12.170 cursos gratis
8.784.287 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (11/11)

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (2 opiniones) |537 alumnos|Fecha publicaciýn: 11/11/2010

Capýtulo 4:

 Trastornos psiquiátricos. Tratamiento

Tratamiento de los trastornos psiquiátricos de niños y adolescentes

Las estadísticas generales y los datos epidemiológicos de que disponemos apoyan la idea de que entre el 10 y el 15% de los niños y adolescentes con una edad inferior a los 18 anos necesitan los servicios de salud mental y de asistencia psiquiátrica.

Las técnicas adecuadas para la aplicación de cualquier tipo de tratamiento en niños y adolescentes solo pueden ser aprendidas trabajando con niños y bajo la supervisión de terapeutas experimentados. Antes de embarcarse en cualquier técnica terapéutica es necesario tener un plan terapéutico adecuado y unas metas claras que deben derivarse de la formulación clínico terapéutica del niño o adolescentes.

El tratamiento de los trastornos psiquiátricos de niños y adolescentes se ha caracterizado, hasta fechas muy recientes, por ser una extrapolación al niño de los tratamientos del adulto y porque la elección del tipo de tratamiento era más un reflejo del entrenamiento y formación del terapeuta que una decisión basada en las características del niño o del trastorno psiquiátrico que padecía.

La terapéutica psiquiátrica infantil debe basarse en la realización de una evaluación psiquiátrica, una formulación clínica y una planificación terapéutica adecuadas así como en la utilización de tratamientos multimodales y multidisciplinarios (17). La aplicación de la terapéutica infantil se apoya en el trípode psicofarmacología/psicoterapia/terapia de conducta. Estas modalidades deben utilizarse conjuntamente en todos los pacientes, si bien algunos trastornos y algunos niños específicos pueden beneficiarse más claramente del uso predominante de una de ellas. Uno de los riesgos en los que podemos incurrir cuando tratamos niños o adolescentes es el de aplicar medidas estandarizadas que, al ser demasiado generales, no tienen en consideración las características individuales del paciente (21).

Más de 230 técnicas terapéuticas (individuales, familiares o grupales) están siendo usadas para el tratamiento de niños y adolescentes con trastornos mentales. Ellas se focalizan sobre distintos procesos psicológicos, conductuales o sobre distintas interacciones familiares. Los niños o adolescentes pueden ser tratados tanto en las consultas de los terapeutas, casas, escuelas, como en los hospitales o en otras lugares de la comunidad.

La relación terapéutica

Es característica de la consulta de psiquiatría infantil la falta de iniciativa del niño o adolescente en la demanda de ayuda por lo que una de las primeras tareas del terapeuta consiste en estimular la motivación del niño hacia el tratamiento. Es frecuente que los niños empiecen el tratamiento de forma involuntaria y sin beneficiarse de una autentica ayuda por parte de los padres.

Los niños suelen exteriorizar sus conflictos internos y, en la situaciones nuevas, tienen tendencia a presentar reacciones de transferencia espontaneas y globales. La presencia en determinadas edades de mecanismos primitivos tales como el rechazo, la proyección y el aislamiento puede condicionar el proceso terapéutico basado en las capacidades de síntesis e integración (ambas inmaduras en los niños). Igualmente, las presiones ambientales ejercidas sobre el terapeuta son habitualmente mayores con los niños que con los adultos.

Por lo general, los niños no tienen unas facultades de expresión verbal tan desarrolladas como los adultos, por lo que es de vital importancia que el psiquiatra infantil lo valioso que es la comunicación no verbal. La expresión de los gestos, la postura del niño y su movilidad, así como el contenido, la forma y configuración de su juego y posturas pueden expresar tantas cosas como sus palabras.

Los modos de comunicación entre el niño y el clínico son de vital importancia y deben adaptarse para ofrecer al niño un contexto y una atmosfera que permitan establecer una adecuada comunicación. Los distintos modos de comunicación son: el juego (escenificación de imaginaciones que se identifican con personas de su entorno), el dialogo imaginario (historia inventada), el dibujo (espontaneo o sobre un tema sugerido), el dialogo tradicional cara a cara, el uso de pasta para moldear, o el uso de juegos con arena o agua.

El lenguaje del clínico debe ser accesible al niño y deben tener en cuenta su edad y nivel de desarrollo. Ha de ser lo suficientemente amplio como para que se situé entre el uso de frases cortas, palabras simples, repeticiones frecuentes y el uso de formas de comunicación no verbal a la que los niños son muy sensibles o de formas más complejas de dialogo semejantes a las de la entrevista con pacientes adultos. Es necesario crear un ambiente en el que el niño pueda sentir que sus palabras y acciones son consideradas por el terapeuta como algo serio.

El trabajo terapéutico con niños se caracteriza por la necesidad de la participación de los padres. Esta necesidad no quiere decir que necesariamente los padres sean los causantes de las dificultades emocionales del niño sino que su implicación en el tratamiento es una consecuencia del estado de dependencia del niño. El peligro que plantea esta situación es la motivación inconsciente de salvar al niño de la negativa influencia de los padres, relacionada en ocasiones con un deseo competitivo de ser mejor padre que el padre del niño o que los propios padres del terapeuta.

En la práctica, hay varios grados de participación paterna en la psicoterapia infantil. Con los niños en edad preescolar, la mayor parte del esfuerzo terapéutico va dirigido hacia los padres, sin alcanzar directamente al niño. En el otro extremo, los niños pueden recibir una psicoterapia sin participación alguna de los padres mas allá del pago de los honorarios y, quizás, del transporte del niño a las sesiones. Aun en los casos en los que el adolescente pueda sostener la terapia por sí solo, la mayoría de los terapeutas prefieren mantener una alianza informativa con los padres a fin de obtener información adicional sobre el niño. La consideración de la participación de los padres condiciona la resolución de cuestiones relacionadas con la confidencialidad en la terapia con niños.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (11/11)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (1/11)
Este es un curso completo sobre psiquiatría infantil , trastornos psiquiátricos... [04/11/10]
612  
2. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (2/11)
En este curso te traemos la guía completa de la valoración clínica psiquiátrica ,... [05/11/10]
324  
3. Psiquiatría. Guía psiquiátrica niños y adolescentes (3/11)
Con este curso aprenderemos que el desarrollo psicomotor es la adquisición de... [05/11/10]
351  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail