12.176 cursos gratis
8.741.914 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El recurso humano en las empresas

Autor: Fabio Muñoz Jimenez
Curso:
9/10 (3 opiniones) |7968 alumnos|Fecha publicaciýn: 28/06/2005
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 10:

 ¿Quiénes ganan con la globalización? I

Los utopistas del mercado

En este "dualismo económico" que ha generado la globalización, la economía de mercado, la competencia mundial y el libre comercio, hay muy pocos que ganan mucho -muchísimo- y un resto enorme que transita la "depresión silenciosa".

En otras épocas, las gruesas paredes de los castillos, hacían más opaca la riqueza de los poderosos, al menos para una gran parte de la población. Hoy -gracias a los mismos medios y productos que ellos han creado- casi toda la riqueza se muestra, podríamos decir que se "ostenta". Casi simultáneamente que los empresarios (capitanes de industria) fueron reemplazados por los ejecutivos, y los banqueros por los bancarios; a partir del inicio del juego capitalista "con dinero ajeno"; comenzó el show multimedios.

La riqueza a la vista -aunque no al alcance- de todos. Los ricos y famosos aparecen a diario, a lo largo y ancho del planeta, por medios de comunicación (fundamentalmente televisión) facilmente accesibles a los no invitados al "banquete terrenal".

Pero tiempo tendremos de volver a ello. Ahora, intentaremos -con la ayuda de estudiosos y analistas- resaltar quienes son los beneficiados por la globalización.

Como se verá más adelante -en detalle- entre los principales ganadores están:

· los países preparados para competir industrialmente
· los países donde las empresas ya compiten intensamente en el mercado interior
· las grandes empresas multinacionales
· un 20% de la población activa
· el 1% de las familias más ricas
· el capitalismo financiero
· los altos directivos

Algunos datos a modo de anticipo:

El comercio mundial de bienes tangibles está dominado por Europa Occidental con algo menos de la mitad, Asia (principalmente Japón) participa con un 22% y Estados Unidos con un 15%.

Las cifras de ventas de las 200 mayores empresas multinacionales equivale a una tercera parte del Producto Nacional Bruto mundial.

Las empresas multinacionales controlan el 70% del comercio mundial.

Las 350 empresas más grandes del mundo acaparan el 40% del comercio mundial de mercancias.

Las 500 empresas más grandes controlan dos terceras partes del comercio mundial.

El intercambio cautivo entre las grandes empresas multinacionales es el 40% del total.

El 20% más rico de la población mundial gana 60 veces más que el 20% más pobre.

358 multimillonarios son en conjunto tan ricos como 2500 millones de personas.

En Estados Unidos el 1% de las familias más ricas eran propietarios de casi el 40% de la riqueza de la nación en 1989 y el 20% de las más ricas del 80% de la riqueza de la nación.

La quinta parte más rica de Estados Unidos, Europa Occidental y Asia Oriental genera las tres cuartas partes de la producción mundial y el 80% del valor del comercio mundial.

El mercado de divisas actualmente (1998), en todo el mundo, mueve más de 2,5 billones de dólares por día; miles de millones más giran en los mercados de bonos y acciones.

Los fondos de pensiones eran en 1994 los mayores grupos de inversión de los Estados Unidos con 4 billones de dólares.
Los grandes directivos ganan (en Estados Unidos) 120 veces más que sus empleados de a pie.

Veamos seguidamente que nos dicen los principales tratadistas al respecto:

"Alemania ha resultado ser el mayor beneficiario del comercio libre desde el conflicto mundial. Alemania ha seguido una política de no interferencia, pura y simple. Ha mantenido sus aranceles bajos y ha estado dispuesta a hacer frente a la competencia externa desde el principio. Se ha desarrollado a través de un programa de industrialización masiva sin ayuda del estado.

El cociente comercio/PNB en el período 1950/1990 muestra que la economía se ha vuelto con los años cada vez más abierta, alcanzando un 62% en 1991.

Aunque su PNB es casi un tercio del de Estados Unidos, Alemania ha sido ocasionalmente el principal exportador mundial. Éste es un claro ejemplo de hasta que punto puede prosperar el comercio, siempre y cuando exista una sólida base industrial.

La creciente apertura de la economía ha sido más que compensada por la gran productividad de la industria. Las cifras sugieren que las causas del extraordinario crecimiento de los niveles de productividad del país son la alta inversión y el comercio libre.

El aumento de la productividad también se ha reflejado en el crecimiento de los ingresos reales. El índice de salarios reales subió de 26 en 1950 a 112 en 1990 (3,72% anual promedio).

Aun así, el experimento más reciente de Alemania con el comercio libre ha sido un fracaso. Con la unificación (1990) se produjo un apresuramiento a exponer a las industrias del este a la demoledora competencia externa, simultáneamente se comenzó a ayudar financieramente al este.

Sin embargo contra las expectativas de los partidarios del comercio libre, la base industrial del este casi se extinguió. Esa zona se encuentra hoy (1993) en plena depresión, con una tasa creciente de desempleo que alcanza al 40% de la masa laboral.

Una estrategia de desarrollo adecuada para el este debería haber seguido un criterio gradual y paulatino.

La historia de Alemania en la posguerra tanto dividida como unificada, muestra que el comercio libre puede resultar beneficioso como perjudical, según sea su repercusión sobre la industria básica. Cuando el comercio libre fomenta la industria el país prospera; cuando la industria se debilita como consecuencia de la competencia externa, la nación sufre.

Entre todos los records económicos de la posguerra, el de Japón se destaca como el más espectacular.

Japón superó todos los obstáculos a través de un programa sistemático de acumulación de capitales, el mejoramiento de la educación, la calidad de los productos y un esfuerzo constante .

A diferencia de Alemania, Japón protegió sus nacientes industrias de la competencia internacional. Alemania y Japón son dos ejemplos contrastantes. La primera partió de una estrategia orientada a la exportación, mientras al segunda se concentró primero en la economía interna.

Gran parte del éxito de Japón se debe a la política industrial y a los métodos de gestión de los japoneses.

A diferencia de Alemania el cociente comercio/PNB de Japón permaneció constante entre 1955 y 1973. Si bien el índice del 22% califica a Japón como una economía abierta, no representa un grado excesivo de apertura.

Un sorprendente crecimiento de la productividad industrial impulsada por una increíble tasa de formación de capital, que llegó al 41% del PNB en 1970 permitió a la economía un desarrollo rápido.

Otra razón ha sido la despiadada competencia interior entre empresas de las diferentes industrias.

La estrategia de Japón fue generar una fuerte demanda básica en el mercado interno. Fue el mercado interno, y no los mercados extranjeros, el que promovió el desarrollo industrial de la mayoría de las empresas japonesas. Sólo más tarde las exportaciones llegaron a ser significativas.

En 1973 con la escalada de los precios del petróleo (que importa todas sus necesidades) Japón concentró su atención en la exportación para acrecentar suficientemente sus divisas a fin de costear el creciente precio del crudo.

Lo demás ya es historia conocida. La base industrial de los Estados Unidos cayó víctima del poderío de Japón.

Desde 1973 Japón se volvió más dependiente del comercio, tanto que el cociente comercio/PNB llegó al 31% en 1980 (incremento de casi un 50% en sólo 7 años).

Hoy (1993) el comercio tiene una mayor participación en el PNB, pero el índice de aumento de la productividad, si bien es alto, está por debajo del promedio histórico.

Siete de los nueve socios comerciales más importantes de los Estados Unidos: Canadá, Alemania, Japón, Corea, Taiwan, Italia y Francia, experimentaron un espectacular crecimiento después de la guerra, al par que sus salarios reales subieron de manera considerable. Todos (incluyendo en este caso a México y Gran Bretaña) se beneficiaron del comercio libre por parte de Estados Unidos. Desde los años sesenta han estado exportando una serie de productos industriales a Estados Unidos. Algunos como Canadá, Corea y Taiwan dependen en forma excesiva del mercado norteamericano, mientras que Japón y hasta cierto punto Alemania se han convertido en superpotencias a través de sus exportaciones a Estados Unidos.

La conclusión es inequívoca: todos los socios comerciales importantes de Estados Unidos se han beneficiado con la adopción del libre comercio por parte de este país, con excepción de los propios norteamericanos", nos dice Ravi Batra (ob. cit.).

"A medida que va acercándose l993 la única nación cuyas industrias abarcarían los tres grandes mercados mundiales sería Japón.

Desde su llegada en masa en la década de los sesenta, las empresas americanas paradójicamente se han beneficiado del hecho de que Europa estuviera fragmentada en 12 mercados diferentes. Aún cuando esto ha sido perjudicial para sus consumidores, esta fragmentacion ha permitido que los precios y por tanto los beneficios, se mantuvieran altos.

Solamente Toyota, la compañía más importante de Japón, es responsable de la quinta parte del déficit de la balanza comercial de la nación con Estados Unidos. Tres cuartas partes de las exportaciones totales de Japón se clasifican en las estadísticas industriales internacionales bajo la denominación "máquinas y equipos" una categoría donde predominan tres productos y los equipos utilizados para su fabricación: automóviles, ordenadores y artículos electrónicos", nos dice Tim Jackson (ob. cit.).

"La economía mundial está siendo dominada por un número relativamente pequeño de gigantescas empresas multinacionales y tres superbloques regionales -con centro en Estados Unidos, Japón y Europa-. Pero incluso dentro de la nueva clase alta del mundo hay rapiñas y desacuerdos sobre las actividades comerciales a escala mundial, como por ejemplo las del acero, los automóviles, los productos agrícolas y los contratos de aprovisionamiento para organismos públicos.

Entre 1960 y 1990, la desigualdad a escala mundial ha aumentado. Según el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo, el 20% más rico de la población mundial, por naciones, gana hoy por encima de 60 veces más que el 20% más pobre.

Los países desarrollados del mundo (el norte) con alrededor de un cuarto de la población mundial, consumen el 70% de la energía disponible en el planeta, el 75% de sus metales y el 60% de sus alimentos.

J. K. Galbraith llama a la elite "los contentos" y A. Durning los llama "la clase consumidora ecológica".

En l990 el valor total del comercio mundial de bienes tangibles fue de 3,485 billones de dólares con un adicional de 800.000 millones de dólares en servicios comerciales.

El comercio mundial de bienes primarios y manufacturados ha crecido a una media de 5,4% anual desde 1950. Este crecimiento ha rebasado año tras año el incremento de la producción mundial en su conjunto.

En l985, la cifra de ventas combinada de las 200 mayores empresas multinacionales del mundo superaba los 3 billones de dólares, lo que equivale a casi la tercera parte del Producto Nacional Bruto mundial.

El comercio de bienes tangibles está dominado por Europa Occidental, con algo menos de la mitad; Asia (principalmente Japón) con el 22%; Norteamérica con el15%; Latinoamérica con el 4%; y la totalidad de África con justo el 2,5%.

Los productos agrícolas constituyen el l2,5% del total; los productos mineros el 14% y los productos manufacturados el 70% y el 35% de este último corresponde a máquinas y equipos de transporte.

Se calcula que llega a 100.000 el número de divisiones, sucursales y filiales queLos productos agrícolas constituyen el 12,5% del total; los productos mineros el tienen en los países industrializados las empresas multinacionales.

Al menos 65 millones de personas están directamente empleadas en ellas; 43 millones en los países de orígen y 22 millones en los países que las han acogido como residentes, lo que representa aproximadamente el 3% de la masa laboral del mundo, cifrada en más de 2000 millones de habitantes.

Según datos del Banco Mundial, las multinacionales controlan el 70% del comercio mundial en l990; las 350 multinacionales más grandes del mundo acaparan casi el 40% del comercio de mercaderías, que totalizaba entonces 3,485 billones de dólares.

Las 500 principales empresas controlaban los dos tercios del comercio mundial. Además, más del 40% del comercio internacional se efectúa entre esta clase de empresas.

Las 15 mayores empresas mundiales tiene unos ingresos brutos que superan el PIB de más de 120 países, entre ellos casi todos los del tercer mundo.

La suma del patrimonio bruto de las 500 empresas fabricantes más importantes y de las 500 primeras empresas bancarias y de seguros da un total de 10 billones de dólares, el doble del PIB de Estados Unidos.

En su inmensa mayoría, las cada vez más abundantes multinacionales se escapan del control estatal de los países donde operan, y ya no suelen tener su sede en sus comunidades nacionales.

Bajo las nuevas leyes propuestas (GATT,OMC), gran parte de la autoridad para proteger el medio ambiente, los alimentos, los puestos de trabajo o las pequeñas empresas, se retirará de los gobiernos nacionales o locales, y de la comunidad, para pasar a mano de los ministerios de comercio, de las empresas multinacionales y de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Una de las características del programa de libre comercio es la supresión de las restricciones nacionales a la exportación de capital.

La ONU ha calculado que la inversión entrante -es decir los capitales que entran en los países a través de sus fronteras- en las tres regiones más poderosas del mundo, Estados Unidos, Europa y Japón se ha triplicado entre 1980 y 1988. Desde 142.000 millones de dólares hasta 400.000 millones de dólares y es exactamente la tercera parte de la inversión entrante en todo el mundo", nos dicen Tim Lang y Colin Hines (ob. cit.).

"En la década de 1980, mientras que los ingresos reales de la mayoría de la familias nortaemericanas se estancaba o caía, las del 1% de la cumbre aumentaron en un 115%. En un contraste incluso más sorprendente, mientras que el número de individuos pobres ha crecido de 23 millones a 35 millones entre 1975 y 1991, durante aproximadamente el mismo período el número de multimillonarios ha aumentado de 642 a 60.667", nos dice Robert Heilbroner (ob. cit.).

"En el próximo siglo, el 20% de la población activa bastará para mantener en marcha la economía mundial. No se necesitará más fuerza de trabajo. Ese 20% participará, por tanto, activamente en la vida, el beneficio y el consumo, no importa en que país. Se puede añadir a ellos un 1 o 2%, por ejemplo contando a los herederos acomodados.

358 multimillonarios son en conjunto tan ricos como 2500 millones de personas, casi la mitad de la población mundial.

La dictadura financiera, con responsabilidad limitada. "Los procesos de los mercados financieros se desarrollan a una velocidad y en unas magnitudes que los sitúan totalmente al margen de los gobiernos e instituciones internacionales" (J: Mayor abril/95). "No se debe permitir a los mercados socavar la política financiera de todo un país" (L. Dini). A Chirac todo el gremio financiero le parece repugnante, hace poco llamó a esa casta de negociantes, "sida de la economía mundial".

Desde l985, los volúmenes del negocio internacional de divisas se ha multiplicado por más de diez. Durante un día laborable medio, en la actualidad cambian de propietario divisas por un valor de 1,5 billones de dólares (según cálculos de B.I.C.). Esta cifra corresponde aproximadamente al contravalor de toda la producción anual de la economía alemana o a cuatro veces los gastos anuales mundiales en crudo. En las mismas magnitudes se mueven los negocios de acciones, préstamos a consorcios, títulos de deuda estatales y distintos e innumerables contratos especiales, llamados derivados.

De 1989 a 1995 los valores nominales de los contratos (de derivados) negociados se decuplicaron y alcanzaron en todo el mundo la inimaginable suma de 41 billones de dólares. Sólo entre el 2 y 3% de este tráfico sirve directamente para asegurar la industria y el comercio.

Los fondos de inversión, administran sólo en Alemania 7 billones de marcos. Otros 10 billones los administran los oferentes de planes de ahorro destinados a pensiones; de ahí que el bien pagado ciudadano medio sea con demasiada frecuencia víctima y verdugo, ganador y perdedor al mismo tiempo. Mientras el seguro de capital-vida presenta unos rendimientos crecientes, sus ingresos disminuyen debido al aumento de las cargas fiscales. Y mañana mismo los directivos de aquel fondo de inversión en el que han depositado sus ahorros colocan, como accionista de su empleador, una dirección que racionalice rigurosamente también su trabajo......en interés del inversor en el fondo.

Como ninguna otra nación en el mundo, Norteamérica se sirve del capital ahorrado por los demás. El dólar sigue siendo la divisa reina del mundo. No sólo el 60% de la reservas en divisas fuertes de todos los bancos emisores se mantienen en dólares, también casi la mitad del conjunto de los ahorros privados. De ello se aprovecha Estados Unidos para financiar el equivalente al 10% del PBI que debe al mundo. También sabe que siempre tiene de su parte a medio mundo cuando se trata de la estabilidad de su divisa.

Los 100 mayores consorcios transnacionales se unen en unos beneficios anuales de aproximadamente 1,4 billones de dólares. Las empresas transnacionales se disputan hoy dos terceras partes del comercio mundial, y desarrollan casi la mitad de ese intercambio dentro de las redes propias de los consorcios.

A la mayoría de los altos directivos se les pagaba y se les paga por rebajar por todos los medios los costes laborales. Hoy los grandes directivos ganan 120 veces más que sus empleados de a pie. Los autores citan a Lester Thurow cuando dice que los capitalistas de América declararon la guerra de clase a sus trabajadores........y la han ganado.

Sólo el beneficio de los accionistas cuenta como medida del éxito de una empresa. Esta lógica explica porque ahora en todo momento incluso los trabajadores de aquellas empresas que tienen beneficios tiene que contar con el despido", nos dicen Hans-Peter Martin y Harald Schumann (ob. cit.).

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a El recurso humano en las empresas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Motivando al recurso más valioso
En este curso sabrás cómo potenciar la motivación del ser humano de una manera muy... [31/01/07]
1.619  
2. El capital humano
El capital humano es el conocimiento que posee cada individuo. A medida que el... [04/01/08]
840  
3. Importancia de los equipos de trabajo en las empresas
Es necesario valorar y saber la importancia que tiene el equipo de trabajo. El... [22/02/12]
20  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail