por medios que pudieran considerarse poco justos. [13]

El fenómeno de las grandes ciudades modernas; de gran tamaño, rápido cambio, y gran anonimidad, motivan a los sujetos que no pueden obtener satisfactores por vías legitimas a tratar de obtenerlos sin importar los medios, siendo seducidos también por la gran cantidad de bienes que pueden obtenerse, y por la posibilidad de llegar a triunfar con un mínimo riesgo de perder el prestigio social. [14]

Merton (2002) considera 5 tipos de adaptación, y estos tipos se refieren al comportamiento de un individuo en función del rol en la situación dada y no a su personalidad. Cada una de ellas consiste en:

1.      Conformismo. En la medida en que una sociedad es estable, este primer tipo de adaptación es la más común. Hay conformidad o acuerdo de la gran parte de la población para alcanzar medios y fines.

2.      Innovación. La gran importancia que ciertas civilizaciones dan al éxito, ciertos individuos encuentran medios sucios pero eficaces para llegar a su idea de éxito (criminales de cuello blanco y cuello dorado)

3.      Ritualismo. En las sociedades en que el status depende en gran medida del éxito individual; así, la competencia incesante provoca ansiedad, que al no cumplir objetivos, produce la frustración de aspiraciones. El miedo suscita la inacción o, más bien, hace la acción rutinaria.

4.      Evasión. Consiste en abandonar lo sustancial. El individuo ha internalizado plenamente las metas culturales de éxito, pero encuentra inaccesibles los métodos institucionalizados para lograrlos. El sujeto resuelve su conflicto abandonando al mismo tiempo los fines y los medios, la evasión es completa, el conflicto es eliminado y el individuo se convierte en un asocial.

5.      Rebelión. Este tipo de adaptación lanza a los individuos fuera de la estructura social y los empuja a intentar hacer una nueva, se trata vigorosamente de introducir un nuevo patrón tanto de fines como de medios. Las personas rechazan la estructura social convencional y tratan de establecer otra nueva o muy modificada. Esta forma de adaptación surge cuando se considera el sistema institucional como una barrera contra la satisfacción de metas legítimas.

Merton manifiesta que la familia es la cuna de introyección más importante de normas culturales y en cuanto a los padres derrotados y frustrados son los menos capaces de dar, de proveer a sus hijos los medios de subsistir, de triunfar, y son ellos mismos quienes ejercen sobre sus hijos la más grande presión a favor del éxito, y los incitan de esta forma a la adopción de un comportamiento desviado. [15]

FERRACUTI & WOLFGANG

Franco Ferracuti y Marving E. Wolfgang estudian el comportamiento violento dentro de las subculturas. Dicen que el "concepto de subcultura implica que existen juicios de valor o un sistema social de valores separados y al mismo tiempo perteneciente a un sistema de valores más amplio o central"(Wolfgang & Ferracuti, 1982).

El hombre nace en una cultura determinada, conforme al tiempo se adhiere a una subcultura y adopta nuevas ideologías. Una subcultura difiere solo en parte de la cultura madre. Esto implica que se genere una variedad de valores significativos compartidos entre la cultura madre y la cultura hija. [16] Wolfgang y Ferracuti mencionan que pueden existir dos tipos de valores subculturales:

a)      Valores concordantes, tolerados. Estos valores consisten en discrepancias toleradas, las cuales no provocan una ruptura, no generan ninguna ofensa, ni implican una amenaza potencial de ofensa social a la cultura dominante.

b)      Valores discordantes no tolerados. Algunas diferencias de las subculturas son conflictivas, provocan ruptura, generan ofensa e implican una amenaza potencial de ofensa social a la cultura dominante.

BECKER & CHAPMAN

El Interaccionismo simbólico "es una corriente de pensamiento microsociológica, relacionada con la antropología y la psicología social que basa la comprensión de la sociedad en la comunicación y que ha influido enormemente en los estudios sobre los medios" (Wikimedia, 2001). En esta corriente el comportamiento humano y la vida social, se suponen en movimiento continuo, y se afirma que la sociedad misma está en proceso y no en equilibrio.

Yace sobre la observación del movimiento, en donde el sujeto percibe o interpreta el significado de toda conducta y el mundo que nos rodea, gracias ha que aprendido los símbolos por medio de la interacción humana. Este aprendizaje permite al hombre convivir, adquirir una cultura, predecir la conducta de los demás, adaptar su conducta, adaptar un rol y aceptar valores.

Howard S. Becker (1928-) es uno de los representantes importantes del interaccionismo simbólico, debido a sus estudios sobre desviación y desviados, que son consecuencia de procesos de interacción entre personas, algunos de las cuales, al servicio de sus propios intereses, hacen y aplican las normas, cazando a otros, quienes realizando sus intereses respectivos han cometido actos que se etiquetan como desviados (Castillo, 1980).

No toda conducta violatoria a las normas es señalada como desviada, ni todo sujeto infractor es captado como desviado; en sentido inverso, no todo aquel etiquetado como desviado ha violado una norma. [17] En la desviación intervienen, además del desviado, los promotores de las normas, sus creadores y los que persiguen, descubren, detienen, juzgan y sancionan al desviado. Las autoridades intervienen activamente en el proceso de etiquetación, pues posee alto poder discrecional, y su actuación puede ser definitiva, pues decide a quien persigue y a quien detiene. En ocasiones se puede ser etiquetado por no haber violado la norma, sino por ser irrespetuoso al ejecutor. La actuación policíaca depende también de las presiones sociales a las que están sometidos. La desviación depende en principio, de la etiquetación que  los demás hagan, aunque puede suceder que el sujeto se autoetiquete como desviado. Dennos Chapman parte de la idea de que la desviación es el resultado de la desigual distribución de los medios de difusión simbólica, los que pertenecen a los pudientes.

El crimen cumple entonces una función latente, que es la de identificar cierta clase o cierto individuo como criminal, y de está forma distraer la atención y reducir la hostilidad social contra las clases poderosas, dirigiéndola contra personas desfavorecidas quienes son estigmatizadas y pasan a ocupar el puesto o rol de chivos expiatorios, logrando así el sistema conservar su estabilidad.

La policía es un factor determinante, pues selecciona los delitos y delincuentes a perseguir según la clase social, la zona y el delito. En ocasiones la misma policía es un agente provocador del crimen.

El estereotipo del criminal es fundamental en la acción de los tribunales y en la persecución en general del delincuente. El estereotipo está ligado a su propia función social, que es la de dirigir tensiones sociales contra el delincuente.

Así, el proceso de estereotipar conduce a la profecía cumplida, es decir, el sujeto que llena el estereotipo, termina por las presiones, convirtiéndose en criminal, y pasando a ser un chivo expiatorio que pagará su propia culpa y las faltas de los demás.

MÉXICO

Alfonso Quiroz Cuarón

Rodríguez M. (2003:364), señala que en su "Teoría Económica de los disturbios" Quiroz Cuarón llega a la siguiente deducción:

a)      La criminalidad es directamente proporcional a la población e inversamente proporcional al ingreso.

b)      En cualquier núcleo humano se romperá la estabilidad sociopolítica si la tasa de aumento del ingreso real es menor que el doble de la tasa de aumento de la población más el cuadrado de esa tasa.

c)      La criminalidad está determinada fundamentalmente por la tasa de variación de la población y del ingreso real por persona.

d)      Es menos difícil, más natural, quizás mas complejo, pero sí de consecuencias más rápidas, el influir sobre la tasa del ingreso que sobre la población.

Rodríguez M. (2003:365) describe que en la obra el "Costo Social del delito" Quiroz Cuarón en compañía de su hermano Raúl, tomaron en cuenta:

1.      Costo intrínseco del delito.

2.      Lo que dejo de producir el delincuente.

3.      Lo que dejan de producir las víctimas.

4.      El descenso de productividad de las familias de las victimas.

5.      El descenso de productividad de las familias de los delincuentes.

6.      Lo que el delincuente o sus familiares pagaron a intermediarios y autoridades, más lo que pagaron las victimas.

7.      Sueldos, salarios, compensaciones y prestaciones sociales al personal encargado de investigación y persecución del delito.

8.      Mantenimiento y conservación de edificios, equipo y mobiliario e instalaciones ocupadas por Policía y Ministerio Público.

9.      Pagos por conceptos de corrupción hechos por delincuentes y victima al personal corrompido.

10.  Sueldos, etc. al personal encargado de administrar justicia (Poder Judicial)

11.  Mantenimiento y conservación de los edificios, más reparación y renovación de equipo de los juzgados y cárceles preventivas.

12.  Costo de defensores y peritos de victima y victimario.

13.  Costo de las primas pagadas por concepto de fianzas.

14.  Sueldos, salarios, etc., al personal penitenciario.

15.  Mantenimiento, etc., de los edificios y equipo penitenciario.

16.  Pagos del delincuente y familiares a intermediarios o empleados penitenciarios.

17.  Zona negra.

Deducen la necesidad de prevención, que sale más barata que la represión. Expresan que para un solo delito, el homicidio se calculo en un costo de $5.613,000.00 por cada homicidio durante 1965, lo que dio un costo social anual de 34.376 millones de pesos por todos los homicidios.

Héctor Solís Quiroga

Considera a la familia como núcleo fundamental, y cuando la familia está mal integrada se encuentra un factor preponderante criminógeno; él hace una serie de estudios, en los cuales se demuestra estadísticamente, y estudiando principalmente menores infractores, cómo la inmensa mayoría de estos menores tienen una familia desintegrada o disfuncional.

Solís Quiroga nos hace ver la importancia que tiene el núcleo familiar, y como este puede influir positiva o negativamente para el adecuado desarrollo e interacción del individuo.


[1],En mi opinión los factores sociales son de origen exógeno, pero toda esta enfermedad de violencia, antivalores  y perversión producida por nuestra sociedad, daña internamente al individuo, o sea psicológicamente, ya que todo lo que proyecta nuestra sociedad va directamente a nuestro inconsciente, programándonos e instruyéndonos de toda esta maldad, para posteriormente evocarlo conscientemente y de nuevo proyectarlo a la sociedad.

[2] Lamentablemente parece que le adjudican la culpa al criminal por su conducta, pero sabemos que este individuo antes de ser criminal fue envenenado por la familia y nuestra sociedad, por lógica este criminal regresara este veneno a la sociedad, que lo preprogramo y programo de esta maldad. La sociedad debe aceptar que esta enferma, que se encuentra en una decadencia, que se encuentra estancada en lo material y superficial, en los vicios, antivalores, perversión, etc.; debemos aceptar, que somos nosotros mismos los que estamos creando y construyendo esta maldad.

[3] Clase Social, género y situación laboral  han sido considerados en los estudios, tanto ecológicos como ep