12.170 cursos gratis
8.780.592 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Religión. El éxodo

Autor: HECTOR MARTINEZ
Curso:
3/10 (2 opiniones) |693 alumnos|Fecha publicaciýn: 01/09/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 7:

 Juicio destructivo y acercamiento al reino (1/2)

Mucho se habla de la salvación a partir de la individualidad espiritual y la apropiación de la Verdad revelada a pura observancia de los preceptos de Dios y más aún dentro de los fundamentalismos y la popularización de la iglesia dentro de aquellas poblaciones más pobres y poco cultivadas. Este problema tiene profundas raíces sobre todo en los tiempos actuales en que ingentes masas poblacionales están a merced de los fundamentalismos protestantes en las zonas más pobres y en el caso del catolicismo en el que los dogmas más bien populares se han apoderado de la feligresía latinoamericana entre una especie de "conciencia salvadora" y "pecado adjunto" de las clases medias y altas y mucho de una afiliación nominal sin acercarse a los fundamentos de la iglesia.

Este aspecto nos pone al descubierto una alienación completa de la visión y misión de la iglesia y su papel preponderante en la salvación de la humanidad. Para los hombres, apartarse del camino de Dios, la rutina, los acontecimientos fatalistas; el rumbo negativo que sigue la sociedad, encuentra su decantamiento en la desesperación del pueblo que se ve obligado a buscar - dentro de su racionalidad más común - la espiritualidad en la "bondad" que ofrece el mundo o en el somnífero del pastor (6). Se aparta de los preceptos que Dios fundó y que ha heredado en su amor al mundo. Y en eso se nos muestra el Libro de Moisés: Aarón es el típico contaminado y el líder disruptivo que guía al pueblo por la bifurcación entre el bien y el mal. Los sacrificios paganos no son más que símbolos de cansancio y desesperanza; de baja intensidad de la fe y la esperanza. Es lógico que los íconos del Éxodo sean suplantados en la modernidad por la ardua faena y la promoción del sacrificio para obtener la mayor cantidad de activos y bienes que las necesarias. (Ex. 32: 9-10) Más la sentencia de Yah-veh encuentra la rebeldía del mundo; el dolor del parto que implica la entrega fatalista al desenfreno, a la codicia; a las ansias del poder; el individualismo egoísta sin encontrar en la solidaridad por los menos, una fuente de vivificación del Reino, nos sitúa en una condición de las sociedades en la que se polariza la misión de Dios y la misión de la humanidad. Esta descripción más bien fatalista y antagónica, en la que se rompe la Alianza entre Dios y el Hombre, nos sirve de marco para encontrar algo más profundo que subyace a esta aparente situación estructural socialmente aceptada y legitimada a veces por la misma institucionalidad eclesial, fuera de los dominios de Roma. Ese subyacer a las condiciones sociales no son tan sencillas: la profundidad explicativa nace desde la visión del cosmos de pensadores que buscan legitimar el estatus de una nación o un conjunto de naciones en su búsqueda por obtener el poder del mundo. Y ese mal que se genera - y se degenera de una aparente buena intención conceptual y práctica - no implica un alcance escatológico, sino una "normalidad evolutiva" de la humanidad en su paso por la historia.

De modo que la propuesta de Dios a través de la última Alianza perpetrada y la institucionalidad de la salvación se van deteriorando por la misma incapacidad del hombre de ver dentro de la moral cristiana, el canon primordial y eterno que regule las consciencias y las conductas de los hombres. Desde luego que eso es fácil plantearlo pero tampoco resulta descabellado proponer una opción que nos encamine hacia la salvación de la humanidad. Y aquí surge el diseño valorativo de las formaciones sociales.

Hacer "nacer un nuevo pueblo" es un grito tan contemporáneo como lo fue en el ancien régime el rompimiento de la tradición cristiana que promovió la cesión de una supuesta liberación del esquema judeo-cristiano por una nueva concepción nacida del seno del hombre que margina la Providencia de Dios en el destino de la sociedad. No vamos a discutir aquí si dicha ruptura fue un efecto necesario porque resulta bastante discutible si la degeneración eclesial fue la causa de que los movimientos liberales en Europa se fueran dando hasta desembocar en la formación burguesa y su ideología demoliberal (7). Pues precisamente de esto último es que parten las diferencias y los problemas en América Latina. Los críticos liberales en el continente aducen que esta posición es un tanto "victimizadora" en tanto que surge desde una posición en el cual nos lamentamos eternamente de la historia que se nos escribió, sin haber participado nosotros como protagonistas directos de ella. La historia la escriben los hombres, pero no todos participan en sus designios sino lo mejor - o lo peor - de ellos.

La historia de los pueblos latinoamericanos y mucho de la degeneración del sacrificio societal tiene que ver con la influencia extraterritorial y de los influjos filosóficos originados en el viejo continente. Nuestros códigos de valores y de leyes son facsímiles de la España transformada y liberal que se licuó dentro de la mezcla ecléctica de los pensadores latinoamericanos. El constitucionalismo que no esperó por una madurez del pensamiento criollo sentó las bases de la legalidad y procedimientos políticos que fueron plasmándose en las raíces culturales ancestrales sin respetar las posibilidades propias. Por ello la historia se tuerce: laxitud en la normativa; endiosamiento partidista; poder dinástico y justicia que legitima el poder corrupto, son la encarnación viva del mal que aqueja a Latinoamérica y que profundiza y agudiza la pobreza y el marginamiento. Eso desde el plano político. Y si desde la perspectiva económica se trata, para nadie es desconocido que el capitalismo, incipiente en la mayoría de las naciones nuestras sólo ha promocionado la acumulación de capital en oligarquías poco solidarias que polariza la brecha entre ricos y pobres. Hasta aquí nuestro discurso no es muy diferente de la crítica marxista y de la posición de la Teología de la Liberación: los fundamentos propositivos por supuesto no pueden ser iguales.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Religión. El éxodo



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Religión Yoruba
Un curso donde podemos aprender, descubrir y ampliar conocimientos en el mundo de... [06/10/06]
2.711  
2. Religión. La fe
En este curso de religión aprenderemos respecto a la fe . La palabra fe... [02/02/11]
237  
3. Religión. Ecumenismo
Por ecumenismo se entiende el movimiento surgido para restablecer la unidad de... [10/02/11]
215  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail