12.170 cursos gratis
8.784.262 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sobre la confianza

Autor: Herder Editorial
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |58 alumnos|Fecha publicaciýn: 19/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 10:

 La confianza en la comunicación (1/3)

3. Sobre la confianza comunicativa

Espontáneamente, los animales humanos se abandonan, se apoyan sin más en el terreno común del lenguaje 4 (o, si se prefiere, en las lenguas con las que saben operar). Pero ¿en qué consiste este abandonarse, apoyarse? Sospecho que es útil atender cada lengua como si fuese una institución o, más bien, como si fuese una institución anómala. Así, puede tratarse la confianza comunicativa como una confianza institucional anómala. «Institución anómala»: tal institución parece ser la condición de posibilidad de las otras instituciones. (La expresión «atender al lenguaje como si» indica que, para discutir la confianza en la comunicación verbal, comenzando por la confianza general, no es importante decidir hasta dónde el lenguaje es una institución como las otras, como los juzgados, los bancos o los hospitales. Para examinar la confianza comunicativa, basta que sea útil tratar el lenguaje como si fuese una institución.)

Ese abandonarse al terreno común, a la institución pública del lenguaje, vuelve a presentar la condición 1 como constituyente de la confianza. Por otra parte, en circunstancias habituales, los hablantes y oyentes tienen expectativas positivas de que ese apoyarse posibilita una participación efectiva en las más diversas conversaciones: condición 3. Sin embargo, ¿cómo se caracteriza este tipo de confianzas?

Una manera de elaborarlo es retomar explícitamente el principio de confianza en cuanto presunción y reconstruir presunciones más o menos implícitas, más o menos explícitas, de quienes participan de esta institución. Más todavía, quizá la confianza de los animales humanos en sus lenguas constituya el ejemplo más característico del operar de tal principio. Al respecto, recuérdese que cuando se hizo referencia a la confianza en desconocidos –en relativamente desconocidos– se indicó que frente a sus palabras se levantan ciertas presunciones comunicativas. ¿Qué es eso?

Cada hablante confía en sus capacidades de proferir un número indefinido de enunciados. ¿Cómo analizar con más detalle esa presunción o conjunto de presunciones? Por lo pronto, en las más diversas conversaciones sin mayores miramientos los oyentes se abandonan a la comprensión de los contenidos que se comunican (se afirman, se niegan, se preguntan, se ordenan, se desean...). Así, cada primera persona no sólo confía en que es capaz de proferir un número indefinido de enunciados, sino también en que es capaz de comprender un número indefinido de enunciados: que la segunda persona –del singular o del plural– usa las palabras de modo lo suficientemente similar a como la primera las usa y, por eso, se puede enterar de lo que se afirma, niega, pregunta, ordena, desea. (Para defender esta confianza comunicativa, se suelen aducir diversas prácticas en las que la gente se comunica más o menos exitosamente.) De esta manera, a partir de estas observaciones me arriesgo a establecer ya correlaciones ambiciosas (¿simplificaciones ambiciosas?) respecto a las presunciones que se levantan al confiar en el lenguaje.5 Por lo pronto, quien escucha o lee un enunciado, como actitud básica, parte de 1) la confianza de que, en general, hablantes y oyentes aprehenden el contenido (sentido, significado) de las palabras, o presunción de comprensión. No obstante, al abandonarse al terreno común que instaura esta institución, la gente no sólo tiene la presunción de que comprende. El terreno común del lenguaje parece incluir una presunción más discutible, pero que tal vez tiene que incluirse junto la presunción de comprensión, y fuertemente interrelacionada con ella, 2) la confianza de que, en general, con los usos de las palabras la gente efectivamente se refiere a aquello a lo que declara hacer referencia, o presunción de verdad.
_________________________________________________________________________

4. Cfr. Robert Stalnaker, «Common Ground», en Linguistic and Philosophy 25 (2002), págs. 701-702.

5. Paul Grice, en «Logic and Conversation» (recogido en sus Studiesin the Way of Words, Cambridge, Harvard University Press, 1989), propone que, si una comunicación es «un caso o variedad especial de conducta intencional, de hecho racional» (pág. 28), se espera que quienes participen en ella observen el siguiente principio cooperativo: «Haz que tu intervención conversacional sea como lo exige, en la escena en la que ocurre, el propósito o la dirección aceptados del intercambio verbal en el que participas» (pág. 26). Grice retoma las cuatro categorías tradicionales –cantidad, calidad, relación y modo– y subsume una serie de máximas cuyo seguimiento especifica el alcance del principio cooperativo. No es difícil reagrupar estas máximas a partir de las presunciones que se han propuesto como articuladoras de la confianza básica en las palabras con que participamos en la comunicación. A la presunción de comprensión le corresponde la categoría de cantidad que regula la información con que cada hablante debe participar en una comunicación y que se rescata con la máxima «Haz que tu intervención sea tan informativa como se requiere (para los propósitos que en ese momento guían el intercambio)» (pág. 26). Pero también esta presunción se vincula con aquellas máximas que caen bajo la categoría de modo y que se dejan subsumir bajo la supermáxima «Sé perspicuo» (pág. 27). Por supuesto, a la categoría de cualidad le corresponden la presunción de verdad y la supermáxima «Trata de hacer que tu intervención sea verdadera» (pág. 27). Previsiblemente, la presunción de valor es la más compleja, y cae bajo la categoría de relación y una abarcadora máxima: «Que lo que digas sea pertinente». Grice agrega: «Aunque la máxima misma sea lacónica, su formulación esconde varios problemas que me preocupan mucho: cuestiones relacionadas con qué clases distintas de intercambio verbal, cómo dar cabida al hecho de que los temas de conversación se cambien legítimamente, etcétera» (pág. 27). Por otro lado, a partir de una perspectiva teórica diferente, y con otros intereses, tampoco Jürgen Habermas ha dejado de elaborar a lo largo de su obra –desde su temprana «Teorías de la verdad» («Wahrheitstheorien», en H. Fahrenbach (comp.), Wirklichkeit und Reflexion, Pfallingen, Neske, 1973, págs. 211- 264), hasta su Teoría de la acción comunicativa, Madrid, Taurus, 1984 y 1987, y después– un concepto de pretensión de validez que puede interpretarse como otra manera de reconstruir la confianza en las palabras y las presunciones que expresan esa confianza. En sus diferentes publicaciones, Habermas ha defendido una pragmática formal según la cual los hablantes y los oyentes coordinan sus acciones comunicativas a partir de algunas obligaciones que el oyente atribuye al hablante. Según Habermas, cualquier hablante pretende, tiene que pretender para que la comunicación pueda llevarse a cabo, que se cumplen ciertas condiciones. Esas condiciones formales, las pretensiones de validez, son inteligibilidad, sinceridad, verdad y corrección normativa.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Sobre la confianza



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo ganar confianza en sí mismo. Motivación personal
En este curso de motivación personal estaremos hablando sobre la importancia que... [19/12/11]
11  
2. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  
3. Ingeniería del amor (II) : el amor es delicado
Expresión del amor sexual delicado. Presentamos la segunda entrega del curso de... [07/03/03]
19.475  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail