12.170 cursos gratis
8.786.923 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 21:

 Problema obrero

 Hemos estado viendo como se han desarrollando las distintas situaciones que proliferaban a la hora de determinar que las condiciones de vida que tenían los obreros eran, efectivamente, nefastas y carentes de cualquier tipo de garantía que les pudiera dar un mínimo de seguridad en sus penosas vidas.

A mi juicio el problema tenía, como mínimo dos magnitudes que incluso podrían ser contrapuestas:

-        Las malas condiciones laborales a las que estaban  expuestos los trabajadores, indicaban el régimen de explotación al que  sujetos, con una total falta de seguridad en el desempeño de las funciones encomendadas y con un sentimiento de que este tipo de cuestiones no se iban a solucionar.

-        Situación de que las condiciones existentes tuvieran, como mínimo  una continuidad, es decir, que dentro de lo peor siguieran existiendo ya que de esta forma, se veía que continuaba la existencia de trabajo, pero esto no continuaba cuando había habido un accidente o una enfermedad que impidiera el desarrollo del trabajo y claro está, si no se iba a trabajar pues no se cobraba.

Es por tanto esta dualidad en la que enmarcaba la realidad del proletariado del siglo XVIII, además de otras cuestiones que aunque no fueran propias de la existencia o no de un puesto de trabajo si se enarbolaba  una realidad en cuanto a la condiciones de vida de la que disfrutaban.

Hemos visto como estaban los barrios obreros, como desarrollaban allí su vida, que condiciones de habitabilidad existían y al mismo tiempo la imposibilidad de acceder a unas mejoras que era el Estado el responsable de llevarlas a cabo. Hoy sí entendemos que la fuerza del trabajo sí forma parte del aparato económico del país, en aquella época era impensable, ni siquiera el plantearlo.

Un resumen corto, pero elocuente se puede señalar para ver de que estábamos hablando:

  • Riesgos laborales sin cobertura médica
  • Jornadas de trabajo de trece y catorce horas
  • Castigo sin sueldo de los retrasos y las ausencias, aunque fueran por enfermedad
  • No había cobertura económica para los desempleados
  • Salarios muy bajos
  • Trabajo de mujeres y niños con salarios todavía más bajos

Una cuestión trascendental es entender, que hoy día en los países democráticos es impensable, que en aquella época el obrero se jugaba la vida   en cualquier momento ya bien por el desarrollo de su trabajo, ya bien por la oposición al patrono.

Por lo tanto el obrero, estaba perfectamente mentalizado en éste aspecto, y su desarrollo mental auxiliado de las corrientes modernas, tanto filosóficas como sociales y económicas, fueron un fuerte acicate para pretender ver las cosas desde un prisma diferente, “si me matan, que sea por la lucha de mis derechos ya que seguro que mañana o pasado en un derrumbe en la mina me quedo sepultado, mejor es luchar mientras que siga existiendo vida”. 

Una de las cuestiones que hemos visto como característica importante de  la Revolución Industrial, ha sido el explicar que con ella se rompía con el antiguo régimen. Si recordamos, el antiguo régimen, preconizaba una serie de derechos que tenía el seños feudal y las rémoras que vivían a costa del señor feudal y eran los responsables de que se cumplieran las normas emanadas por el señor, cometiendo todo tipo de atropellos al pueblo llano.

Esto, durante los comienzos y desarrollos del cambio fue una autentica falacia. Las personas eran diferentes, el señor feudal había sido cambiado por el patrono o el empresario y las rémoras, ahora eran los oficiales o los encargados de que el trabajo saliera, pero los métodos eran los mismos, ya que las tropelías y abusos no habían cambiado. Los derechos del “Señor Patrono & Encargados” seguían siendo los mismos, seguían impregnados de esa amalgama de sabores infectados del abuso y de la corrupción, dándose casos, no solo de violaciones de derechos sino también de violaciones sexuales a cambio de trabajo.

El campo estaba perfectamente abonado para cualquier tipo de insurrección y para cualquier otro tipo de pretensión que culminara en la mejora de las condiciones y con tendencia a que quedará reconocida la situación de que el obrero, ante todo era persona, que se había participado en el estallido de una Revolución Francesa para mejora de las condiciones de vida del ciudadano y que desde luego se iba a pretender vender cara la piel a favor de la mejora, no solo de las condiciones del trabajo sino también de las condiciones de vida.

Capítulo anterior - Liberalismo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Revolución industrial y sus consecuencias (1/3)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Revolución industrial y sus consecuencias (2/3)
Revolución industrial y sus consecuencias , grandes hechos como la revolución... [16/03/10]
2.162  
2. Revolución industrial y sus consecuencias (3/3)
Revolución industrial y sus consecuencias , grandes hechos como la revolución... [17/03/10]
1.001  
3. Revolución cubana
Revolución cubana . Antecedentes y desarrollo de la revolución al mando de Fidel... [07/04/09]
7.305  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail