12.176 cursos gratis
8.742.341 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 2:

 Crecer como padres y jefes. Aprende a cambiar (1/2)

Con la actitud adecuada es más fácil cambiar o aprender

«Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.»

Mahatma Gandhi

Aunque llevemos años actuando de una determinada manera como padres o como jefes, es bueno analizar si lo hacemos de forma armónica, si nuestra manera de actuar coincide con nuestro carácter y si nos sentimos serenos y satisfechos.

El ser humano se suele replantear las cosas en los momentos de crisis. Es habitual, por ejemplo, la crisis de los cuarenta, porque uno ha llegado, aproximadamente, a la mitad de su vida. Entonces hace balance y se plantea si quiere seguir viviendo de la misma forma la otra mi­tad. Para mí, por ejemplo, ha sido fulminante: dejé el trabajo por cuenta ajena, me dediqué a la consultoría, a escribir y me separé. Otros momentos de crisis los suelen producir cambios en el trabajo, una enfermedad, un problema serio con un hijo, un divorcio...

Es lógico y saludable replantearse las cosas en esos momentos, pero es muy interesante analizarlas también en momentos de calma, pensar en lo que somos y en cómo hacemos las cosas para poder anticiparnos a las posibles crisis.

El problema es que cuando reflexionamos sobre nuestra actitud frente a algo, tendemos a pensar que es buena o mala, que tenemos cualidades y defectos, pero lo que consideramos un defecto, es simplemente una cualidad en menor grado. El frío es sólo un nivel menor de calor. Lo que parecen defectos suelen ser manifestaciones de una cualidad.

Si, por ejemplo, estamos desmotivados en el trabajo y no rendimos como esperamos, en vez de pensar que somos vagos y recriminarnos a nosotros mismos nuestra conducta o sentirnos culpables, deberíamos analizar por qué nos comportamos así. Quizá nuestra actitud es más sabia de lo que creemos y a lo mejor nos está mostrando que ese trabajo no es el indicado o que nos está apartando de lo que de verdad queremos hacer, y esto nos ayuda a darnos cuenta de que necesitamos una actividad que vaya en consonancia con nuestro yo más auténtico.

Por eso, en vez de enfocarnos en nuestros supuestos «defectos», deberíamos tratar de reforzar nuestras cualidades. Si queremos expulsar la oscuridad de una habitación, no podemos echarla a empujones, simplemente tendremos que abrir la ventana para que entre luz.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Ser buen padre y mejor jefe. Trabajo y familia



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Buen jefe, buen líder y buenos resultados
¿Cómo ser un buen jefe? El buen líder debe atender no solo los problemas... [31/10/11]
8  
2. Trabajo infantil y familia
El trabajo infantil es un método muy utilizado a ciertos países. Muchas veces se... [03/07/06]
44.473  
3. ¿Qué clase de padre eres? Relación familiar
Curso de paternidad. Nuestros hijos nos califican sobre qué clase de papás somos,... [30/11/11]
14  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail