12.176 cursos gratis
8.741.921 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 1:

 El Psiquiatra de niños y adolescentes (Psiquiatra Infantil)

El siquiatra de niños y adolescentes (siquiatra infantil) es un doctor en medicina que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de los desórdenes del pensamiento, las emociones y/o el comportamiento que afecta a los niños, adolescentes y sus familias. Un siquiatra de niños y adolescentes le ofrece a las familias las ventajas de haber adquirido una educación médica, las tradiciones médicas de la ética profesional y la responsabilidad médica de proveer cuidado comprensivo.

La Práctica

El siquiatra de niños y adolescentes hace uso de sus conocimientos biológicos, sicológicos y de los factores sociales al trabajar con los pacientes. Inicialmente, un examen comprensivo de tipo diagnóstico se lleva a cabo para evaluar el problema presente, prestándole atención a los componentes físicos, genéticos, de desarrollo, emocionales, cognoscitivos, educacionales, familiares, de sus pares y sociales. El siquiatra de niños y adolescentes llega a un diagnóstico y a una formulación diagnóstica que comparte con el paciente y con su familia. El siquiatra de niños y adolescentes entonces diseña un plan de tratamiento que considera todos los componentes y discute las recomendaciones con el niño o adolescente y con la familia.

Un tratamiento integral puede incluir la psicoterapia individual, de grupo o de familia; medicamentos o la consulta con otros médicos o profesionales de las escuelas, cortes juveniles, agencias sociales u otras organizaciones de la comunidad. Además, el siquiatra de niños está preparado para actuar, y se espera que actúe como un abogado que defiende los mejores intereses de los niños y adolescentes. Muchos siquiatras de niños y adolescentes llevan a cabo consultas en una variedad de lugares (escuelas, cortes juveniles y agencias sociales).

El Adiestramiento

Al siquiatra de niños y adolescentes se le requiere 4 años de estudios en una escuela de medicina, por lo menos 3 años de adiestramiento en una residencia aprobada en medicina, neurología y psiquiatría general con adultos y 2 años adicionales de adiestramiento especializado en trabajo siquiátrica con niños, adolescentes y sus familias en una residencia acreditada en psiquiatría de niños y adolescentes.

Durante los años de adiestramiento en psiquiatría general, el doctor en medicina logra capacitarse en los fundamentos de la teoría y la práctica de la psiquiatría. Mediante el adiestramiento en psiquiatría de niños y adolescentes, el doctor en medicina adquiere conocimientos extensos acerca del desarrollo normal del niño y de la familia, la sicopatología y el tratamiento. Se le da especial importancia a los desórdenes que surgen en la niñez, tales como el desorden general del desarrollo, el desorden de deficiencia de atención debido a la hiperactividad (ADHD), los problemas de aprendizaje, la retardación mental, los desórdenes afectivos, los desórdenes depresivos y de ansiedad, la dependencia en las drogas y la delincuencia (o el desorden de la conducta). El siquiatra de niños que está haciendo su residencia en psiquiatría de niños aplica y desarrolla sus destrezas siquiátricas a la vez que da tratamiento a niños, adolescentes y sus familias en una variedad de escenarios.

La experiencia de consultar con otros médicos, profesionales de la salud mental, escuelas y agencias de la comunidad es también una parte importante del adiestramiento.

El cuidado de la salud mental en los niños

Resulta  fácil para los padres identificar las necesidades físicas de sus hijos: alimentación nutritiva, ropas de abrigo cuando hace frío, llevarlos a dormir a una hora razonable... Sin embargo, las necesidades mentales y emocionales de un niño pueden no ser tan obvias. Una buena salud mental permite que los niños piensen claramente, se desarrollen a nivel social y aprendan nuevas habilidades. Además, los buenos amigos y las palabras de ánimo de los adultos son aspectos importantes para  ayudar a los niños a desarrollar la confianza en sí mismos, una buena autoestima, y una percepción de la vida emocionalmente sana. Tanto la salud física como la mental son importantes.

Los amigos

Es importante que los niños pasen tiempo jugando con sus iguales. Al jugar con otros, los niños descubren sus fuerzas y debilidades, desarrollan un sentido de pertenencia, y aprenden cómo llevarse bien con otras personas. Busca un buen programa para niños en el vecindario, o llévalos a realizar actividades en el colegio, etc.

La  escuela debe ser diversión

Comenzar la escuela es un gran acontecimiento para los niños. "Jugar a la escuela" puede ser una manera positiva de enseñarles lo que puede ser la vida en la escuela antes de que entren en ella por primera vez.

Antes de ir al colegio, intenta llevarlos a una guardería tras cumplir los dos años, o un programa similar de la comunidad que le proporcione una oportunidad de estar con otros niños y de hacer nuevos amigos. Allí pueden también aprender fundamentos académicos así como cómo tomar decisiones y hacer frente a problemas.

Proporciona una guía y disciplina apropiadas

Los niños necesitan tener la oportunidad de explorar y desarrollar nuevas habilidades e independencia. Al mismo tiempo, necesitan aprender que ciertos comportamientos son inaceptables y que son responsables de las consecuencias de sus acciones. Como miembros de una familia, los niños necesitan aprender las reglas de la unidad familiar. Ofrece una guía y disciplina que sea justa y consistente, mantén las normas establecidas, sin variarlas de manera caprichosa o en función de tu estado de ánimo. Los niños, sobre todo los más pequeños, necesitan unas normas claras por las que guiarse y una rutina que se mantenga constante cada día. Han de saber qué se espera de ellos y cuáles son sus tareas, sin que éstas cambien de un día para otro.

Sugerencias respecto a la disciplina

  • Muéstrate firme, pero amable y realista con tus expectativas. El desarrollo de los niños depende de tu amor y estímulo.
  • Se un buen ejemplo. No puedes esperar autocontrol y autodisciplina de un niño si tú no practicas este comportamiento.
  • Critica el comportamiento, no el niño. Es preferible decir, "Estuvo mal lo que hiciste" en vez de "Eres malo/a".
  • Evita las regañinas interminables, las amenazas, el soborno y el castigo físico. Los niños aprenderán a no hacer caso de esas regañinas quejumbrosas o críticas constantes, y las amenazas y los sobornos raramente son eficaces. En cuanto al castigo físico, sirve más para enseñar comportamientos violentos que para corregir conductas. Generalmente, los padres lo utilizan como un modo de sentirse mejor ellos, cuando el objetivo debe ser educar al niño, no desahogarse pegándole. Explica a los niños por qué los estás disciplinando y cuáles pueden ser las consecuencias de sus acciones inadecuadas.
  • Habla de tus sentimientos. Todos perdemos los nervios de vez en cuando. Si te pasa, es importante hablar de lo que te pasa y de por qué estás enfadado. Discúlpate con tus hijos si cometes un error.
  • Recuerda que el objetivo no es controlar al niño/a, sino educarle y enseñarle autocontrol.

Para gozar de una buena salud mental, los niños pequeños necesitan:

1. Lugares seguros donde vivir y jugar

2.     La cantidad adecuada de alimentos saludables

3.     Amor, cariño y consuelo ofrecido por cuidadores y familiares

4.     Mucho tiempo para jugar activamente con otros niños

5.     Tiempo para relajarse y seguir sus propios intereses

6.     Cuidadores y maestros que den apoyo y ánimo

7.     Experiencias que los ayuden a sentirse confiados y capaces

8.     Tiempo para expresar y comprender sus propios sentimientos

9.     Guía y disciplina que sean firmes pero no muy severas

Un niño probablemente goza de una buena salud mental si usualmente:

  1. Parece sentirse seguro y cómodo en vez de tener miedo
  2. Manifiesta una variedad de sentimientos, tanto positivos como negativos
  3. Se interesa por el bienestar de otras personas y las trata con respeto
  4. Trata con bondad a los animales
  5. Puede recuperarse después de experimentar desilusiones o frustraciones
  6. Puede expresar el enojo sin lastimarse a sí mismo ni a otros
  7. Decide portarse de maneras seguras
  8. Llama la atención de maneras positivas
  9. Se defiende y no deja que otros lo traten injustamente
  10. Participa en actividades en casa y en la clase
  11. Está dispuesto a tener experiencias nuevas (intentar desarrollar actividades, probar alimentos, entablar amistad, etc.)
  12. Persiste cuando intenta hacer una tarea que lo desafío a
  13. Puede expresar sus sentimientos con una persona de confianza, en vez de mantenerlos 'encerrados'

¿Cuáles factores pueden contribuir a que un niño pequeño tenga problemas de salud mental?

  1. Enfermedades o factores genéticos
  2. Exposición a plomo, mercurio u otras sustancias tóxicas en el ambiente
  3. Abuso o descuido
  4. Desastres naturales que perturban la vida de la familia
  5. Exposición a violencia en la familia o la comunidad
  6. Dificultades relacionadas con la pobreza
  7. Problemas graves en la familia, entre ellos el divorcio o la muerte de un ser querido

Capýtulo siguiente - Salud mental del niño

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Salud mental en niños y jóvenes. Transtornos y depresión



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Transtornos de humor en niños y adolescentes. Escalas
Los trastornos del humor en niños y adolescentes tomaron relevancia en los años... [12/07/10]
1.403  
2. Transtornos de enuresis y encopresis en niños y adolescentes
Transtornos de enuresis y encopresis en niños y adolescentes , la enuresis es un... [08/04/10]
926  
3. Salud mental. Filosofía
Salud mental o " estado mental " es la manera como se conoce, en términos... [28/09/09]
643  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail