12.169 cursos gratis
8.789.221 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Técnicas de creación del humor

Autor: Jorge Barale
Curso:
6,20/10 (5 opiniones) |6717 alumnos|Fecha publicaciýn: 24/03/2005
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 3:

 El signo humorístico

3) Tercera Clase:   

El signo humorístico. Semiótica del humor.

El equívoco, el dilema y la paradoja.

Ironía, parodia, sátira. Diferencias y paralelismos.

El gag: unidad básica del humor.

         Hemos visto hasta ahora que la comunicación humana siempre se realiza a través de un código (en este caso, un código o un lenguaje). Sin embargo, si la comunicación se redujera a las palabras, es decir, a un lenguaje convencional, ideado e inventado por la cultura de un pueblo determinado, no habría posibilidad de transmitir algunos de los signos más relevantes y más significativos de la transmisión de conocimientos, sensaciones, sentimientos o emociones.

        Pongamos el caso de los animales o de los niños muy pequeños: todos ellos no necesitan ni por lejos una convención (humana o no humana) que les otorgue un código para comunicarse. Los sonidos animales no tienen la misma función que las palabras, sino que más bien actúan como "actitudes", es decir, como de alguna manera también funcionan las imágenes sobre la estructura cerebral humana y sobre la conciencia.

Vemos que ahora resolución del humor se da únicamente entre la conjunción del texto y la imagen. Si tomamos el elemento gráfico independientemente del texto, el chiste no aparece. Igualmente, en la aislada cadena de palabras "¿Y algo con dólares no hay?", tampoco hay encerrado un significado humorístico. Es en esta realización doble, en la interacción de la imagen y el texto que se manifiesta el fenómeno del humor . Esta es la manera ideal de trabajar el humor de manera gráfica y donde, conjuntamente con los chistes gráficos mudos, carentes de texto, el más alto contenido del signo humorístico se manifiesta.

El equívoco, el dilema y la paradoja.

         ¿Por qué se ríe la gente cuando alguien dice una cosa por otra? ¿Qué causa hilaridad cuando en una conversación una persona se confunde y dice " una atroz dentadura " en lugar de " una atroz dictadura "? Esto ocurre porque el significado literal del término desaparece y su reemplazo lleva el sentido hacia el absurdo.

Pero ahora nos detendremos un segundo más en el caso del dilema , una forma muy especial de equívoco. Los filósofos sofistas fueron los maestros más geniales del discurso, o sea, del lenguaje, pero en contadas oportunidades sus propios recursos retóricos fueron utilizados en su contra. Tal es el caso del filósofo y abogado Protágoras, quién enseñaba Derecho con el fin de acrecentar sus ingresos personales.  En algún tiempo asistía a sus clases un tal Eulato, brillante alumno, de economía quebrada. El maestro accedió a impartir las lecciones gracias a un acuerdo de consentimiento mutuo: Eulato las pagaría cuando, ya recibido de abogado, ganara su primer pleito y cobrara los honorarios. Pues bien, Eulato se recibió, pero sus actividades profesionales se encarrilaron, según parece, a la enseñanza y no al ejercicio del Derecho, por lo que Protágoras alcanzó a indignarse pero no a hacerse del dinero. El maestro sofista  llevó a juicio a Eulato, con la esperanza de que aquel se defendiera a sí mismo y el ingenuo joven pareció caer en el ardid. Cuando el tribunal escuchaba aún el alegato del acusado, Protágoras se levantó de su lugar y pidió la palabra.

     -Esto es absurdo... -exclamó -, ...pues aquí no existe ninguna otra posibilidad de que Eulato termine pagando lo que me debe. Porque, si el tribunal cree que el juicio lo he ganado yo, entonces Eulato deberá pagar su deuda por haberlo perdido. Ahora bien, la otra posibilidad es que Eulato gane el pleito, pero en ese caso habrá ganado su primer juicio, es decir que cumplirá con la condición por la cual le he enseñado las lecciones y por tanto también tendrá que pagarme. Solicito, por tanto,  que se anule este juicio disparatado y se obligue  al acusado a pagarme.

     Los jueces, que encontraron en las palabras de Protágoras un sentido irrebatible, levantaron de inmediato la sesión y procedieron a conminar a Eulato para hacer efectivo el pago. Pero éste había resultado un alumno brillante: levantó su mano, pidió una oportunidad de defensa y de inmediato habló así:

     -Coincido con el maestro en que este juicio es realmente un absurdo, pero, por el contrario, creo que es él quién está equivocado. Veamos: si el juicio lo pierde él, entonces yo habré ganado, y entonces, ¿por qué debería pagarle? Y, por el otro lado, si Protágoras lo gana, tampoco tendría yo un motivo para pagar, puesto que todavía yo no habría ganado mi primer caso. Por estas razones pido al tribunal mi absolución.

     Las crónicas no dicen cómo terminó el conflicto, pero resulta sugestivo que la descripción de un mismo hecho, cargado de una aparente y clara singularidad, posea un segundo sentido tan claro e irrebatible como el anterior. Hace poco tiempo existía un noticiario televisivo argentino, cuya especial presentación era al menos curiosa: "Telediario: las dos caras de la verdad". Que la verdad puede tener dos caras es, de por sí, algo muy llamativo, sin duda.

Capýtulo siguiente - Chiste y cuento
Capýtulo anterior - Estructuras lingüísticas

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Técnicas de creación del humor



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Técnicas para hablar en público
No tengas miedo a hablar en público. Conoce con este curso todas las técnicas para... [17/04/09]
10.058  
2. La creación de un personaje literario
Para el éxito de una obra literaria, sea cual sea su extensión y sin importar el... [16/07/07]
4.491  
3. Técnicas de numerología
Aprende con este curso de numerología a conocerte a ti mismo a través de los... [21/07/10]
2.074  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail