12.176 cursos gratis
8.741.731 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (5/11)

Autor: Centre Londres 94
Curso:
9,50/10 (2 opiniones) |1091 alumnos|Fecha publicaciýn: 09/11/2010

Capýtulo 16:

 Tics (2/2)

Diagnóstico diferencial

Hay que diferenciar los tics de otros movimientos anormales que no posean su brusquedad ni su carácter estereotipado.

Movimientos coreiformes.Son actividades motoras cuasi propulsivas, convulsivas, irregulares y repetitivas; no pueden suprimirse a voluntad y no son estereotipadas. La causa más frecuente en la niñez es la corea de Sydenham; la historia de fiebre reumática, la clínica y su evolución nos dan el diagnóstico diferencial. La corea de Hungtinton suele iniciarse en el adulto y la secundaria a lesión perinatal del sistema extrapiramidal se acompaña de antecedentes perinatales.

Movimientos atetoides.Son lentos, continuos, no estereotipados y retorcidos de los segmentos distales de las extremidades. No se suprimen a voluntad.

Convulsiones mioclónicas. Son movimientos muy rápidos, estereotipados y no rítmicos, aislados o en ráfagas, no controlables voluntariamente.

Movimientos distónicos.Estereotipados, atetoides, lentos y de retorcimiento pero mantienen la zona afecta en un estado fijo de tensión durante largos periodos de tiempo.

Temblores. Rápidos, rítmicos y altamente estereotipados. Raros en niños.

Crisis convulsivas focales.Pueden asemejarse a un tic motor; suelen ser rápidas, rítmicas y estereotipadas pero se asocian a una alteración de conciencia, difusión de un grupo muscular a otro y cambios en el EEG.

Manierismos. No son trastornos del movimiento; muy estereotipados y repetitivos, suelen asociarse a trastornos emocionales, ceguera u oligofrenia.

Gestos conjuradores de los obsesivos graves y estereotipados psicóticas, las ultimas caracterizadas por lo extraño del gesto.

Tratamiento

Siempre se planificara en función del contexto psíquico y familiar: Con respecto a la familia, habrá que procurar que las ansiedades y reacciones frente al síntoma sean reconocidas, comprendidas y calmadas, para que sea posible la aceptación de nuestras orientaciones sobre cómo comportarse con el niño.

Con respecto al niño:

* Terapia psicomotriz o de relajación cuando el tic es reactivo y lleva asociado un componente motor de inestabilidad o torpeza.

* Psicoterapia en niños de organización neurótica o psicótica.

* Terapia conductual, implosión o descondicionamiento operante.

* Farmacoterapia: el único tratamiento eficaz de este tipo son las butirofenonas que no deben prescribirse sistemáticamente ni por periodos largos y siempre teniendo en cuenta sus limitaciones y secundarismos. Resultan beneficiosas además de por su efecto sintomático sobre el tic, por ejercer una función tranquilizante en la familia.

Pronóstico

Aunque los tics suelen remitir gradualmente, en muchos niños y a pesar de un adecuado tratamiento, persisten en la edad adulta.

"Enfermedad de los tics", "síndrome de los tics", "síndrome de Gilles de la Tourette" o "trastorno de la Tourette"

Definición. Consiste en movimientos recurrentes, involuntarios, rápidos y sin objeto (tics), incluidos los tics vocales múltiples. Pueden suprimirse voluntariamente durante minutos a horas y su intensidad no es constante en el tiempo. Los tics motores afectan típicamente a la cabeza, pero también a otras partes del cuerpo. Los tics vocales aparecen en el 60% de los casos e incluyen sonidos y palabras complejas así como la coprolalia. Los sonidos pueden ser gruñidos, toses, sorbos nasales o palabras.

Epidemiologia. Es un trastorno subdiagnosticado; su prevalencia es del % hasta los 8 anos, del 18% hasta los 13 y de hasta el 28% en todos los grupos de edad. Predomina en el sexo masculino en proporción 3:1. Se ha observado en todas las clases sociales y grupos étnicos. La incidencia familiar es mayor de la esperada estadísticamente, un 40-60% de los familiares tiene tics, la concordancia observada en gemelos monocigotos es mayor que la observada en dicigotos.

Etiopatogenia. La literatura más antigua se centraba en una causa psicológica, como psicosis, trastorno obsesivo-compulsivo o trastornos del carácter. La investigación actual avala la idea de que es un trastorno neuropsiquiatrico que refleja la interacción de factores genéticos, neurofisiológicos, conductuales y ambientales de expresión cambiante a lo largo del desarrollo.

* Las evidencias acerca de una base orgánica parten de datos de observación tales como una alta incidencia en estos niños de disfunción cerebral mínima y de signos neurológicos leves, EEG anormal en el 50-60% de casos y TAC igualmente anómalo en el 25%.

* El trastorno neuroendocrino, parte de la base de que estos niños mejoran con neurolépticos y empeoran con estimulantes; el error básico podría ser una disfunción neuroendocrina que, afectando a la dopamina, se expresa en una hipersensibilidad de los receptores postinapticos de la misma, implicados en la actividad motora.

* Genética. El riesgo de los familiares de las mujeres de prueba es mayor que el riesgo de los familiares de los varones de prueba; en 1980 Kidds y cols,. propusieron un modelo de umbral en el que los varones y las mujeres comparten una diálisis genética común, pero en el que el sexo menos prevalente, el femenino, está representado en un umbral más alto en un continuo riesgo genético-ambiental.

* Psicodinamicamente, según Malher, el Síndrome podría responder a dos eventualidades:

Un primer grupo presenta una organización neurótica del carácter la cual, aunque no proporciona síntomas neuróticos verdaderos, ocasiona rasgos impulsivos y sintomatología motriz; sería una "neurosis motriz" a la que subyace una agresividad mal entendida.

Un segundo grupo de personalidad inhibida, ansiosa, pasiva y deprimida, en el que los síntomas motores serian el equivalente al nivel muscular de una enfermedad psicosomática, en relación con un estado afectivo conflictual prolongado.

Clínica. Además de los rasgos esenciales hay ecocinesia, palilalia, coprolalia mental, dudas obsesivas y compulsiones. Los primeros síntomas aparecen entre los 2 y los 10 anos, a los 11 anos están presentes en el 96% de los pacientes. Una vez plenamente desarrollados, los tics motores se observan en el 95% de los casos, los vocales en el 66%, compulsiones en un 63% y la coprolalia, que puede ser el primer síntoma, en el 60% de los pacientes. Los síntomas iníciales pueden o no persistir siendo sustituidos por otros nuevos; hay exacerbaciones y remisiones. El control voluntario es posible por un limitado periodo de tiempo, pero, finalmente, la tensión aumenta exigiendo la descarga en el tic. Sin tratamientos los síntomas persisten y se desarrollan problemas psicológicos secundarios; la conducta psicótica o el deterioro intelectual no presentan mayor frecuencia que en otra población psíquica.

Diagnóstico. Lo confirman la coprolalia, copropraxia, ecolalia, acopraxia y palilalia, lo cual no implica que se presenten en todos los casos. Debe hacerse el diagnóstico diferencial con otros trastornos de SNC (ya visto anteriormente), con la esquizofrenia (estos pacientes no presentan un trastorno del pensamiento) y también con el trastorno obsesivo-compulsivo. Puede asociarse un trastorno depresivo o de otra índole psicológica pero que son consecuencia del Síndrome que nos ocupa.

Tratamiento. El de elección es el farmacológico, la psicoterapia ayuda al paciente a afrontar la enfermedad pero es inefectiva como tratamiento primario, la terapia de conducta ha sido útil para minimizar algunos de los síntomas.

El producto de primera elección es el haloperidol, cuya dosificación deberá establecerse cuidadosamente en cada caso para obtener la máxima efectividad con el mínimo de efectos secundarios: la dosificación media es de 5 mg, con unos márgenes entre los 2 y 10 Mg. También se ha usado el pimocide, cuyos efectos adversos so semejantes a los producidos por el haloperidol pero responden a él un menor número de pacientes: 70% a pimocide frente a 85% a haloperidol, cuando el haloperidol no es util u ocasiona muchos secundarismos, se ha empleado la clonidina a dosis de 0,5-0,60 mg/día, actúa a nivel de la transmisión noradrenergica.

Capýtulo siguiente - Trastornos del lenguaje
Capýtulo anterior - Tics (1/2)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (5/11)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (1/11)
Este es un curso completo sobre psiquiatría infantil , trastornos psiquiátricos... [04/11/10]
612  
2. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (2/11)
En este curso te traemos la guía completa de la valoración clínica psiquiátrica ,... [05/11/10]
324  
3. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (3/11)
Con este curso aprenderemos que el desarrollo psicomotor es la adquisición de... [05/11/10]
351  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail