12.174 cursos gratis
8.742.831 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Sobre la confianza

Autor: Herder Editorial
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |58 alumnos|Fecha publicaciýn: 19/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 Condiciones. Confianza (2/2)

Quien confía en otro no puede dejar de correr estos y muchos otros riesgos, porque atribuir razonabilidad, conocimientos, competencias, honestidad, no implica que la persona satisfaga esas atribuciones, ni que para satisfacerlas se comprometa a llevar a cabo un repertorio de acciones definido de antemano. Más bien, la persona que confía espera, de aquel en quien confía, que actúe como corresponde a la situación: como es correcto. Expresiones como «actúe como corresponde» o «como es correcto» son vagas. Además, de seguro son imposibles de ser precisadas sin perder su utilidad, pues sólo significan «como en cada caso espera quien confía». De ahí que, teniendo en cuenta esta vaguedad, una y otra vez regrese el afán de garantías.
Al autoentendernos cuando confiamos enfrentamos, pues, las tensiones que surgen entre la comprobación de vulnerabilidad y su inherente dependencia, y la evaluación de ciertos grados de razonabilidad, conocimiento, competencia, honestidad. A esas tensiones las enmarcamos y, si es posible, las aliviamos con la condición 3, o condición de las expectativas positivas. Así, al confiar, P en alguna medida se encomienda a Q. Sin embargo, P busca justificar su voluntario exponerse y hasta abandonarse a Q postulando su razonabilidad y anticipando que Q la aprecia o, al menos, no tiene nada en su contra, y sabe el valor que P le otorga a aquello que pone a su cuidado. En este caso, además, quizá P anticipe que Q, a su vez, conoce tales anticipaciones, y sabe que su contar con P en el futuro en alguna medida depende del cumplimiento de esas anticipaciones. Por consiguiente, la condición 3 puede reconstruirse como una prolongación que respalda la condición 1: una persona se abandona, se expone a otra porque tiene expectativas positivas respecto de esa persona. De lo contrario, ese abandonarse se reduciría a tomar riesgos a partir de un cálculo, o a una forma de la temeridad.

En ocasiones, ese reafirmador de la condición 1, la condición 3, se encuentra cercano a las predicciones. Otras veces parecen predominar los anhelos que, de algún modo, intentan influir en aquel en quien se confía. Un anhelo es un deseo vehemente de lograr algo: de que cierto estado de cosas sea. Pero deseos y emociones no sólo forman parte de la confianza singular entre una o varias personas, sino que son parte de cualquier confianza, o casi. Cuando una persona confía, al exponerse tiene anticipaciones, a veces impregnadas de grandes afectos, que con muchas, pocas o sin razones buscan comprometer. O, si se prefiere, también se puede indicar que en la condición 3 se encuentran, en diferentes grados, aspectos de predicción y de anhelo. 2

En consecuencia, la condición 3 recoge las confianzas no sólo en contra de Descartes, como actitudes opuestas a la desconfianza, sino también en contra de Hobbes, como opuestas al miedo. ¿Cómo es esto? En el miedo se espera que algo vaya a suceder y se quiere o, más bien, se anhela que no suceda. Por el contrario, en la confianza se espera que algo vaya a suceder y se quiere, se anhela que suceda.
Por lo demás, en muchos subtipos de confianza interpersonal, esa apuesta que se formula con la condición 3 procura esbozar un compromiso de reciprocidad con la persona en la que se confía. Por eso, no pocas veces las expectativas positivas que se tienen son anticipaciones que buscan comprometer. Regresemos a P y Q. En mucha confianza singular, la persona que confía, P, anhela, por un lado, que la persona en quien confía, Q, anticipe que P cree que Q no le quiere hacer daño y aprecia los bienes confiados y, por otro, que esos anhelos moverán a Q a actuar de la manera esperada. Por eso, si los anhelos que acompañan la confianza de P se frustran por torpeza (Q se puso a pintar de dorado los muebles), por negligencia (Q no regó las plantas y se secaron) o por una decisión de Q de hacer mal (Q hurgó en el diario íntimo de P y comenzó a divulgar sus secretos o dejó varios días la ventana abierta para que se escapara el gato y, de paso, hizo posible que entrara un ladrón), de seguro P se sentirá traicionada y, tal vez, se enfríe o acabe su amistad con Q. ¿Se aplican estas relaciones entre las condiciones 1, 2 y 3 de la confianza singular entre conocidos al menos a otras confianzas interpersonales?
_________________________________________________________________________

2. La distinción entre predicciones y anhelos puede reconstruirse como una variación de la distinción de Martin Hollis entre predicción y afectividad. Cfr. M. Hollis, Trust Within Reason, Cambridge, Cambridge University Press,1998.

Capýtulo siguiente - Terapia. Confianza
Capýtulo anterior - Condiciones. Confianza (1/2)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Sobre la confianza



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo ganar confianza en sí mismo. Motivación personal
En este curso de motivación personal estaremos hablando sobre la importancia que... [19/12/11]
11  
2. Ingeniería del amor (I): el amor es fiel
El amor , tanto en el noviazgo como en el matrimonio , no es cosa fácil y... [01/10/02]
29.749  
3. Ingeniería del amor (II) : el amor es delicado
Expresión del amor sexual delicado. Presentamos la segunda entrega del curso de... [07/03/03]
19.475  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail