12.170 cursos gratis
8.774.097 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Religión. El éxodo

Autor: HECTOR MARTINEZ
Curso:
3/10 (2 opiniones) |693 alumnos|Fecha publicaciýn: 01/09/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 Evolución histórica: éxodo

Poder y autoridad

El Éxodo supone una esperanza. Es una liberación entendida del modo más simple y sencillo: el fin del sufrimiento de un pueblo determinado. Las condiciones sociales se vuelven en una situación que genera desesperanza y agotamiento en la credibilidad del ser humano. No se visualizan salidas al tema de la crisis, y por más que se busque, cualquier contribución no es más que un enfoque parcial desde el ángulo en que se le mire.

Dios nos ejemplifica con el ejemplo de un paralelo histórico acerca de un pueblo que, como el judío, preso en el lejano Egipto, iluminará al mundo con una verdadera revolución de la libertad y la fraternidad. La esclavitud, como condición humana es un devenir histórico concreto; una forma de relación social legitimada en los tiempos arcaicos y que va tomando nuevas formas con la evolución de la humanidad. La esclavitud es solamente un enfoque, digámosle mundial, aunque el mundo en los tiempos de Moisés era apenas una fragmentación geográfica, bastante pequeña si lo comparamos a la magnitud terrena de hoy en día. Estas relaciones sociales toman formas y características muy peculiares, como todo tipo de relación social en la historia. Todas entran en una fase de poder y autoridad que representa su mera legitimidad histórica, pero también forma parte de un proceso que va cayendo en un franco deterioro bastante comprensible por el mismo patrón de ciclo vital que caracteriza a las etapas de la humanidad. Hegel entendía muy bien esto.

Las contradicciones de las relaciones sociales se manifiestan con el tiempo y en el espacio dependiendo de la forma como la autoridad y la ley, brazo de imposición del poder, se hacen evidentes ante los ojos de la sociedad. Se acusa una alteración de los fundamentos políticos y de visión de sociedad, si acaso la hay, y una forma de alteración en el manejo de los hilos conductores de los principios que le dan forma y vida a la sociedad. Así, la esclavitud rompe en un momento determinado esas condiciones de convivencia, merced a las contradicciones encontradas en la aplicación de las leyes, en la distribución de la riqueza generada por el esfuerzo de otros; en la participación cultural y en la canalización de la participación ciudadana en las decisiones del poder. Si estos requisitos son dejados de lado, entonces nos acercamos inminentemente a la fase que precipita una serie de contradicciones sociales que, como repetimos, son condiciones "normales" en cualquier situación de conformación política y de relaciones sociales tal como las vivimos hoy en el presente. Su diferencia radicará en la forma como el poder y la autoridad las conduzcan por lo caminos más lógicos en consonancia a los reclamos sociales.

Hay dos mundos que se mezclan y sin embargo se diferencian antagónicamente en una sociedad determinada: la que deviene en el poder absoluto y la que genera la sociedad en sí, entre sus miembros dándole vida de esta manera a una composición estructural y relacional. Todas las sociedades se conforman de acuerdo a un patrón cultural predeterminado en la que las asociaciones internas devienen en agrupaciones institucionales según los intereses sociales.

En el caso de las relaciones sociales de poder y autoridad, la asignación de la potencia de "poder" tiene implícita una cuota que transmitida a la agrupación social más grande que es la civil - si utilizamos el término moderno - puede expresarse de diferentes grados de hacer sentir ese poder y esa autoridad respectiva, que son dos cosas distintas. En otras palabras, cualquier poder siendo una minoría debe contemplar en todo momento, que su fragilidad numérica está sustentada sobre la base y la dependencia de la calidad del uso de su magnitud regencial y de su acercamiento proyectivo sobre la población, en procura de satisfacer las necesidades materiales y espirituales de ésta.

Cualquier emplazamiento - porque los hay cada día y cada hora - y apreciación sobre la proyección política del poder tenderá a formar una opinión pública, por simple que sea la conformación estructural y funcional de la sociedad. Si el poder ejercido obliga a dar más de lo que el individuo pueda contribuir; si las condiciones en las que el poder tiene responsabilidad directa no satisfacen las aspiraciones populares, entonces la conformación asociativa por naturaleza bastante humana, tenderá a estructurar medios de acercamiento al poder o por el contrario: medios de presión ante la oclusión manifiesta por parte de ese poder constituido.

El cierre de espacios de manifestación, la represión o el libertinaje que corroe los miembros de la sociedad y hasta las esferas del poder mismo, trae consecuencias que ponen en peligro al poder y a la autoridad ejercida si ésta no cuenta con los medios lógicos y civilizados para canalizar las energías opositoras o bien para hacerlas entrar en razón en función de la lógica que beneficie a la colectividad. Comienza un proceso de medición de fuerzas y de tanteo entre la representación legítima del poder versus la concentración de fuerzas correlativas entre las diferentes asociaciones concordantes y asociadas de la sociedad civil.

Pues bien: en el caso del Éxodo las condiciones de opresión y de esclavitud nos marcan un punto referente en la vida de una nación y de una sociedad cualquiera. No nos interesa marcar y referenciar al pueblo judío en cautiverio para efectos de análisis sociológico y teológico si no entendemos la dinámica estructural social en cualquier parte del mundo, ahí donde las condiciones de relaciones sociales entre poder y autoridad comienzan a tomar la forma de contradicciones dialécticas - al decir del "espíritu de sistema" de Hegel - y en donde la situación distintiva de la salvación cristiana se enmarca en la pobreza y el sufrimiento de la población, los indicadores cristológicos por excelencia. Si este no fuese el caso, el discurso crítico y el análisis no tendría sentido, desde luego.

Capýtulo siguiente - Condiciones del éxodo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Religión. El éxodo



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Religión Yoruba
Un curso donde podemos aprender, descubrir y ampliar conocimientos en el mundo de... [06/10/06]
2.711  
2. Religión. La fe
En este curso de religión aprenderemos respecto a la fe . La palabra fe... [02/02/11]
237  
3. Religión. Ecumenismo
Por ecumenismo se entiende el movimiento surgido para restablecer la unidad de... [10/02/11]
215  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail