12.170 cursos gratis
8.781.725 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 2:

 La fuerza espiritual

Desde niños nuestros padres nos inculcan o enseñan lo mismo que sus padres les enseñaron a ellos nuestros abuelos y a estos nuestros tatarabuelos, etc., así de generación en generación vamos aprendiendo conocimientos para enfrentarnos a la vida, a la naturaleza, a las circunstancias que nos rodean, a ser valientes, a vivir sin miedos, con una confianza puesta en un Creador, en un Ser Omnipotente, Omnisciente, Eterno, Infinito, o sea, en Dios.

Sin embargo, ya creciditos nos vamos despojando de dichas creencias, pues vamos observando que la realidad es muy otra, hasta quedar totalmente incrédulos y sólo confiando en nuestros propios conocimientos, en nuestras propias fuerzas, aceptando o renegando de nuestra realidad existente en nuestro entorno.

Aunque esto sea una verdad a medias, ya que existen muchos seres humanos que se aferran a dicha creencia, a tal grado de confiar plenamente en Dios, entregándole toda su vida, todo su cuerpo, todos sus anhelos, para que se haga la voluntad de Dios y no la suya.

Tanto si cree o no en Dios, la fuerza espiritual le ha sido dotada desde su nacimiento, mediante el libre albedrío que Dios o la Madre Naturaleza le ha otorgado y de todos modos el ser humano vive o deja de existir, debido precisamente a la voluntad de Dios.

Concluyendo pues que la Madre Naturaleza y Dios es lo mismo, porque Dios es Todo y todo es Dios. Dicen los que creen con mucha fe en la existencia de ese Todopoderoso creador del cielo, de la tierra, del universo, del cosmos, etc.

Quienes no tienen esta fuerza espiritual se pasan la vida renegando de su existencia, de su pobreza, de su situación conflictiva con los que le rodean, para ellos la vida no vale nada, incluso muchos logran suicidarse, debido precisamente al libre albedrío que Dios les ha dado.

¿De dónde proviene entonces esa fuerza espiritual?

De practicar todos aquellos valores humanos positivos que se encuentran en el Camino del Bien. Obedeciendo los Mandamientos de la Ley de Dios. Quienes no obedecen estos mandamientos, se convierten en asaltantes, secuestradores, defraudadores, mentirosos, rateros, asesinos, infieles, deshonestos, etc., haciendo uso también de su libre albedrío, escogen el Camino del Mal.

Los 10 Mandamientos de la Ley de Dios:

Primero: Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Segundo: No tomarás el nombre de Dios en vano.

Tercero: Santificarás las fiestas.

Cuarto: Honrarás a tu padre y a tu madre.

Quinto: No matarás.

Sexto: No cometerás actos impuros.

Séptimo: No hurtarás.

Octavo: No dirás falsos testimonios ni mentirás.

Noveno: No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

Décimo: No codiciarás los bienes ajenos.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como ti mismo.

Dios existe:

Un hombre fue a una barbería a cortarse el pelo y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos, entabló una amena conversación con la persona que le atendía.

Hablaban de muchas cosas y tocaron varios temas. De pronto, hablaron de Dios. El barbero dijo:

Fíjese caballero, que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

Pero, ¿Por qué dice usted eso? 

Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, acaso si Dios existiera ¿habrían tantos enfermos, niños abandonados, sufrimiento? Yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería, observó en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo. Al parecer, hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado.

Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero:

¿Sabe una cosa? Los barberos no existen.

¿Cómo que no existen? Si aquí estoy yo y soy barbero.

¡No! Dijo el cliente. No existen, porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

Ah, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí.

¡Exacto! Dijo el cliente. Ese es el punto. Dios sí existe, lo que pasa es que las personas no van hacia Él y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

Y entonces ¿por qué las guerras donde existen tantos muertos entre los seres humanos?

Están haciendo uso de su libre albedrío, sin embargo, muchos grupos o naciones, tratan de imponer su criterio, sus costumbres, sus creencias, sobre los demás, estos se defienden con todo lo que tienen, pues no permiten ser pisoteados, humillados, estafados, defienen sus propiedades, sus tierras, sus formas de vida. Dios nada tiene qué ver en estas matanzas entre la Humanidad.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Espiritualidad. Conocimiento espiritual



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Espiritualidad. Discernimiento espiritual
Espiritualidad . El discernimiento espiritual es el arte por el cual se reconoce... [03/12/10]
640  
2. Espiritualidad. La ceguera espiritual
La ceguera espiritual , la pérdida de la espiritualidad , es el aspecto de la... [12/10/10]
586  
3. La intercesión espiritual
Oración es la comunicación con Dios . Toma formas diferentes, pero básicamente... [29/10/10]
1.329  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail