12.176 cursos gratis
8.740.138 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Cómo escribir un relato breve

Autor: Juan Manuel Parada
Curso:
9,50/10 (4 opiniones) |1336 alumnos|Fecha publicación: 07/06/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 1:

 La experiencia en el arte de narrar y en el placer de leer

Lo que no se hace sentir no se entiende y lo que no se entiende no interesa. Simón Rodríguez ¿A qué sabe la esperanza? ¿Cómo se palpa el temor? ¿Qué textura tiene la muerte? Sin duda, la literatura no está hecha de palabras, éstas son herramientas para el proceso de comunicación, pero el texto creativo, ese que se conecta con las emociones del lector, se fundamenta en aspectos que rebasan la fácil adjetivación. Simón Rodríguez ya se había adelantado a esta premisa cuando sentenció: Si no emociona, no comunica y si no comunica no enseña. Yo me atrevería a variar un tanto la frase del maestro y replantearla en función del texto narrativo: Si no emociona, no comunica y si no comunica no engancha. La diferencia entre un texto meramente informativo (abstracto) y uno emocionante o vívido (concreto) es el buen uso de los recursos visuales y/o sensoriales con que contamos una historia.

A ver un ejemplo: Como ustedes, o la mayoría de ustedes, yo nací en la religión de Cristo y en ella me bautizaron. Pero en ella no me pienso morir. Si Cristo es el paradigma de lo humano, la humanidad está perdida. Fernando Vallejo. Al recibir el premio Rómulo Gallegos. Como verán, el autor se plantea sin mucho rodeo comunicar su desprecio a la religión cristiana y para ello se vale de recursos netamente abstractos. Me gustaría que en este momento cierres los ojos y trates de revivir alguna imagen o sensación que hayas tenido durante la lectura. Lo más probable es que ninguna, porque no estaba en los planes de Vallejo lograr una experiencia vívida para recrear su idea.

Otro ejemplo: Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua. Julio Cortazar. Capítulo 7 de Rayuela. He aquí un texto concreto, vívido y altamente emocionante. Estoy seguro de que al cerrar los ojos podrás ver la boca saliendo del dedo de Oliveira o sentir la textura de ese pelo (cabello) donde él hunde su mano. O el perfume viejo, o las bocas llenas de peces en movimiento. Este maestro del relato aborda a su lector con imágenes precisas que despliegan un complejo mapa emocional; además, no pierde oportunidad de apelar a recursos sensoriales, logrando una conexión profunda con la sesibilidad de quien lee. Recapitulemos entonces: Lo abstracto es la síntesis intelectual que la mente extrae de una experiencia concreta, es decir, de lo vivido o sentido, a través de la reflexión, tal es el caso de la mayoría de los ensayos o las noticias de prensa. Mientras que lo concreto es la experiencia en sí misma, sólida y compacta, material si se quiere. Palabras como amor, miedo o frío son resultado de ese proceso de reflexionar y sintetizar alguna vivencia.

Si digo: José está solitario y melancólico. Estaría flotando en el plano de lo abstracto. Y si digo: José, sentado al borde del catre, acaricia la blusa que conserva de sofía, mientras ve las cortinas grises bantiéndose en la ventana. Estaría recreando una imagen clara que nos podría llevar a un estado emocional del personaje. Recordemos el sabio díctum de Henry James: No lo digas, muéstralo. Cuando un lector se encuentra con la frase: José es un mal hijo. Entiende lo que el autor se propone informarle, pero no se conecta con ningua emoción y es muy probable que abandone la lectura, pero si este mismo lector se topa con un texto donde ve cómo José maltrata a su madre o cómo le miente o cómo prefiere a su amante, el resultado será una conexión más profunda e incluso interactiva. Veamos un ejemplo final y esclarecedor: Si Jorge Luis Borges hubiera creado un texto donde dijera: Funes es el hombre con la memoria más poderosa que jamás se haya registrado en la historia de la humanidad. Seguramente no ocuparía el lugar que hoy tiene en la literatura universal por haber escrito un texto como este: Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del 30 de abril de 1882 y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Jorge Luis Borges. Funes el memorioso. Aprender a reconocer entre lo abstracto y lo concreto nos permitirá trazar una ruta de acción más clara para alcanzar el efecto que nos planteamos con el texto. Por lo general partimos de un tema o idea (lo abstarcto) como la esperanza o la muerte para transformarlo en experiencia vívida (lo concreto) por medio de olores, texturas, sonidos, sabores e imáges. En la medida que uno y otro están más claros en nuestra mente, será más fácil lograr textos emocionantes.

EJERCICIOS: 1-Partiendo de alguna de las siguientes frases abstractas, crea un texto concreto. -El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad. (Gabriel García Márquez) -El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. (Aristóteles) -Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte. (Leonardo Da Vinci) www.escuelaliterariadelsur.net www.paradaliteraria.tk

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Cómo escribir un relato breve



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo escribir un libro
Muchos de nosotros, en algún momento de nuestra existencia, hemos sido asaltados... [16/06/05]
85.650  
2. Cómo escribir un guión de televisión y cine
En este curso aprenderás a confeccionar un guión de televisión y de cine de forma... [15/12/05]
22.269  
3. Cómo escribir un texto expositivo. Pautas
En este curso usted podrá aprender a redactar correctamente un texto expositivo... [28/11/11]
31  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail