12.176 cursos gratis
8.741.975 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Psiquiatría clínica. El diagnóstico

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |794 alumnos|Fecha publicaciýn: 03/09/2010

Capýtulo 30:

 Psiquiatría clínica. Revisar los contenidos (2/3)

CERRANDO EL TRATO.- EL CONTRATO TERAPÉUTICO.

Para que merezca la pena, la “venta” debe finalizar con un contrato. En otras palabras, debe extraerse algún tipo de compromiso por parte de la familia para cerrar el trato. Este podría ser la conformidad para volver a otra cita con día y hora fijados, la conformidad para aceptar a una persona recomendada para un tratamiento o procedimientos diagnósticos especializados, o , en caso de una terapia familiar, el acuerdo de volver a llamar al día siguiente con una lista de horarios de disponibilidad de toda la familia. A veces es necesario convenir en aceptar el compromiso de pensar en las recomendaciones y llamar al día siguiente o dar una cita para discutir el siguiente paso. En ningún caso se debe dejar el asunto en el aire, con un mero compromiso de “mantener el contacto”.

EMPEZAR POR “DÓNDE ESTÁ LA FAMILIA.”

Para ser efectivo en “el cierre del trato”, se debe empezar por donde está la familia, y reinterpretar y reenmarcar sus tendencias naturales, a veces contraterapéuticas, dentro de una dirección terapéutica. Esto es una forma de judo psicológico, en el que la personalidad o incluso a veces la psicopatología de los padres es utilizado como la fuerza conductora para el impacto terapéutico. Por ejemplo:

Un padre ansioso se siente demasiado culpable al llevar a la escuela a su hija, que padece un trastorno de ansiedad de separación, cuando ella parece sufir tanto distres. El vector de esta culpa puede ser cambiado de dirección por afirmaciones como “Sé que realmente te duele ver cómo sufre Mary cuando la obligas a ir al colegio y ella se pega a tí, pero no puedes pensar en tu propia comodidad. Es tu deber como padre ver que ella va a la escuela, sin importar lo mal que eso te haga sentir. Si te hace sentir mejor el dejar que se quede en casa, estás aliviando tu propio dolor a su costa. Ahora, Mary sabe cómo me siento acerca de esto (sonríe cálidamente a la niña). Ella sabe que pienso que no tienes más opción que obligarla a ir a la escuela sin importarte lo desgraciada que es y lo desgraciado que te hace el tener que llevarla. ¿Crees que serás capaz de soportar este deber paterno, o quieres ayuda durante un tiempo, hasta que te acostumbres?”

El clínico puede fortalecer la alianza terapéutica aceptando la realidad de los padres o las dificultades de los otros miembros de la familia, y empatizando activamente con los dilemas que la terapia del niño pueda plantear a los padres. Más ampliamente, que el terapeuta señale el impacto potencialmente difícil y doloroso del proceso terapéutico en los padres y otros miembros de la familia (especialmente en la terapia familiar) puede fortalecer su compromiso de permanecer en la terapia incluso después de que su ansiedad aumente.

Desde luego, cualquier plan terapéutico que no tenga en cuenta las capacidades del niño y de los padres está destinado al fracaso. En algunos casos, los padres o el niño pueden no ser capaces de trabajar dentro de un plan terapéutico ideal, así que el clínico debe valorar si hacer algo menos que el tratamiento ideal es mejor que no hacer nada.

HACERSE EL “DURO” CUANDO SEA NECESARIO.

Además de redirigir la preocupación del padre por el bienestar del niño de un modo constructivo, el último ejemplo clínico también demuestra el principio de traslado de la responsabilidad de “ser el duro” al clínico. El padre puede simplemente culpar al clínico por tener que obligar a la niña a ir a la escuela (“órdenes del doctor”). En general, cualquier instrucción para que el padre haga algo que al niño no le gustará debería ser dada en presencia del niño, para que la relación padre-hijo no sufra tensiones innecesarias. Debería quedarle claro al niño que el padre lo hace siguiendo instrucciones del doctor. (Desde luego, no se debe esperar que el niño lo verbalice o esté de acuerdo). Normalmente el padre es la persona más importante con la que el niño debe mantener una relación. Los profesionales son prescindibles, y si hacen bien su trabajo, transitorios. Por consiguiente, la estrategia debería ser fortalecer la armonía entre padre e hijo, incluso a expensas de la relación amistosa con el clínico. De todos modos, curiosamente esta táctica rara vez parece debilitar la armonía entre niño y clínico. Más bien parece mejorarla.

Una de las veces en que es necesario ver a los padres a solas es cuando se les instruye para hacer algo que al niño le gusta o desea. Es deseable que los padres confíen en tal acción; y si deciden no seguir el consejo, el niño no tendrá ocasión de estar contrariado o enfadado con ellos por su negativa.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Psiquiatría clínica. El diagnóstico



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psiquiatría. Consulta clínica
Psiquiatría. La consulta clínica psiquiátrica es para poder valorar al niño o... [01/11/10]
615  
2. Psiquiatría. Evolución clínica de psicosis infantil
Psiquiatría. La intención de este curso es que las personas que estén al cuidado... [12/08/10]
623  
3. Valoración clínica de la paternidad
Valoración clínica de la paternidad , en circunstancias normales, una paternidad... [07/04/10]
132  

Capýtulos del curso


ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail