12.170 cursos gratis
8.784.118 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sobre la confianza

Autor: Herder Editorial
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |58 alumnos|Fecha publicaciýn: 19/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 15:

 Confiar en si mismo (1/2)

4. La confianza en sí mismo

Como sucede con los demás tipos de confiar, aunque tal vez de modo más prominente en éste, los ejemplos característicos de confianza en sí se hacen más visibles cuando ésta falta: en la duda o, con más fuerza aún, en las confrontaciones que despliegan una creciente hostilidad. Supongamos que se desafía a P o, peor aún, se la manipula como en la traición. Si, pese a ello, por ejemplo, P logra formular preguntas críticas, al responderse a sus preguntas de comprensión, de verdad, de valor, P descubrirá cuánto o cuán poco confía en sí misma. Si confía genuinamente, tal vez P pueda rechazar deseos de autodenigrarse y sentimientos de amargura y humillación. (Con lucidez e imaginación, cada primera persona es capaz de llevar a cabo esa hazaña: evitar sucumbir a la tentación de volverse su peor enemiga.)

Sin embargo, incluso si olvidamos momentos de crisis, y nos atenemos al día a día, no es difícil reconstruir este tipo de confiar como modos de la confianza general que, a cada paso, sostiene y respalda. No se olvide: aún la más deprimida de las personas suele disponer de confianza para levantarse de la cama, asearse, pronunciar algunas palabras. Pero los animales humanos no sólo confían en que pueden tener algún control sobre sus deseos y emociones, también sobre sus acciones (aunque en la desolación se engañan repitiéndose que carecen de tales poderes).

Quizá en este momento se quiera ya dudar o, más bien, formular una objeción: en ese abrirse a, apoyarse en los propios deseos, las propias creencias, las propias emociones, los propios intereses, las propias palabras, ¿no se corren riesgos desde el punto de vista normativo más o menos equivalentes al entregarse a los deseos, las creencias, las emociones, los intereses de los demás? Teniendo como horizonte esta duda, intentaré ajustar el concepto de la confianza en sí mismo a las condiciones de aplicación de la confianza.

De esta manera, si P confía en sí,

1. P se entrega a sus deseos, creencias, emociones, intereses, o condición de dependencia respecto de los propios estados mentales.
2. P considera que tiene capacidad de distinguir cuándo esos deseos, creencias, emociones, son razones y cuándo son meras racionalizaciones para encubrir deseos, creencias, emociones que no quiere confesar, o condición de discernimiento respecto de sí.
3. P considera que las propias deliberaciones y decisiones son capaces de motivarla para hacer lo que quiere hacer, o condición de las expectativas positivas.

De seguro se objetará la condición 1. Se aducirá que abandonarse a los otros, en alguna medida, depender de los deseos, las creencias, las emociones de los otros, tiene poco o nada que ver con depender de los propios deseos, creencias, emociones. (¿Acaso entregarse a los otros no conforma, precisamente, la acción más opuesta a entregarse a sí mismo?) Porque yo sé quién soy y dispongo de autocontrol. En cambio, sólo conozco aspectos de los demás, o supongo o imagino que los conozco. Además, con certeza no sé qué desean, creen, sienten los demás. (¡Tantas veces he comprobado que sus gestos y palabras sólo procuraban engañar, y hasta meticulosamente traicionarme!) Mucho menos controlo sus deseos, creencias, emociones. En esta objeción se mezclan unas pocas verdades con muchas falsedades.

Por un lado, es verdad que la confianza en sí va, por decirlo así, en la dirección contraria a los otros tipos de confianza. Por eso, no pocas veces se considera que, en tal tipo de confiar, la condición 2 se convierte en la única condición constituyente. Pero es un error, pues tengamos presente, por otro lado, que ninguna persona es, para sí, transparente. Además, cualquier persona sólo controla sus deseos, creencias, emociones, acciones en cierto grado. Por ejemplo, a menudo, asumiendo alguna actitud de obstinación, las personas razonan, o creen que razonan, cuando sólo se abrazan de vértigos argumentales para racionalizar algunos de sus más escondidos deseos. Así, pereza intelectual mediante, no pocas veces es penoso el enceguecerse de una persona respecto de sí misma. Entre otras faltas de discernimiento, la primera persona con frecuencia olvida que la falibilidad de los animales humanos no atañe únicamente a los otros: que también en relación con el confiar en sí mismo hay que aplicar el principio de confianza en cuanto presunción. No es fácil admitir el propio error, mientras no se padecen algunas consecuencias suyas y, aun cuando llega el momento de padecerlas, no es fácil admitir el propio error.)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Sobre la confianza



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo ganar confianza en sí mismo. Motivación personal
En este curso de motivación personal estaremos hablando sobre la importancia que... [19/12/11]
11  
2. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  
3. Ingeniería del amor (II) : el amor es delicado
Expresión del amor sexual delicado. Presentamos la segunda entrega del curso de... [07/03/03]
19.475  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail