12.176 cursos gratis
8.742.310 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Religión. El poder de la Oración cristiana

Autor: Agustín Fabra
Curso:
9,50/10 (2 opiniones) |711 alumnos|Fecha publicaciýn: 04/02/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 Oración padrenuestro (2/3)

Santificado sea tu nombre: Santificar el nombre significa santificar a la persona. Que todos alaben, estimen y amen a Dios; que obedezcan sus mandatos, reconozcan su majestad y, sobre todo, su bondad y misericordia. Que con nuestra vida santa mostremos que Dios es santo y ayudemos a otros a santificarse y así muestren con su vida que Dios es santo. ¡Cuántos no le conocen y le niegan!  ¡Cuántos de los que le conocen no le aman ni le obedecen porque no le conocen bien!  Si realmente le conociéramos no podríamos menos que amarle. Debemos amarle sobre todas las cosas y amarle también por su bondad y misericordia infinita porque, siendo lo que somos, nos ama como padre cariñoso.

REFLEXION: ¿Cómo es mi vida de santidad? ¿Con mi vida animo a otros a que sean santos?

Venga a nosotros tu Reino: Dios reina sobre todas las creaturas y, de un modo especial, en las almas de los justos por medio de la gracia; y en los bienaventurados en el cielo, por la gloria. Reinara al fin del mundo sobre todos. Pedimos que todos reconozcan el reinado de Dios, que vivan como fieles súbditos suyos, que se sometan a sus leyes; que por todo el mundo se extienda su reinado de amor, de verdad y de paz. Pedimos que nos lleve a su Reino glorioso en el cielo.

REFLEXION: ¿Trabajo con mis palabras y mi ejemplo por extender el Reino de Dios? ¿Ayudo a otros en el apostolado? ¿Soy súbdito fiel a Cristo Rey? ¿Guardo sus leyes? ¿Amo y vivo su Evangelio? ¿Procuro imitarle lo más posible?

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo: Que todos hagamos la voluntad de Dios; todo lo que El manda y todo lo que le agrada, con toda perfección y amor, como lo hacen los santos en el cielo. Ellos ven a Dios cara a cara, ven el amor infinito que les tiene y le aman con todo el corazón. No desean otra cosa sino amarle y, por amor, sólo quieren la voluntad de Dios. Así también todas las personas amemos a Dios y sólo deseemos y hagamos lo que es Su voluntad y agrado. Que en mí y en todos se cumpla la voluntad de Dios; que aceptemos con amor y gusto lo que Dios desee de cada uno de nosotros, sea agradable o desagradable, con total y plena confianza en El, que es mi Padre y que sólo desea mi bien. Que todos los acontecimientos los recibamos de la mano de Dios, que quiere o permite esas cosas para nuestro bien. Como Jesucristo en el huerto, digámosle: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”; todo como efecto del amor total a Dios.

REFLEXION: ¿Está toda mi vida centrada en la voluntad de Dios? ¿Cuántas veces prescindo de su voluntad y busco mi gusto, mi egoísmo, y también me impaciento cuando las cosas no salen como yo deseo? ¿En todas las ocupaciones diarias busco siempre lo que le agrada a Dios, para que así se haga en mí su voluntad?

Danos hoy nuestro pan de cada día: Tenemos muchas necesidades corporales y espirituales mientras vivimos en esta vida. Pedimos el pan, la comida, y todo lo que necesitamos para el cuerpo. Pedimos que nos dé hoy nuestro pan de cada día. Debemos fomentar la confianza en el Padre y no angustiarnos por el futuro. A los hebreos en el desierto les dio Dios el maná de cada día; al día siguiente ya no servía y debían esperar el nuevo maná de aquel día y así, de esta forma, aprendieron a confiar en El. Jesús quiere también que confiemos en el Padre. Es cierto que tenemos que trabajar para conseguir el pan de cada día, pero sin ansiedad ni congoja, sino con confianza en Dios. Pediremos también el pan espiritual, necesario para conservar y fortalecer la vida de la gracia santificante, que es la gracia que necesitamos para hacer el bien y evitar el mal, y para que nuestras acciones tengan valor sobrenatural. Pidamos que nos vaya transformando en El; para que el Padre vea en nosotros una imagen cada día más perfecta de Él.

REFLEXION: ¿Cómo está mi confianza en Dios? ¿Me contento con lo que Dios me da cada día, o ando angustiado por lo que me pueda faltar mañana? ¿Cómo estoy con respecto a mi trabajo, con angustia e inquietud deseando siempre ganar más para así asegurar mi futuro, o con paz confiando en Dios?

Perdónanos nuestras ofensas: Todos somos pecadores y necesitamos de la misericordia de Dios. Todos tenemos culpas y necesitamos pedir perdón. Dios, nuestro Padre, está deseando otorgarnos ese perdón; El nos conoce y nos ama; quiere que cada día nos arrepintamos de nuestros pecados y ofensas y que le pidamos perdón. Y si actualmente no encontramos en nosotros pecados más o menos graves, si tenemos al menos defectos, debilidades, faltas e indelicadezas con el Señor, y debemos pedir perdón por todo ello por haber desagradado a nuestro Padre que tanto nos ama. Una falta mía puede ser que desagrade más al Padre que pecados más grandes en otros, por lo mucho que me ama y siente mi desagradecimiento. Tengo que pedir perdón, con verdadero arrepentimiento, de todo pecado y ofensas.

REFLEXION: ¿Vivo en actitud de arrepentimiento y detestación de mis pecados? ¿Fomento la pureza de mi alma?

Como nosotros perdonamos a los que nos ofenden: Es la condición que Jesús pone para perdonarnos a nosotros. Quiere que tengamos un corazón grande como el de nuestro Padre, que con tanta facilidad nos perdona; que sepamos excusar las faltas de otros como el mismo Jesús hizo en la cruz; que no demos vueltas en nuestra cabeza a las ofensas que nos hayan hecho, sino que procuremos olvidarlas.

REFLEXION: ¿Cómo cumplo con mi obligación de perdonar a todo el que me ofende? ¿Soy fácil para perdonar o soy vengativo, que deseo que le suceda algún mal al que me ofendió y me alegro si le sucede? ¿Niego la palabra a alguien, le trato con indiferencia o le rehúyo si en alguna ocasión me ofendió? Dios me perdonará así como yo perdone. Tengo que ser generoso en perdonar, para que también Dios sea generoso conmigo.

Capýtulo siguiente - Oración padrenuestro (3/3)
Capýtulo anterior - Oración padrenuestro (1/3)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Religión. El poder de la Oración cristiana



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Vida cristiana. El poder del mal
En la lección que tenemos para ti el día de hoy hablaremos sobre un tema ... [01/09/11]
27  
2. Consejería cristiana
La Consejería cristiana estudia el comportamiento del hombre y los factores que... [06/08/08]
2.410  
3. La familia cristiana
La familia cristiana es un curso de religión que analiza cómo debe comportarse... [22/07/10]
901  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail