12.212 cursos gratis
8.342.827 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 8:

 Redacción. Claridad a nivel lingüístico y formal: gramática, sintaxis, puntuación.

Problemas contra la claridad, según los contenidos:

·  Demasiada información en uno o varios párrafos.

·  Ausencia de un propósito que coordine los contenidos del texto.

·  Conceptos no definidos o inclusión desmedida de conceptos.

·  Estrategias inadecuadas o limitadas para el tratamiento del tema.

·  Desorden en el manejo de la información (jerarquía de las ideas).

·  Presentación enrevesada de ideas abstractas.

·  Pérdida de la secuencia lógica del discurso (coherencia).

La claridad, según el nivel lingüístico

Por nivel lingüístico entendemos los aspectos formales del escrito: el uso gramatical, léxico y sintáctico. La claridad como cualidad del texto busca que el lector lea y comprenda sin dificultad, sin que las palabras expresadas y las estructuras oracionales perturben la aprehensión del sentido. El lector debe percibir ideas perfectamente delimitadas, sencillas en sus construcciones formales y situadas en un orden lógico.

Los problemas más comunes por falta de claridad en un texto corresponden a una puntuación indebida, a la construcción laberíntica de oraciones subordinadas y a la inserción indiscriminada de incisos inútiles. Es frecuente, también, el error en el empleo de un vocabulario inexacto, vago, que desorienta al lector en su proceso de codificación, dejándolo libre para interpretaciones diversas o sumiéndolo en la más completa confusión.

Los anteriores problemas pueden afectar seriamente la comprensión, el ritmo, el estilo y el sentido lógico de las ideas. Si no hay una correcta puntuación, peligra el enlace de las ideas, su orden lógico; además, se crea ambigüedad, incoherencia y fatiga en el lector por no poder captar las ideas.

A continuación identifiquemos estos problemas de claridad en los textos que nos sirven de ejemplo:

 (1.1.) “La industria cultural crea el contenido de la diversión para perpetuarse. Hollywood, la industria cinematográfica, la industria editorial, la industria plástica y la industria gráfica con el control monopolítico de los medios de diversión, la industria cultural tiene el poder para controlar la estructura misma de la consciencia de los hombres que están frente a aquella”.

¿Ha tenido que leer este párrafo más de una vez para comprenderlo? ¿Qué ha sucedido? El error está en la puntuación y en el orden sintáctico. La primera oración (simple) se lee sin dificultad, y nos aporta el sujeto-tema del párrafo: la industria cultural. Después de esta oración, hay una sucesión de frases y una oración compuesta al final. Las frases suponen una aclaración o explicación con ejemplos, y guardan alguna relación con la oración compuesta; una relación que no puede delimitarse por una coma, como tampoco es admisible la posición inversa en que está la oración frente a los elementos subordinados a su área de significación (las frases). La oración compuesta incluye también el mismo sujeto-tema de la primera, y, a la vez, contiene un grado de subordinación frente a la primera.

Así, cambiando la posición sintáctica, la puntuación y modificando la presentación del sujeto de la oración compuesta, el párrafo corregido se aclara de este modo:

(1.2.) “La industria cultural crea el contenido de la diversión para perpetuarse. Industria que tiene el poder para controlar la estructura misma de la consciencia de los hombres que están frente a aquella: Hollywood, la industria cinematográfica, la industria editorial, la industria plástica y la industria gráfica con el control monopolítico de los medios de diversión”.

Ahora el párrafo reescrito se puede leer con más naturalidad y comprensión. El reordenamiento de las frases consecutivas y de la segunda oración, más los dos puntos, aclara la relación de enlace lógico entre estas unidades y con la primera oración; es decir, se matiza y da continuidad de ideas concernientes al sujeto tema (la industria cultural).

Lea a continuación otro párrafo afectado por la falta de claridad en su redacción:

(2.1.) “Pero lo que hemos olvidado los occidentales en este camino desenfrenado por la rentabilidad de la producción es que la obra de arte es un complejo de acontecimientos sensibles que tropiezan con su ser; que es el contexto de su representación y el hombre asimismo ha perdido su horizonte, que es lo que hace auténtica la obra”.

¿Hemos identificado oraciones claras y debidamente enlazadas? En torno a estas 59 palabras sólo existen dos signos de puntuación que no representan una clara división de las partes interiores del párrafo. Por tanto, el texto es confuso, difícil de leer (y de corregir), dislocado y sin conexiones lógicas entre las ideas.

Para la corrección es prioritario identificar unidades oracionales, incisos, subordinadas; luego, los conectores lógicos y la puntuación debida. Así, una versión corregida del texto quedaría de la siguiente manera:

(2.2.) “Pero lo que hemos olvidado los occidentales, en este camino desenfrenado por la rentabilidad de la producción, es el aprecio de la obra de arte como un complejo de acontecimientos sensibles que tropiezan con su ser. Este es el contexto de representación. Y el hombre, asimismo, ha perdido su horizonte y, en correspondencia, la pérdida de autenticidad de la obra”.

Analice los cambios. Lingüísticamente se ha ganado en claridad; se distinguen unas unidades de sentido y la puntuación nos permite una lectura más fluida y comprensible. Por otro lado, se ha requerido introducir conectores lógicos, eliminar palabras (reiteración del relativo ‘que’) o agregar otras, todo con el fin de precisar y orientar con mayor claridad sobre la relación entre oraciones.

Sin embargo, volviendo al nivel de contenidos, ¿el texto es perfectamente claro? La duda persistirá en muchos lectores. ¿Sabe usted lo que significa “un complejo de acontecimientos sensibles que tropiezan con su ser”? La expresión es ambigua, abstracta y enigmática. Lo anterior requiere de una traducción a través de estrategias de construcción textual (es decir, con ejemplos, definición, paráfrasis, etc.); además de volver a pensar la finalidad que ocupa este fragmento frente a las intenciones generales del texto. En conclusión, un escrito que exige –a pesar de las correcciones– una nueva revisión por parte del autor, tanto en su contenido (adecuación) como en lo formal.

Problemas contra la claridad, según los aspectos formales:

·  Puntuación incorrecta.

·  Extensos periodos sintácticos, con demasiados incisos o subordinadas (oraciones con más de 30 palabras).

·  Falta de exactitud en las palabras.

·  Ausencia de conectores que definan el orden lógico de las oraciones.

 

(Textos originales de Fabián Giraldo Bermúdez. Fragmento extraído del libro El guión de la escritura®. www.arteyescritura.org)

NOTA: Con este capítulo hemos llegado al final del curso.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Taller de redacción literaria. Comunicación y expresión en el lenguaje escrito


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El arte de conversar. Comunicación y expresión
La comunicación es esencial para el ser humano, ya sea de una forma u otra... [12/08/11]
190  
2. Poesía literaria
Poesía literaria, la expresión de lo bello, mediante la palabra, puede hacerse en... [19/03/09]
1.602  
3. Ceremonial escrito
Toda invitación debe contestarse inmediatamente, las invitaciones sociales se... [02/03/07]
2.442  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te interesa? ¡Te enviamos gratis las novedades de Literatura!