12.174 cursos gratis
8.742.508 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sobre la confianza

Autor: Herder Editorial
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |58 alumnos|Fecha publicaciýn: 19/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 7:

 Traición. Confianza (2/2)

Por otra parte, con su multiplicar confianzas y, sobre todo, signos bien visibles de confianza, T procura que las expectativas positivas de P respecto de su modo de actuar no se debiliten, ni siquiera que permanezcan constantes. Progresivamente, T las estimula con el propósito de agudizar la ceguera de P respecto de sus experiencias con T. Así, T ahonda la dependencia de P, su vulnerabilidad, alimentando en P expectativas equivocadas: condición 3.

No obstante, se han atendido casi exclusivamente traiciones públicas y privadas que se podrían calificar como «activas». En estos casos, T, quien o quienes traicionan, tienen la intención de traicionar o, al menos, no desconocen o no debieran desconocer que como un efecto, querido o no de sus prácticas, es inevitable describir algunos de sus resultados como una traición. Por eso, en las situaciones ya aludidas, T sabe, o debiera saber, que el uso público de la palabra «traición» se aplica a su conducta. (Sin duda, en no pocas ocasiones, T se sentirá más o menos arrinconado a ofrecer racionalizaciones varias para pseudojustificar incluso lo injustificable.)
Sin embargo, junto a estas traiciones que se han calificado de «activas» y, por eso, notoriamente detectables, no olvidemos cierto persistente cuasi traicionar cotidiano o «traiciones difusas» o «traiciones pasivas»: el amigo que, pese a sus declaraciones, ya no se preocupa para nada en el bien del amigo, la vecina que comienza a difundir secretos que se le han confesado contando con su entera discreción, el jefe que vagamente elogiaba por un lado y, por otro, ahora escribe informes que poco tienen que ver con esos elogios, los colegas que sabotean el proyecto que habíamos construido juntos... Con frecuencia se trata de pequeños pero punzantes enredos, cuando no venenos, que suelen dar un sabor amarguísimo a la vida de quienes «pasivamente » sienten la «traición». En este caso, las comillas quieren indicar que, respecto de estas «traiciones», continuar usando la palabra «traición» acaso les parezca a muchos un exceso, y hasta un derroche de patetismo. No lo es. ¿Por qué?

Por las consecuencias: en no pocas circunstancias esas «traiciones pasivas» condenan a varias actitudes características –por ejemplo, una desolación y furia por parte de la traicionada o traicionado–, que son muy similares a las que provocan las traiciones activas, públicas o privadas. Peor aún, no pocas veces las «traiciones pasivas» infunden por doquier no sólo descreimiento generalizado, sino un desalentador hartazgo para emprender nuevas empresas, y hasta nos pasman, nos paralizan.

No obstante, en la mayoría de estos casos no hay por qué creer que el traidor prepara el engaño desde el inicio de su relación de confianza con el traicionado. Lo común es que estas relaciones se inicien de manera no perversa y la ruptura de la confianza se produzca por algún motivo que no estaba presente en los inicios de la relación. De esta manera, en las «traiciones pasivas» a menudo

1. T no escenifica confianza con la intención de acentuar la dependencia de P, sino que la confianza entre P y T ha sido genuina pero poco a poco –tal vez sin darse cuenta– T ha dejado de valorar la confianza que alguna vez existió entre T y P.
2. A menudo en parte irreflexivamente, día a día T va abusando cada vez más de esa todavía supuesta confianza.
3. T hace o cree hacer imposible las respuestas críticas de P meramente desconociendo que su conducta pueda calificarse como deslealtad «artera», «pérfida»: como traición.

Por supuesto, raramente hay límites precisos entre las traiciones activas, públicas y privadas, y las «traiciones pasivas». Además, con frecuencia las diversas traiciones se ramifican de tantas maneras, y a veces poseen tantos ecos, que hacen dudar ante qué clase de traición se está. Este apresurado inventario de ejemplos característicos de confianzas interpersonales –confianzas entre conocidos, confianza terapéutica entre conocidos o confianza militante, confianzas en desconocidos– y también desviaciones –confianzas instrumentales como autodefensas–, además de contraejemplos característicos –manipulaciones, engaños, traiciones–, parece dar ya cierto respaldo a una primera conjetura: en las confianzas interpersonales, la condición 1 opera de modo constituyente, conforma lo distintivo de la confianza interpersonal. No obstante, el operar de 1 se restringe con el operar de la condición 2 para que la confianza no degenere en una actitud de obstinación. La oscilación entre 1 y 2 se enmarca con la condición 3, que opera como reafirmador de la condición 1. Por supuesto, de un caso a otro habrá reacomodos en el valor que se le da a cada una de estas condiciones: las confianzas interpersonales son contextuales.

Tal vez habría que indicar mejor que entre las condiciones 1 y 2 se establece cierto limitarse recíproco: un juego entre el abandonarse, abrirse, por un lado, y, por otro, discernir, y su consecuencia, los procesos de interacción –de información, de corrección normativa– con sus diversos contextos. Precisamente, éste es el horizonte para el conocimiento y la acción que introduce el principio de confianza en cuanto presunción. Para acercársele no hay más que tomar en cuenta una inquietud que se produce en la formulación misma de este principio entre una gran cantidad de usos de la palabra «confianza», que de inmediato sugieren alguna forma de dependencia, y una no menor cantidad de usos de la palabra «presunción» que con no menos inmediatez sugieren discernimiento. Sin embargo, ¿de qué modo intervienen, si es que lo hacen, las condiciones 1, 2 y 3 en tipos no interpersonales o no directamente interpersonales de confianza?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Sobre la confianza



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo ganar confianza en sí mismo. Motivación personal
En este curso de motivación personal estaremos hablando sobre la importancia que... [19/12/11]
11  
2. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  
3. Ingeniería del amor (II) : el amor es delicado
Expresión del amor sexual delicado. Presentamos la segunda entrega del curso de... [07/03/03]
19.475  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail