12.169 cursos gratis
8.789.270 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Saulo de Tarso

Autor: Agustín Fabra
Curso:
9,75/10 (4 opiniones) |1366 alumnos|Fecha publicación: 29/06/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 13:

 Pablo de Tarso. Anexo 1

Mapa de la zona:

División geográfica de las áreas visitadas por Pablo, con indicación de los países a las que corresponden, con sus nombres actuales.

         mapa

 

LOS  NAZOREOS

Escritor: Moshé ben Shaúl (Líder Espiritual de Adat Tikvat Yisrael)

El propósito de este estudio es conocer la historia de los judíos creyentes en Yeshúa (Jesús), aproximadamente del 35 dC al 150 dC. Sus creencias y prácticas, sus relaciones con otros judíos y con las congregaciones gentiles de tiempos posteriores.

Sabemos por los historiadores, por las profecías de Daniel, por los Tárgumes (interpretaciones arameas de la TaNaK, siglas que en hebreo significan: Toráh (Ley), Nevi’im (Profetas) y Ketubím (Escrituras)), etc., que muchos de los judíos de la época de Yeshúa esperaban la llegada del Mesías. Existían varias sectas del judaísmo (fariseos, saduceos, esenios, zelotes, etc.) y todos estos grupos tenían subgrupos (probablemente un total de 24 a 40 según historiadores). Cada grupo tenía sus propias doctrinas distintas y el judaísmo era mucho más diverso que en los siglos subsiguientes. Tenían ideas diferentes tocante a cómo obedecer la Toráh, tocante a la inspiración del resto de las Escrituras y libros que ya no están en la TaNaK , tocante al calendario, el Mesías, la resurrección, etc. Con frecuencia se perseguían unos a otros, mientras que a veces se unían contra un enemigo exterior común. Todos ellos, no obstante, se reconocían unos a otros como parte legítima del judaísmo, y no como religiones diferentes. Los judíos que creían que Yeshúa era el Mesías eran una de estas sectas, aceptados totalmente como parte del judaísmo: los nazoreos.

Su nombre más antiguo pudo haber sido “discípulos del Camino” (Hechos 19:9, y 24:14). Esto es lo que Shaúl (Pablo) les llama, siendo él el supuesto jefe de esa secta (Hechos 24:5). Eventualmente llegaron a ser más comúnmente conocidos como los Nazoreos (Hechos 24:5). La palabra hebrea por nazoreo es Notzrím. Esta palabra no tiene la misma raíz que Nazareno o de alguien de Nazaret. Muchos eruditos piensan que viene de la palabra netzer que significa vara. Muchas de las profecías tocantes al Mesías (por ejemplo Isaías 11:1) usan a la palabra netzer o vara como referirse al Mesías. Era posible que muchos de los creyentes en Yeshúa citaban estos versos y llegaron a ser conocidos como “gente de la vara” y eventualmente Notzrím. La palabra ‘cristiano’ aparece por primera vez en Hechos 11:26, 26:28, y 1 Pedro 4:16 y, según Shaúl (Pablo), fueron los gentiles de Antioquía de Siria quienes adoptaron ese título (año 37 dC), que significa ‘los ungidos’ (Cristo: ‘el ungido por Dios’).

Igual como en las otras sectas del judaísmo, existieron conflictos ocasionales entre los nazoreos y las otras sectas del judaísmo, que incluso a veces hasta se volvían violentas. En el periodo de los aproximados 25 años durante los cuales se escribió el libro de los Hechos, si estudiamos a la congregación nazorea (la mayor en Jerusalén),  podemos observar cinco conflictos registrados con otras sectas del judaísmo. Todos fueron desacuerdos dentro del judaísmo (nadie reclamaba que los nazoreos no  fueran parte legítima del judaísmo). También Yeshúa discutía de manera estricta con los fariseos (éstas también eran disputas “caseras”) porque era muy cercano teológicamente a ellos y creía entender sus puntos de vista mejor que nadie.

Leamos seguidamente dos de estos conflictos en Hechos para entenderlos mejor.

Primero: (Hechos 3:1-16). Observamos a Pedro y a Juan en el Templo. ¿Por qué estaban allí? Eran las tres de la tarde (la hora nona), tiempo de daven mincha (oraciones de la tarde), porque ellos eran judíos observantes. Había un cojo en la puerta, sin entrar al Templo porque a las personas inválidas no se les permitía entrar, pero él se arrimó lo más cerca permitido. Lo curan y lo primero que hace es entrar al Templo para expresar su amor a Dios y demostrárselo a la gente allí presente, quienes ven este milagro y Pedro aprovecha la oportunidad para hablarles de Yeshúa. Pero en Hechos 4:1-2 comprobamos que los saduceos, incluyendo a los sacerdotes, estaban molestos con Pedro porque predicaba la resurrección, en cuya doctrina los saduceos no creían.

Segundo: (Hechos 5:12-17). De nuevo tenemos detenciones ordenadas por los saduceos. Pero esta vez fueron llevados ante el Sanhedro (Sanedrín) el cual era un cuerpo mixto de fariseos y saduceos. Según los versículos 29-40, salió en ayuda suya precisamente un fariseo (Gamaliel), quien logró que los dejaran tranquilos. Gamaliel creía en la resurrección y el problema era precisamente la resurrección (Hechos 5:30). No se les acusó de empezar una religión nueva, porque si hubiera sido así los fariseos se habrían puesto de acuerdo con los saduceos. Todavía todo estaba dentro del contexto del judaísmo.

Mientras recorremos los Hechos de los Apóstoles vemos a Shaúl (Pablo) andando a través de la diáspora (los judíos que habían salido de Israel) y predicando principalmente en sinagogas y a congregaciones mixtas de judíos y gentiles temedores de Dios.

Pero es importante saber cuáles eran las creencias de la secta de los nazoreos.

a)     Como los fariseos,  creían en un Mesías, en la resurrección, en ángeles, espíritus, JaSatán (Satanás) y en lo sobrenatural.

b)     Acudían a la sinagoga, al Templo, hacían los juramentos del nazoreo con los pertinentes sacrificios (de pecado y de culpabilidad), y guardaban las fiestas levíticas.

c)     Aceptaban y obedecían la Toráh. Creían también en los otros libros de la TaNaK y en las Escrituras de la Brit JaDasha (Pacto Renovado).

d)    Aceptaban las costumbres del judaísmo. Como costumbres nos referimos a la palabra griega ethos, relacionada con las leyes de Moisés (Hechos 6:14, y 21:21).

e)     No aceptaban siempre las tradiciones (en griego paradoses)o Jalakáh (decisiones tocantes a cómo seguir la Ley y también significa primer corte de cabello) establecidas por los fariseos.

f)      Creían que Yeshúa era el Mesías, divino, y eterno.

Todas estas creencias en su totalidad caben dentro del judaísmo. Esta secta de los nazoreos floreció y muchos judíos y gentiles se hicieron miembros (Hechos 6:7). Los sacerdotes a los que alude Hechos podrían haber sido esenios, porque ellos creían en la resurrección (Hechos 21:20).  Muchos de los creyentes convertidos sintieron el temor de Dios después de escuchar predicar a Shaúl (Pablo) en las sinagogas (Hechos 17:1-4 y 18:4).

Vayamos ahora a más o menos al 60 dC. Ya’acov (Santiago), hermano adoptivo de Yeshúa, era el líder de la secta de nazoreos y lo fue probablemente durante 20 años o más. En el 62 dC, de acuerdo al historiador judío Josephus, Ya’acov fue detenido por el sumo sacerdote Anán (un saduceo) cuando momentáneamente no había gobernante romano en Jerusalén. El sumo sacerdote hizo que lo lanzaran del pináculo del Templo y cuando vió que con eso no murió Ya’acov, entonces lo mataron a garrotazos. Ya’acov había sido muy respetado por los judíos que no creían en Yeshúa. Él pasaba muchísimo tiempo orando en el Templo. Cuando el nuevo gobernador vino a Jerusalén, la muerte de Ya’acov fue protestada. ¿Por quienes? ¡Por los fariseos! ¿Hubieron hecho eso si él no fuera parte del judaísmo y de una nueva religión? ¡Por supuesto que no! Su muerte fue un golpe enorme a la comunidad nazorea porque él había sido el líder durante tanto tiempo. Fue reemplazado por un primo de Yeshúa, Shimón Ben Clofa (Cleofás) quien fue elegido por los ancianos. Ben Clofa sirvió por casi 50 años. En los últimos 18 años, hasta la rebelión de Bar Kokba, los nazoreos tuvieron trece líderes diferentes, todos judíos. Después de Bar Kokba, los gentiles eran mayoría entre los creyentes de Yeshúa en Jerusalén.

En el 66 dC ocurrió la revolución contra Roma. Es posible que algunos creyentes en Yeshúa tuvieran parte en ello. Sí sabemos que seguidores de Yeshúa recibieron una revelación (una fuente dice que de Yeshúa y otra dice que de un ángel) de que Jerusalén sería destruida y deberían huir a Pela. Esta fue su segunda advertencia; la primera fue en Mateo 24:15-16. Pela era una ciudad en la Decápolis (hoy es parte de Jordania). Era una ciudad  situada a unas 15 millas al sur del Mar de Galilea, cerca de Skitopolis, hoy llamada Bet Shean. Yeshúa había pasado por allí cuando circulaba por el camino principal de Galilea a Jerusalén, sin pasar por Samaria. Sabemos que Yeshúa predicó en Decápolis, y también sabemos que Pela tenía una población judía de buen tamaño y era intersección de importantes rutas de comercio. Entonces es probable que Él haya predicado en Pela y para el 66 dC tenía ya una comunidad de nazoreos establecida.

Sabemos que durante la revolución la mayoría de de los nazoreos de Jerusalén pudieron escapar a Pela y que después de la guerra muchos de ellos regresaron a Jerusalén. Pero otros se quedaron en Pela, y otros se trasladaron a otros lugares. Algunos eruditos dicen que Apocalipsis 12:17 identifica a los nazoreos. Los nazoreos continuaron obedeciendo la Toráh, pero ya no de la manera farisea.

Veamos en Mateo 16:19: “Y á ti daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.” Sabemos que la palabra atar es un modismo hebreo que significa prohibir, mientras que desatar es un modismo que significa permitir. Yeshúa les estaba dando a sus discípulos la autoridad de hacer decisiones de jalakáh (tradiciones). En otras palabras, las decisiones teológicas que hagan serán aceptadas en el cielo. La Toráh contiene las instrucciones de Dios para su pueblo, aunque con frecuencia no se mencionan todos los detalles. ¿Cómo exactamente guardamos el sábado?, ¿o cómo la Pascua? ¿Qué hacer que la carne sea lícita? Existen cientos de preguntas como estas. Como resultado, los fariseos desarrollaron un grupo de tradiciones orales con sus respuestas. Algunas de sus tradiciones (Jalakáh) fueron excelentes, algunas neutrales, y algunas se pasaron de mano  y hasta violaban la letra y/o el espíritu del mandamiento. Entonces los nazoreos rechazaron a los rabinos (Jalakáh farisea) como autoridad final en el establecimiento de la Jalakáh.

Los nazoreos adoptaron algunas cosas de los rabinos, pero también rechazaron otras e hicieron algunas nuevas por sí mismos porque:

1)     Yeshúa les dio la autoridad para hacerlo (Mateo 16:19)

2)     Yeshúa y los discípulos no siempre estaban de acuerdo con la tradición oral (Mateo 15:1-11, 12:1-8)

3)     Yeshúa les había prometido el Ruaj Ja Kodesh (Espíritu Santo) para ayudarles a tomar decisiones (Juan 16:13)

Los nazoreos nunca dejaron el judaísmo. Ellos continuaron observando la Toráh, sólo que no siempre de la manera en que los fariseos u otras sectas lo hicieron. Con la destrucción del Templo en el 70 dC los saduceos cesaron de existir, igual que los esenios (Qumrán también fue destruida). Los únicos grupos de considerable tamaño que quedaron fueron los fariseos y los Notzrím (nazoreos).

Capítulo siguiente - Pablo de Tarso. Anexo 2
Capítulo anterior - Pablo de Tarso. Conclusión

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Saulo de Tarso



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El origen de las religiones
La religión ha sido uno de los pilares fundamentales de las sociedades, pero es... [07/08/02]
24.292  
2. La Misión del Alma
Cada ser humano es la semilla de un universo en expansión. Somos creados y a su vez... [16/06/04]
11.781  
3. Los planetas en astrología
Los planetas, en astrología, representan tendencias, funciones motivaciones e... [31/01/05]
5.733  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail