12.170 cursos gratis
8.777.247 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Religión. El éxodo

Autor: HECTOR MARTINEZ
Curso:
3/10 (2 opiniones) |693 alumnos|Fecha publicación: 01/09/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 9:

 Esperanza: éxodo. Conclusiones

El Éxodo tal como lo planteamos, supone una esperanza.

Es una esperanza para un pueblo elegido no por la iluminación ni designio de Dios, ni porque pretenda sustituir al gran pueblo de Israel ni distorsionar ni usurpar el camino trazado por la trascendencia judeo-cristiana. Tampoco tiene una ubicación determinada aunque hablemos de América Latina como una limitación geográfica; la trascendencia del mensaje va más allá de esa demarcación. Lo que pretendemos es una liberación entendida del modo más simple y sencillo: el final del sufrimiento de un pueblo determinado. El camino no es utópico por más que lo señalen los Teólogos de la Liberación porque el mal no puede ser una "eternitud" teleológica ni ontológica que nos sirva solamente para generar crítica cómoda. La trascendencia debe derivar de un conocimiento y una vivencia pura in situ de esas contradicciones que presenta la cotidianeidad de la pobreza que experimentamos los latinoamericanos hacia un estado de cualidad de vida e concordancia con los preceptos morales y la solicitud de Dios para sus hijos. Y son condiciones que aunque se plasmen en indicadores macroeconómicos que satisfagan a organismos internacionales, a prestatarios bancarios o a los mismos gobiernos, en la realidad reflejan empíricamente un estatus social de la que emana más bien una pobreza prolongada y una falta de fe de la persona en su presente (si la queremos llamar desesperanza en medio del proceso cotidiano de integración holística a su medio) en el que no encuentra un alivio material ni espiritual precisamente porque su realidad de calidad de vida menguante, no corresponde con la realidad de la materialidad que experimenta los hombres en el Primer Mundo o dentro de una clasificación social en sus propios países.

Las condiciones actuales de la humanidad son condiciones de extrema gravedad para el devenir de la humanidad: odios religiosos; aumento de la violencia en el nombre de Dios; en la creencia firme por la aplicación de los relativismos que no hacen sino, empobrecer más a la población sobre todo del Tercer Mundo; y derivado de ello, todas las contradicciones que degeneran en políticas económicas y sociales que contrastan grandemente con el Plan de Dios para sus pueblos. A ese mal le queda un camino por recorrer que quisiéramos se acabase pronto en estos tiempos actuales, pero sabemos de antemano que no se puede interrumpir abruptamente en el camino de la historia tal como lo planteaba Marx. Nos toca esperar por un recorrido que nos indique el fin de la historia o de los tiempos sin que necesariamente nos refiramos a un final apocalíptico devastador como lo imagina el folklore popular sino a generar las condiciones que la Razón de los pueblos en consonancia con su espiritualidad cristiana inunde las esferas más decisorias de la historia. No interesa la destrucción del estado ni su sustitución, sino más bien su vuelta los orígenes en la pura concepción de Locke. Pero si ese estado se vuelve contra los preceptos de Dios y de los hombres, entonces no queda otro camino más que poner bajo la soberanía del liderazgo, el parlamentarismo de los hombres ante la oclusión de su supuesta representatividad. Todo ello cuando las condiciones sociales pinten para que esos cambios sucedan.

El Éxodo es un camino dialéctico.

Se trata de un camino histórico enclavado en la realidad de los pueblos que no encuentran una salida a las condiciones de vida actuales. No hay una salida porque los determinismos económicos y políticos se degastaron en el tiempo y, a pesar del impacto probado del capitalismo en la generación de la riqueza, los resultados de la liberación económica y las supuestas aperturas de la democracia liberal han dejado expuestas en la pobreza a ingentes masas poblacionales que se mueven angustiosamente en medio de mercados tendientes al colapso y en medio de democracias altamente corruptas por el partidismo tradicional. Y entendemos por un camino dialéctico - al decir de Hegel - un recorrido histórico y pragmático en el que las condiciones sociales entren en un choque de fuerzas que planteen la síntesis histórica debida para que los hombres protagonicen en el proceso y puedan decidir sobre sus destinos. Pero a diferencia de Marx, ni las leyes de la naturaleza ni de las de la sociedad pueden emplearse para desatar acontecimientos calculados; estas fuerzas a pesar de las condiciones sociales establecidas, no pueden ser turbulentas ni revolucionarias; y al contrario del mismo Hegel los destinos de la humanidad no pueden verse como dejados al azar ni como predestinación al estilo calvinista ni como meros acontecimientos que se resuelven por inercia. En el medio del fuego dialéctico, la bondad de los hombres es manifiesta desde el mismo momento en que siente que su federación no le abandona y que le preserva su seguridad frente a los demás miembros de la sociedad. Y aunque las diferencias entre los hombres siempre serán una verdad incontrovertible, estas diferencias pueden reducirse en la medida en que los hombres impregnen la política de los valores fundamentales que sólo pueden venir desde la óptica de Dios a través de su Iglesia. Y esos valores cristianos eternos no se deterioran sino que se solapan con la materialidad de la vida, cuando los preceptos cristianos son dejados de lado; se han dejado de lado porque no están hechos con arreglo a cálculo. Son eternos y por ello no caen en la antítesis axiológica ni dentro del marco hegeliano, sino que acompañan las tesis de los hombres y las acciones en cada etapa histórica por una necesidad de transformación cualitativa.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Religión. El éxodo



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Religión Yoruba
Un curso donde podemos aprender, descubrir y ampliar conocimientos en el mundo de... [06/10/06]
2.711  
2. Religión. La fe
En este curso de religión aprenderemos respecto a la fe . La palabra fe... [02/02/11]
237  
3. Religión. Ecumenismo
Por ecumenismo se entiende el movimiento surgido para restablecer la unidad de... [10/02/11]
215  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail