12.170 cursos gratis
8.767.824 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 4:

 Las experiencias de éxito desarrollan buenas costumbres

Suponga que se halla usted en una reunión entre amigos y uno de ellos acaba de explicar un chiste. Todos ríen a grandes carcajadas.

Para sus adentros usted piensa que en la primera ocasión que tenga lo explicará.

Así lo hace a la semana siguiente en el transcurso de una cena. Todos ríen estrepitosamente. Ha tenido un gran éxito.

No dude que este chiste pasará a ser uno de los favoritos que grabará en su recámara mental, repitiéndolo una y otra vez, en cualquier ocasión que se le presente.

¿Y sabe usted, porque? Pues por que las personas tendemos a repetir todo lo que nos hace sentir exitosos.

 En cambio, si la primera vez que lo contó hubiera provocado entre el grupo de oyentes un rictus facial esperpéntico, no lo hubiese vuelto a repetir más. Cuando las cosa que hacemos o decimos fracasan acostumbramos a no repetirlas

Ahora, suponga que está circulando por una carretera al volante de su flamante vehículo.

Sabe que ha de respetar la distancia de seguridad con el coche que tiene delante, que va en la misma dirección, y la mantiene.

Esta usted comportándose de forma adecuada.

Sin embargo observa que respetando las normas de circulación, permite a otros conductores que le adelanten, colocándose entre el suyo y el vehículo precedente.

Y otros(por suerte los que menos) le fustigan con ráfagas potentes para que acelere.

A pesar de que su comportamiento sea el adecuado esta usted viviendo unas sensaciones negativas. Los que le adelantan provocan que vaya quedando rezagado y los que detrás de él se le acercan temerariamente rozándole con sus destellos le hacen sentir miedo.

Esta forma de actuar de los demás provocará facilmente que  usted modifique su actitud y se salte a la torera la distancia de seguridad, acercándose peligrosamente al vehículo que lleva delante.

Su actitud será negativa, sin embargo habrá experimentado una sensación de triunfo o éxito al no permitir que los otros le adelanten o le incordien con sus faros. Y  así una y otra vez repetirá esta actitud hasta que la adopte como habitual. Como decíamos tendemos a repetir las actuaciones que nos hacen sentir exitosos

Suponga que está usted trabajando como empleado para otra empresa y su horario de entrada al trabajo es a las 8, 30 horas de la mañana. La normativa en esta empresa es que todos los empleados al llegar al trabajo marquen en el reloj de entrada con su ficha.

Usted acostumbra a entrar casi siempre hacia las 8, 45 horas, fichando a esta hora, Sin embargo nadie le llama la atención.

Su jefe o no se entera o no se atreve a llamarle la atención.

Esta actitud negativa de acudir diariamente al trabajo con retraso, se convertirá en un hábito ya que está obteniendo un éxito (no recibe la correspondiente crítica que se merece). Así se crean los hábitos a través de las actitudes incorrectas, que experimentan resultados exitosos y no reciben la correspondiente critica objetiva.

Siguiendo con su viaje en automóvil. Suponga que hace tan solo unos meses que ha obtenido el carnet de conducir, por lo que se considera que es usted un conductor joven y sin experiencia.

En las curvas no respeta la velocidad que indican las señalizaciones. Así pues a medida que va avanzando va adelantando gradualmente la velocidad que toma en las curvas, hasta que en una de ellas su coche derrapa, al tener que frenar de forma inmediata. Menudo susto...

Esta actitud negativa ha hecho que experimentara una sensación de fracaso.

A partir de ahora es fácil que cambie de actitud y habitualmente respete los límites de velocidad en las curvas.

Es muy probable que las actitudes positivas que hemos relacionado con experiencias exitosas se repetirán convirtiéndose en costumbre, y en cambio las actitudes negativas relacionadas con sentimientos de fracaso, cesarán

Los principios expuestos son aplicables al campo educativo, político, militar, religioso, familiar, deportivo...  a toda situación donde queremos que alguien haga algo. En cualquiera de estos casos, cuando se trabaja con negligencia, a disgusto, etc., es posible que sea: o bien por que en ocasiones anteriores ante buenas actuaciones se haya omitido reconocerlas, lo cual ha creado cierta frustración, o bien por que ante comportamientos inaceptables se ha omitido la crítica.

A través de los comportamientos correctos reconocidos, se crean los hábitos.

Cuando los colaboradores de una empresa o los hijos en la familia y en la escuela respetan las indicaciones y prescripciones, realizan su trabajo a conciencia, cuando son responsables, cuando colaboran y desarrollan su iniciativa, es porque en anteriores ocasiones han relacionado estos comportamientos con experiencias de éxito.

Cuando una persona ha desarrollado una buena costumbre es que ha estado relacionado con una experiencia de éxito.

Capýtulo siguiente - Mejor reconocer que criticar

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Reforzar las actitudes positivas de los colaboradores



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Valoración de los colaboradores al minuto
Valoración de los colaboradores al minuto es el décimo de los vídeo-cursos... [29/09/10]
1.197
Curso con video
2. Actitudes positivas
En la actualidad existe una tendencia que a muchas personas afecta que es el ver el... [28/07/11]
55  
3. Las energías positivas: excelencia Personal
Este es un impactante curso, que le permitirá al alumno conocerse a si mismo, a... [04/07/05]
5.352  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail