12.170 cursos gratis
8.780.898 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La Restricción calórica. Obesidad

Autor: Felix Larocca
Curso:
6/10 (1 opiniýn) |45 alumnos|Fecha publicaciýn: 15/08/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 Dieta restrictiva. Calorias

Dieta restrictiva

Prosigamos

Come menos y vive más: La nueva síntesis…

La asociación de la comida, en proporciones exiguas, y la longevidad no son asuntos nuevos, ya que su importancia --- aunque, no rigurosamente establecida --- se cita, como hecho concreto, y con frecuencia persistente, desde hace ya mucho tiempo. Es como si intuyéramos, que el mucho comer y el mucho beber, no nos ayuda con el ‘mucho vivir’.

‘Nuevos hallazgos’ --- que no son tan nuevos --- se vienen reportando aparatosamente, en toda la prensa norteamericana  desde hacen unos pocos días…

Newsweek

‘Bob Cavanaugh fuma cinco puros al día. Es idóneo físicamente, y, a la edad de 61 años expresa tener la intención de llegar a vivir los 120, comiendo como acostumbra. ¿Su ‘arma secreta’?: Cavanaugh es devoto a la práctica de la restricción calórica severa (RCS)’.

Donde todo comienza

Por largo tiempo se ha demostrado que las dietas muy bajas en calorías extienden la longevidad de algunas especies, desde las lombrices, pasando por los obligatorios ratones y, llegando hasta los simios. Los hallazgos recientes sugieren que esta noción puede ser aplicable igualmente al ser humano.

Las dietas muy bajas en calorías hoy se consideran una ‘maravillosa innovación médica’, como ya tendremos la oportunidad de apreciar.

En la primera semana de julio del 2009, un estudio que aparece en la revista profesional Science, señala que monos que --- por veinte años, vivieron alimentados en una dieta de calorías restringidas --- no sólo han vivido más tiempo, que otros en grupos de control, sino que sus cerebros permanecieron más jóvenes. Mientras que igualmente padecieron mucho menos de las condiciones relacionadas al envejecimiento, comparados con monos que consumieron una dieta regular.

Para imitar el sistema propuesto por Bob Cavanaugh, los seres humanos del sexo masculino, deben consumir 1,800 calorías, en lugar de las recomendadas 2,500. Mientras que las mujeres deben de consumir 1,500 a 1,700 calorías per diem comparadas con las recomendadas como promedio de 2,000.

El lema de las dietistas…

La famosa frase, que todos los dietistas citan, y que sus seguidores repiten, es la siguiente: ‘Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo’. La máxima, pocos saben, que fuera acuñada por una figura importante en la historia de nuestras refriegas contra la gordura. Se trata de Adelle Davis (1904-1974), cuyas labores se considerarían controvertidas, en sus tiempos, hasta que paulatinamente están comenzando a ser aceptadas. A esto volveremos más adelante.

Aquí es necesario intercalar el hecho, omitido por los dietistas, de que las dietas, por ellos propuestas son causa de estrés. Algo de lo que los monos experimentales no sufrieron. Ahí, precisamente es, donde yace la diferencia en los resultados de la restricción calórica experimental y en la que las dietas comerciales nos imponen.

Veamos lo que Cavanaugh consume, como alimento, en su jornada cotidiana, de acuerdo al artículo de Newsweek:

*Desayuno: un cuarto de taza de avena, un cuarto de taza de leche desnatada en polvo, y media taza de leche descremada. Luego de calentar la mezcla disuelta de las leches y la avena en el microondas por dos minutos, Cavanaugh, le añade media taza de fresas, dos cucharadas de semillas de girasol, terminando con una taza de café (no dicen con o sin crema o azúcar), lo que consiste en 451 calorías usando el sistema de conteo habitual.

*Para Bob, no hay más comida por el resto del día hasta la noche. Asegurándonos de que nunca siente hambre hasta que llega la hora de cenar. Lo que no es extraordinario, aunque el desayuno en sí sea comida superflua (La explicación está contenida en mi artículo: El acto y la acción de comer: Un drama en tres actos en monografías.com).

Hasta hace unos seis años, antes de comenzar su nuevo régimen, Bob ingería un desayuno al estilo norteamericano consistiendo de rosquillas, panqueques, tostadas con mantequilla y mermelada, panes azucarados, cornflakes, tocineta y huevos. El almuerzo era peor. Perros calientes, papas fritas, carnes guisadas y una súper-abundancia de fast-foods acompañados por bebidas azucaradas. No nos dice lo que cenaba, pero se entiende que entonces disfrutaba asimismo del consumo de esa colación.

Un infante de marina retirado, que mide 5’10’, Cavanaugh puede apreciar, con orgullo, los resultados de su nuevo método de comer. Antes de comenzar esta dieta su peso era de 178 libras, con un índice de masa corporal de 26 (el IMC ideal está entre 18.5 y 24.9) y con un nivel de colesterol de 273 (normal, menos de 200).

Ahora, a ciento cuarenta libras, su colesterol ha bajado 103 puntos, sus triglicéridos son normales, las infecciones de la piel, de que antes sufriera, han desaparecido y ha comenzado a jugar basquetbol, algo que no hiciera desde la adolescencia.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La Restricción calórica. Obesidad



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La comida. Obesidad
En el siguiente curso que tenemos para ti te hablaremos de un tema muy importante... [22/07/11]
55  
2. Obesidad. Microorganismos
La obesidad es un problemacon la que muchas personas luchan a lo largo de toda su... [25/08/11]
5  
3. Trastorno de las emociones. Obesidad
Como bien sabemos la obesidad no tienen una sola causa específica para que una... [16/08/11]
10  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail