12.169 cursos gratis
8.789.270 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Saulo de Tarso

Autor: Agustín Fabra
Curso:
9,75/10 (4 opiniones) |1366 alumnos|Fecha publicación: 29/06/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 10:

 Martirio de Pablo

En esos años debieron llegar hasta Pablo las noticias relativas al empeoramiento de la situación en Judea. Los acontecimientos se precipitaban hacia un trágico desenlace a medida que la hostilidad entre judíos y romanos se tornaba más acusada y abierta. También aumentaba la intolerancia de los judíos contra los cristianos. A la muerte de Festo (año 62), el sumo sacerdote judío, Ananías, aprovechó el breve vacío de poder para ordenar el asesinato de Santiago, el llamado hermano de Jesús y líder de la naciente iglesia cristiana en Judea.

Poco después un halo siniestro se cernía sobre los cristianos de Roma. Una cálida noche de verano del año 64 estalló un gran incendio en el extremo norte del Circo Máximo. Las llamas se propagaban con celeridad alimentadas por las frágiles mercancías de las tiendas cercanas e impulsadas por un fuerte viento. El incendio persistió durante cinco días, destruyendo y reduciendo a cenizas la mayor parte de la ciudad de Roma.

Los ciudadanos de Roma sospechaban que el incendio se debía a la iniciativa del emperador Nerón para reconstruir la capital con mayor magnificencia. Pero para desviar las sospechas que recaían sobre él, Nerón acusó a los cristianos de Roma de haber originado el incendio, y se desencadenó una vasta persecución. A los cristianos sospechosos se les acorralaba sistemáticamente y, después de ser interrogados, se les ejecutaba en crueles espectáculos públicos. Algunos hicieron de antorchas humanas para iluminar los jardines de recreo de Nerón; otros fueron envueltos en pieles de animales y lanzados a las fieras en el circo. Pedro fue igualmente víctima de esa cruel campaña y fue crucificado con la cabeza hacia abajo por considerarse él mismo indigno de morir como Jesús.

Pablo resultó atrapado también en el torbellino de esa depravada persecución. Al parecer se le había levantado el arresto al no insistir nadie en Jerusalén en acusarlo. Salió de Roma y visitó las iglesias de Grecia y algunas del Asia Menor. En Tróade los enemigos del cristianismo lo detuvieron y le acusaron de traición. Una vez más Pablo pidió ser juzgado en Roma y volvió a la capital, donde no tardó en sucumbir víctima del odio de Nerón.

Como ciudadano romano que era le fue otorgado el juicio solicitado y, declarado culpable, fue sentenciado a muerte en el año 67. Sin embargo, al ser ciudadano romano, tenía el privilegio de que su muerte fuera por decapitación y no de otra forma más cruel aún.

Pablo fue decapitado horas después a las puertas de la ciudad de Roma, según era costumbre con los ciudadanos romanos. Los cristianos trasladaron reverentemente sus restos a un cementerio cercano y le dieron sepultura. Su sepulcro se encuentra en la actualidad en la basílica romana de San Pablo, en las afueras de Roma.

Capítulo siguiente - Los escritos de Pablo
Capítulo anterior - Viaje de Pablo a Roma

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Saulo de Tarso



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El origen de las religiones
La religión ha sido uno de los pilares fundamentales de las sociedades, pero es... [07/08/02]
24.292  
2. La Misión del Alma
Cada ser humano es la semilla de un universo en expansión. Somos creados y a su vez... [16/06/04]
11.781  
3. Los planetas en astrología
Los planetas, en astrología, representan tendencias, funciones motivaciones e... [31/01/05]
5.733  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail