12.176 cursos gratis
8.740.927 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sobre la confianza

Autor: Herder Editorial
Curso:
10/10 (1 opinión) |58 alumnos|Fecha publicación: 19/07/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 12:

 La confianza en la comunicación (3/3)

Así, parece que inevitablemente, al comunicar (afirmar, negar, preguntar, ordenar, desear), se tiene que expresar algo de valor para alguien: para quien habla, para quien escucha, para una tercera persona... De ahí que pocas veces –si es que alguna vez ocurre– se abriguen sospechas extravagantes como que la gente, al usar las palabras, las agrupa de acuerdo con su sonido, de modo análogo a como alguien, para no aburrirse en la playa, podría agrupar piedras según su color. Por el contrario, pese a que muchas conversaciones confunden (confunde por qué una periodista de la televisión afirma lo que afirma, o por qué mi vecino preguntó lo que preguntó al entrar en su casa, o por qué ese científico interrumpió su conferencia en ese momento preciso...), habitualmente se confía en que la gente quiere afirmar, o preguntar, o desear u ordenar algo que considera, en algún sentido –personal, social–, con algún tipo de valor. Por supuesto, no se quiere defender que todo lo que se dice efectivamente tiene valor, sólo que presume tener algún valor.

Incluso tal vez se pueda ir más lejos y defender que la confianza comunicativa que se articula en las presunciones de comprensión, verdad y valor no es contingente, sino necesaria.7 Porque tal vez ni siquiera sea posible imaginar esas instituciones anómalas, las lenguas –el inglés, el chino, el español...–, regidas por presunciones comunicativas contradictorias o presunciones de incomunicación y, así, con presunciones de incomprensión, de falsedad y engaño, de disvalor. (Esas presunciones de incomunicación articularían una actitud de desconfianza general en el lenguaje.)

Regreso a las condiciones de la confianza. El abandonarse al terreno común de esa institución anómala, el lenguaje –que implica, ante todo, confianza en la lengua materna, en la lengua en la que se es hablante nativo, pero no sólo, pues luego se extiende a la confianza en cualquier otra lengua en la que se tenga competencia– se conforma con una actitud de aceptada dependencia en los usos habituales de las palabras: condición 1. Más todavía, ese abandonarse se respalda en expectativas positivas de que las presunciones comunicativas, con una frecuencia muy alta, en efecto se satisfacen: condición 3.

No obstante, a menudo se comprueba que tales presunciones no se satisfacen: no se entiende cómo alguien usa las palabras, o se sospecha que afirma falsedades e intenta engañarnos, y en no pocas ocasiones se juzga que su charla carece del menor valor, que divaga sin ton ni son. Por eso, ya desde muy temprano, hablantes y oyentes procuran regular la institución del lenguaje cultivando cierta sensibilidad para evaluar cuándo las presunciones comunicativas no se satisfacen: condición 2. (El hecho de que a veces se produzca tanta indignación cuando no se cumplen estas presunciones comunicativas puede considerarse una prueba más de su existencia.) Así, en momentos como éstos se multiplican las preguntas críticas. Pero ¿acaso se puede ofrecer alguna articulación más o menos general de tales preguntas?
_________________________________________________________________________

7. Cuando, en o. cit., Grice se pregunta por qué los hablantes proceden de la manera en que prescriben estas máximas, su primera respuesta es ésta: «Es un hecho empírico bien reconocido que las personas sí se comportan así» (pág. 29). Sin embargo, de inmediato puntualiza: «Me gustaría poder pensar que el tipo estándar de práctica conversacional no es simplemente algo que todos o la mayoría de hecho siguen, sino algo que es razonable que sigamos, que no deberíamos abandonar» (pág. 29). Habermas es más rotundo: las pretensiones de validez –inteligibilidad, sinceridad, verdad y corrección normativa– son necesarias. Así, tales presunciones operan como presuposiciones universales del uso comunicativo de cualquier lenguaje. Son pretensiones que, según Habermas, valen «cuasitrascendentalmente». Reitero que tales pretensiones de validez, o algo parecido a algunas de ellas, se dejan reconstruir también con las propuestas presunciones de comprensión, verdad y valor. Sin embargo, aceptar que en el lenguaje operan estas pretensiones –o máximas conversacionales o presunciones...– no implica defender una teoría consensual de la verdad ni el constructo «situación ideal de habla» que Habermas elabora partiendo de ellas, y mucho menos su ética discursiva. Por ejemplo, en su «Teorías de la verdad», Habermas defiende que «la verdad de una proposición significa la promesa de alcanzar un consenso racional sobre lo dicho» (op. cit., pág. 137). Sospecho que la teoría antirrealista de la verdad que parece implicar el «significa» – ¿como las demás teorías antirrealistas de la verdad?– o es viciosamente circular o falsa. A su vez, Habermas construye con la satisfacción de tales pretensiones de validez –y otros recursos como ciertas «simetrías del habla»– el constructo «situación ideal de habla». Para comenzar una discusión sobre la invalidez de tal constructo, podría indicarse que quizá no es el consenso en una situación ideal de habla el criterio general por el cual se juzga la bondad de los diversos argumentos, sino que es más bien la bondad más o menos particular de esos diversos argumentos juzgada por patrones específicos y con diversos grados de generalidad (deducción, inducción, probabilidad... ) la que permite juzgar acerca de la racionalidad de un consenso. Para proseguir discutiendo en esa dirección, cfr., por ejemplo, mi trabajo «Assertions, Truth and Argumentation», en Edwin Hahn Lewis (comp.), Perspectives on Habermas, Chicago y La Salle, 2000, págs. 51-70.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Sobre la confianza



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo ganar confianza en sí mismo. Motivación personal
En este curso de motivación personal estaremos hablando sobre la importancia que... [19/12/11]
11  
2. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  
3. Ingeniería del amor (II) : el amor es delicado
Expresión del amor sexual delicado. Presentamos la segunda entrega del curso de... [07/03/03]
19.475  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail