12.169 cursos gratis
8.789.365 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Reflexiones cristianas

Autor: Perez Maria de los Angeles
Curso:
9,60/10 (5 opiniones) |834 alumnos|Fecha publicaciýn: 10/01/2010
Envýa un mensaje al autor

Capítulo 8:

 La rebeldía en las iglesias

Durante muchísimos años, he estado, observando como algunas personas, se van dañando internamente dentro de una congregación, porque no pueden lograr ser unas personas, llenas del amor de Dios, de su sabiduría, no saben lo que es honrar a sus hermanos, a sus lideres y sobretodo a Dios.

Como seres humanos todos tenemos, áreas en nuestras vidas, donde somos débiles, y tendemos a sentirnos heridos por cualquier cosa, a veces cosas significativas y en otras ocasiones, hasta en situaciones verdaderamente insignificantes.

Pero si nos descuidamos, podemos hacer que ese dolor por esas heridas, se vuelvan una raíz de amargura, y nuestro corazón, se vaya dañando. Si no resolvemos esa situación interna, terminamos dañando la iglesia, a nuestra familia, y a nuestra vida espiritual.  Pero, tenemos un deber para con Dios, si de verdad queremos servirle, tenemos el mandato divino, de que tenemos que ser limpios de corazón.

Para mi tristeza, tengo que hacer acotación, acerca de que muchas veces cuando llegamos a tener una posición importante dentro de la iglesia, hay muchas personas, que no saben que hacer con ese cargo, y comienzan a volverse orgullosos, altaneros, desechan a los demás miembros de la iglesia, porque se creen mejor que ellos, y hasta terminan llevándole la contraria siempre al pastor y a otros lideres de la congregación, porque desean siempre tener la razón, y hasta desean destacarse por encima de todos los demás.

Lamentablemente, cuando una persona egocéntrica, actúa así de esa manera, llega el momento, en que se siente insatisfecha dentro de la iglesia, porque no se le complacen todos los caprichos, y es allí, cuando comienzan a experimentar otras cosas en su corazón, que luego se hacen su mayor tema de conversación, luego se convierte en acciones, y posteriormente, se convierten en un conjunto de chismes, murmuración, y  criticas dentro de la iglesia, y terminan formándose bandos contrarios, y diferentes sectores de oposición dentro de la Iglesia.

Después de esto, empezamos a sentir el culto pesado, no se siente nadie satisfecho, en la adoración, en las alabanzas, en la predicación, en las enseñanzas de la iglesia, empieza a haber pecado oculto dentro de la iglesia, y la atmósfera se vuelve pesada.

Para mi pesar, he visto como familias completas se han dañado, por caer en esta trampa, y luego terminan, yéndose en rebeldía, si ocupaban cargos dentro de la iglesia lo terminan entregando, pero solo después, que ya tenían tiempo, sin asumir bien sus compromisos, porque tenían rebeldía en su corazón.  Lamentablemente, si tenían hijos pequeños o adolescentes, terminan descarriándose sus hijos, porque sus padres les sirvieron de tropiezo, y dañaron su fe en el Señor.

Algunos de estos, hasta se sienten que tienen vocación de pastores, y terminan abriendo iglesias dañadas, enfermas, porque ellos mismos estaban enfermos. Y se llevan parte del rebaño de su pastor, porque lamentablemente este grupo a veces, los más débiles terminan dejándose convencer por ellos, y deciden irse a estas nuevas congregaciones enfermas.

En otras ocasiones parte de ese grupo, simplemente emigra de la iglesia, y llega a otra congregación hablando mal del pastor anterior, y llegan dañando este nuevo rebaño, y en ocasiones terminan saliendo años mas tardes de esta nueva iglesia, bajo la misma condición, y cada vez que se mudan de iglesia, hacen lo mismo a donde quiera que llegan.

Tenemos que recordar que la obra es de Dios, y no estamos para competir, para rivalizar, para luchar unos contra los otros, estamos para edificarnos, para consolidarnos, para restaurarnos, y para animarnos en este camino que es duro.  Si tu has vivido alguna experiencia dolorosa en tu congregación, simplemente habla con tu pastor y con la persona que te hirió, revélale lo que te sucedió, perdónense y sigue adelante, no te estanques!

Si no te piden perdón, no importa perdona y sigue tu vida, Si te han culpado injustamente, deja que Dios te defienda, si te hirieron deja que Dios te sane, pero si la persona del error eres tu solamente cambia tu actitud, limpia tu corazón y continua, sírvele al Señor de corazón sincero, donde quieras que estés!

Todos tenemos el deber de ese espíritu dentro de nuestras iglesias, tenemos que vencer este principado satánico que ataca a nuestras iglesias! 

Si tu ya lo has detectado en la tuya, comienza a orar, e interceder en guerra espiritual, ayuna por ello, y sobretodo no te dejes caer en murmuración, ni chisme, ni critica, y cuida tu corazón porque de el emana la vida!

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Reflexiones cristianas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La biblia. Reflexiones
Este curso es una recopilación de algunas enseñanzas e interpretaciones de algunos... [17/05/11]
96  
2. ¡La Biblia desenmascara a las religiones cristianas falsas!
Este curso es el fruto de años de investigación y lectura de la Biblia. Con este... [23/08/05]
20.407  
3. ¿El artista nace o se hace? Reflexiones
En este curso te facilitaremos un análisis sobre cómo es que se forma un artista... [15/07/11]
8  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail