12.212 cursos gratis
8.324.825 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Relajamiento consciente

Autor: Rolando Leal Martínez
Curso:
9,25/10 (4 opiniones) |8905 alumnos|Fecha publicación: 24/01/2006
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 Tención y relajamiento

TENSIÓN Y RELAJAMIENTO

Constantemente estamos realizando esfuerzos en la vida diaria, estos son totalmente normales y naturales, sin una cierta cantidad de esfuerzo no se podrían lograr grandes cosas, sin embargo cuando existe un exceso de esfuerzo, y éste se mantiene constante aparece lo que se llama el estrés que podríamos definir precisamente como un exceso de esfuerzo. El esfuerzo es natural y benéfico, el exceso suele ser nocivo, provoca tensiones, no sólo de tipo físico sino también psicológico e incluso existencial.

Las tensiones de tipo físico se experimentan principalmente en contracciones musculares, también en excitación del sistema nervioso, y alteración de las glándulas endocrinas, afectando al organismo en su funcionamiento integral.

Las tensiones psicológicas se manifiestan por medio de pensamientos y emociones, en cuanto a los primeros comenzamos a pensar negativamente, nos invade el pesimismo y llegamos a tener ideas perturbadoras que nos afectan grandemente; en relación con las emociones éstas se desequilibran y sufrimos cambios drásticos que nos impiden disfrutar de la vida con plenitud.

Las tensiones existenciales son en el ámbito de la personalidad, existe una desorientación que afecta las actitudes básicas de la persona y provoca conflictos con relación al sentido de la vida, por lo tanto no hay metas definidas que alcanzar y el ser entra en crisis.

Estas formas de tensiones pueden darse en forma aislada algunas veces, en otras se combinan dos de ellas y en los casos más drásticos las tres, cada una de ellas requiere un tratamiento especial que veremos a continuación.

Las tensiones físicas se eliminan con ejercicios apropiados de estiramiento y relajamiento, también ayudan mucho los masajes, la hidroterapia y el sueño. Todo aquello que ayude a soltar el cuerpo.

Las tensiones psicológicas se corrigen con lecturas especiales, trabajo constructivo agradable, diálogo terapéutico y actividades recreativas que ayuden a la persona a pensar con mayor claridad y entendimiento.

En cuanto a las tensiones existenciales desaparecen con el conocimiento de uno mismo, la meditación y la psicoterapia.

En la Yogaterapia buscamos el desarrollo integral del ser, de tal manera que al practicar la gimnasia psicofísica, el relajamiento consciente y las asanas o posturas estamos liberando las tensiones físicas, mentales, existenciales, y aunado a esto las enseñanzas complementarias le van dando al estudiante un panorama de sí mismo y de la vida más adecuado y completo, esto trae como resultado el bienestar del practicante, sobre todo la comprensión y el conocimiento para manejar mejor las tensiones propias de la vida humana.

Retomamos ahora el tema del estrés, el cual vimos que puede definirse como el exceso de esfuerzo, es una respuesta del organismo a las demandas que se hacen sobre él, se manifiesta un ajuste del comportamiento. Muchas veces el estrés se presenta como una amenaza a la supervivencia del individuo, que provoca una excitación o alteración, que lo prepara de tal manera de poder enfrentar y salir adelante de esa situación de conflicto o crisis.

Existen tres fases o pasos del estrés y son:

1. Alarma o alerta.

Se presenta la respuesta orgánica ante la amenaza de una situación de peligro, el cuerpo reacciona mediante el estrés, se producen cambios orgánicos significativos en el funcionamiento hormonal que preparan al individuo para enfrentar el evento provocador.

2. Ajuste al esfuerzo.

En esta fase se produce una gran actividad orgánica, que sirve para resistir la fuerza contraria al organismo, representada en la posible amenaza, desgraciadamente esto debilita al organismo, se está propenso a enfermedades.

3. Agotamiento.

Si no se soluciona el conflicto, las defensas del cuerpo comienzan a debilitarse, pudiendo llegar al quebrantamiento orgánico, normalmente esto se manifiesta en los órganos más débiles.

Existen una serie de cambios orgánicos que ocurren durante este proceso de adaptación y respuesta, entre ellos podemos mencionar los siguientes:

La respiración se altera, se incrementa el oxígeno en la sangre. Se acrecienta el ritmo del corazón y la presión arterial. Hay un aumento de azúcares y grasas que pasan a la corriente sanguínea, para generar más energía. Se activan los mecanismos de coagulación de la sangre, para prepararse por si ocurren heridas. La digestión se interrumpe, la sangre se dirige a los músculos y al cerebro. Se activa la tensión muscular para prepararse a la acción. Los sentidos se agudizan.

Al estudiar estas reacciones orgánicas, nos damos cuenta que el estrés es un proceso tan maravilloso como todos los que ocurren en el organismo, todo esto es bueno y natural; el problema es mantener este estado tensionante o estresante durante mucho tiempo, llegando al quebrantamiento y al agotamiento, porque las defensas del organismo se han debilitado, están en pie de lucha contra un enemigo... muchas veces invisible, es decir, en la vida primitiva estos mecanismos eran vitales para la supervivencia individual y colectiva, pero en situaciones actuales donde no hay realmente un peligro físico real, estos procesos quedan fuera de lugar, sobre todo llevados a su extremo, porque no se llega a descargar la energía en algo tangible, y esa energía transformada ahora en ira, odio, angustia, preocupación, miedo etc., se regresa contra la misma persona provocándole enfermedades y trastornos que son muy difíciles de manejar, porque han sobrepasado la barrera del control.

Una vez que se ha generado una energía en el cuerpo ésta tiende a expresarse, y si no se manifiesta abiertamente, entonces busca otros cauces y éstos pueden ser nocivos para la misma persona. Es por ello la importancia de estar constantemente liberando la energía psicofísica de manera constructiva y benéfica, por ejemplo a través de la gimnasia, el trabajo, el estudio, la diversión y la ayuda a nuestros semejantes. Revisemos algunos de los principales provocadores del estrés tanto en el nivel físico como mental.

NIVEL FÍSICO:

Drogas, alcohol, tabaco. Medicamentos sin control. Alimentación inadecuada. Falta de higiene. Problemas de sueño y descanso. Trabajo excesivo. Vida sedentaria, no hacer ejercicio. Respiración deficiente.

A NIVEL MENTAL:

Cambios bruscos en la vida. Crisis y conflictos sin solucionar. Emociones negativas. Ideas perturbadoras. Sentimiento de culpa. Miedo a la muerte y a la vida. Preocupaciones.

La lista puede ser mayor, con estos ejemplos es suficiente para darnos una idea de esta situación que afecta a miles de personas, en mayor o menor grado. Para contrarrestar lo anterior  tenemos una de las técnicas milenarias del Hatha Yoga que es el relajamiento consciente, el cual vamos a practicar en su forma muscular en este capítulo. El relajamiento se puede realizar sentado o bien acostado en el suelo, es más recomendable la segunda opción puesto que el peso del cuerpo se distribuye completamente en toda su extensión.

RELAJAMIENTO CONSCIENTE DE TIPO MUSCULAR

SHAVASANA = EL CADÁVER

Shava = cadáver;

asana = postura.

Postura del cadáver, especial para el relajamiento consciente.

PREPARACIÓN

Acostado boca arriba con los brazos a los lados del cuerpo. Si es de noche se apagan las luces, se utiliza música de fondo de tipo instrumental y tranquila.

EJECUCIÓN

Se tensa la pierna izquierda y se suelta completamente, se repite tres veces.

Se tensa la pierna  derecha y se suelta completamente, se repite tres veces.

Se tensan  los glúteos y  el abdomen y se sueltan completamente, se repite tres veces.

Se tensa el pecho, los costados y la espalda y se sueltan completamente, se repite tres veces.

Se tensa el brazo izquierdo, cerrando el puño  fuertemente y se suelta completamente, se repite tres veces.

Se tensa el brazo derecho, cerrando el puño fuertemente y se suelta completamente, se repite tres veces.

Se estira el cuello, se aprietan los dientes y se tensa el rostro, se sueltan completamente, se repite tres veces.

Se tensa todo el cuerpo, levantando un poco las piernas, apretando los puños y los dientes, se suelta completamente, se repite tres veces.

Ahora nos quedamos totalmente sueltos, libres de tensiones musculares, descansando plenamente, dejando que el cuerpo se siga aflojando más y más hasta alcanzar un descanso total, con los ojos cerrados, apoyamos la punta de la lengua en la parte de adentro de los dientes superiores, dejamos la respiración tranquila y serena. Permanecemos así de 5 a 10 minutos y volvemos a activarnos para continuar con nuestras actividades diarias. Se puede practicar en la cama antes de dormirnos, y el relajamiento nos conduce al sueño natural. Recomendamos practicar este ejercicio todos los días durante una semana.

Capítulo siguiente - Agotamiento y descanso
Capítulo anterior - Presentación

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Relajamiento consciente


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te interesa? ¡Te enviamos gratis las novedades de Psicología!