12.176 cursos gratis
8.741.385 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Superar el alcoholismo

Autor: Francisco . Palacio B.
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |830 alumnos|Fecha publicaciýn: 12/05/2010
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 8:

 Estrés oxidativoEn una

En una etapa temprana del estudio de los efectos biológicos de los radicales libres oxidativos se reconoció que tanto un aumento de los radicales libres como una disminución de las defensas antioxidantes llevaban igualmente a daño celular.

Posteriormente se desarrolló el concepto de estrés oxidativo como el “desbalance entre radicales libres oxidantes y contenido de antioxidantes”. Este concepto tuvo éxito instantáneo ya que la idea de estrés había sido incorporada a la forma de pensar a través de la fisiología y la sicología. Más recientemente, se ha refinado el concepto de la de condición de estrés oxidativo como un “aumento de las concentraciones intracelulares de radicales libres oxidantes”.

Los síntomas presentes son causados por la influencia combinada de factores biológicos y psicológicos. El cuadro clínico se caracteriza por la presencia de ansiedad, temor, escenas retrospectivas de acontecimientos traumáticos pasados, depresión, disminución de la capacidad de concentración e irritabilidad.

El mantenimiento del equilibrio del estado interno,* con una relativa estabilidad, se denomina homeostasis y es importante para la supervivencia. Este frágil equilibrio de las funciones bioquímicas y psicológicas del organismo se ve desafiado constantemente por la extensa gama de factores causantes de estrés. La respuesta del organismo ante el estrés es una red integrada de extraordinaria complejidad en la que intervienen el Sistema Nervioso Central (CNS), el sistema suprarrenal y los sistemas circulatorio y respiratorio.* 

Como respuesta al estrés, el organismo activa una serie de cambios fisiológicos y de conducta, que, en realidad, suponen un proceso de adaptación con el objetivo de mantener la homeostasis y de mejorar la capacidad de enfrentarse con el estrés. Así, cuando la homeostasis interna del organismo se encuentra en peligro, el hipotálamo inicia la secreción del factor de liberación adrenocorticotrópica (hormona CRF), que coordina la respuesta del organismo ante el estrés por medio de reacciones fisiológicas y de conducta complejas e interrelacionadas. La hormona CRF activa, a su vez, la hipófisis que libera la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), que inicia la secreción de hormonas glucocorticoides procedentes de las glándulas suprarrenales (cortisol). Dichas hormonas (eje HHA) juegan un papel clave en la respuesta del organismo frente al estrés y en su terminación. (Tsigos & Chrousos 1995, De Kloet et al. 1987, Oitzl et al. 1997). 

Podemos considerar al alcohol uno de los agentes causantes de estrés, al presentar una influencia significativa en la producción de cortisol, dando como resultado su hiperproducción y creando además perturbaciones en la producción de la hormona tiroidea.

También es considerable su influencia en cuanto a la producción de testosterona y de hormona del crecimiento, cuyos niveles en suero, en ambos casos, presentan un incremento en los alcohólicos.

Esa es la razón por la que no podemos ignorar el hecho de que las hormonas procedentes del eje hipotálamo –hipófisis - suprarrenal se activan igualmente tanto durante la exposición al estrés como durante el consumo de alcohol, pero también el sistema opioide es activado provocando un aumento de las ansias por consumir alcohol bajo la influencia directa de los receptores dopaminérgicos activos que liberan dopamina, lo que aumenta los efectos del alcohol, creando un círculo vicioso que finalmente conduce a alteraciones en el eje HHA (Charness 1989, Jenison et al. 1992). 

Estas hormonas afectan las funciones de los músculos lisos o involuntarios y del tracto gastrointestinal, la regulación del metabolismo de las grasas, los riñones y otras funciones del organismo, tales como la regulación de la temperatura, el apetito, la estimulación, el insomnio, la atención y el estado de ánimo.

La exposición cotidiana al estrés y el efecto directo del agente causante de estrés desencadenan, además, un mecanismo de defensa, cual es el aumento del consumo de alcohol a modo de auto medicación. Por ello, podemos decir que los acontecimientos traumáticos y el alcohol, como agentes causantes de estrés, juntos potencian de forma directa la afectación de los ejes neuroendocrinos, agravando de forma significativa la influencia terapéutica directa y el proceso de tratamiento. 

 

La adaptación física al estrés hace posible que el organismo redirija el aporte de oxígeno, es decir, las sustancias nutritivas, hacia el lugar del organismo que padece el estrés, precisamente en donde son más necesarias

En las mitocondrias, un 98% del oxígeno consumido es utilizado por la citocromo oxidasa, la enzima terminal para el funcionamiento de la cadena respiratoria y la generación del potencial electroquímico de la membrana mitocondrial que provee la fuerza directriz para la síntesis de ATP por la F1-ATP-asa mitocondrial.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Superar el alcoholismo



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. El alcoholismo social. Trastorno
En este curso tratamos el tema del alcoholismo socia l, visto hoy en día como un... [27/07/11]
67  
2. Síndrome del alcoholismo fetal. Embarazo
El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar daños físicos en el... [26/08/11]
7  
3. Autoayuda. Superar el estrés
Autoayuda . Superar el estrés , ¿quieres saber cómo reducir y superar el... [29/10/09]
1.292  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail