12.212 cursos gratis
8.330.272 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Psicopatología de la adolescencia

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (1 opinión) |1644 alumnos|Fecha publicación: 24/03/2010

Capítulo 7:

 Ansiedad en la adolescencia

3.1- Los trastornos de "su" ansiedad: En general hablar de la ansiedad, mejor de la forma de expresión de la ansiedad en la adolescencia, comporta referirse a una forma particular en que dicho trastorno se expresa y manifiesta en esta etapa de la vida humana.

Por esta razón nos referimos a "su" ansiedad, queriendo referirnos a las circunstancias o situaciones que, según los propios/as adolescentes, les causan ansiedad o, como ellos/as mismos describen, "agobio". Para ello nos referimos a un trabajo nuestro desarrollado en 380 estudiantes de BUP, que básicamente coincide con el publicado por HILL en 1.989, hacemos referencia a la importancia que dan los/las adolescentes encuestados a la hora de sentir ansiedad, se plantean aquellas causas que están por encima del 50% de los encuestados y de forma decreciente (desde el 90% de la primera al 50% de la última de este listado): 3.1.1. Físico poco atractivo, el poder de la imagen física, de la seducción de la imagen se manifiesta por la preocupación, a veces desmedida, por la ropa de marca, por la identificación a grupos de pertenencia social y cultural en la forma exterior de manifestarse.

Las dismorfofobias, de diverso grado de gravedad, son la expresión más sindrómica de este tipo de trastornos, que pueden estar, por ejemplo, en una cierta base narcisista de los denominados trastornos de la conducta alimentaria.

3.1.2. Amistades. La pertenencia a un grupo, el papel que se juega en el grupo de pares, sus actividades, la aceptación versus rechazo por parte del grupo, la aceptación versus rechazo por parte de las figuras parentales (en la que juegan muchos contenidos a priorísticos de prejuicios sociales y culturales) son aspectos básicos. En nuestra comunidad hubo una época en que varias jóvenes estaban seducidas por jóvenes gitanos, la respuesta de las figuras parentales payas fue de conflicto abierto que llevó a consultar a la Unidad de Salud Mental Infantil, con la pretensión de que "Vds. deben convencer a mi hija de que no debe hacer eso, por que no es bueno y está mal"; en pocas ocasiones se nos permitió ni siquiera terminar la evaluación, no tener un a priori es difícil y no siempre es admitido, muchas figuras parentales identificaban nuestra posición de escucha sin prejuzgar, con una alianza con sus hijas adolescentes y con su conducta en contra de su opinión ajustada a "lo que debe ser". Esta posición de las figuras parentales de inmiscuirse en las amistades de los hijos/as adolescentes es vivido como una verdadera invasión y suele crear conflictos en la relación padres-adolescentes, entre otras cosas porque los/las adolescentes están muy preocupados con tener amigos/as de verdad y con el sentido, a veces un tanto romántico, de la amistad.

3.1.3. Ser rechazado por los pares. Es evidente que complementa a la anterior preocupación. La sola posibilidad de verse rechazado por los pares les genera, a la mayoría de los/las adolescentes, una sensación de aislamiento y de baja autoestima. La sociabilización se ve afectada y no es extraño que se busque respuestas y actitudes desafiantes o disociales con el fin de "compensar" de alguna manera el rechazo. En otras ocasiones puede ocurrir una hiperintelectualización o racionalización excesiva. Alicia es una adolescente de 15 años que nació con un mielomeningocele que fue intervenido quirúrgicamente y le ha quedado como secuela una paresia de los miembros inferiores y una vejiga neurógena, las figuras parentales tienden a normalizar lo que la acontece y la historia evolutiva previa: "siempre lo aceptó muy bien y nosotros también", pero lo trasmiten con ansiedad, sin convencer. Alicia dice que "mis amigas se han vuelto tontas, solo piensan en ir a bailar, la verdad es que a mi no me apetece nada, me aburre la discoteca, no me explico lo que ellas ven en bailar", pero su rictus de tristeza y la entonación hace que se trasmita su decepción y su rabia contenida: sea por no poder realizar esa actividad, sea por no haber podido atraer a las demás a sus intereses, por lo tanto: sentirse rechazada a causa de su problema.

3.1.4. Volverse loco/a. Gran temor en estas edades: perder el control sobre sus pensamientos, sobre su ser y su estar en el mundo, eso es para ellos volverse locos/as, "pirarse". Su rechazo a acudir a consultas psicológicas y psiquiátricas creemos que debe encuadrarse en esta actitud temerosa, por otra parte pocas consultas reúnen las características precisas para recibir a adolescentes y muy pocas cuentan con profesionales formados para dar una respuesta adaptada a las necesidades de esta etapa de la vida.

Llevamos un tiempo detectando en nuestra Unidad de Salud Mental Infantil un incremento de demandas de adolescentes a petición de los propios/as adolescentes. El análisis de la demanda realizado nos pone sobre la pista de lo siguiente: en muchas ocasiones la petición de ayuda se ajusta a un sufrimiento personal, en otro grupo es la manifiesta presencia de trastornos relacionales en el seno familiar, pero en casi todos los casos se explicita: "aquí nos escucháis a nosotros y sabéis guardar nuestro secreto".

3.1.5. Abandonar el hogar familiar. Múltiples estudios sociológicos acerca de la juventud española aprecian que los adolescentes actuales continúan más tiempo en la familia, tienen dificultades para marchar de casa. No obstante existe un grupo de chicos y de chicas que hacen de la fuga del hogar parental la forma de expresar su protesta o su franco conflicto familiar. Entre estos dos polos se mueve este temor, en ambos la vivencia de ansiedad es relevante ¿Dónde ir y cómo marchar del hogar parental? ¿Qué significa y, sobre todo, para qué esta marcha del domicilio familiar? 3.1.6. Ausencia de intimidad. Tener su espacio, su lugar, privado es de una gran importancia. Tener guardadas sus cosas (incluso con llave), guardar sus vivencias (sus secretos, su diario, sus cartas de amor o de amistad), tener su mundo propio (su habitación, su ropa, su música, su...), todo ello es fundamental desde la vivencia de la adolescencia.

De aquí la importancia de la confidencialidad necesaria en determinadas consultas profesionales (p.e. salud mental y planificación familiar) y que, de forma muy afortunada, es reconocida en la Ley de Protección de Derechos del Menor que fue aprobada, por unanimidad, en el Congreso de los Diputados en el mes de diciembre de 1.995 (Ley 1/96).

3.1.7. ¿Merece la pena vivir? El panorama de exigencia familiar y económica, cierto pesimismo social (perspectiva de paro, incremento de droga y alcohol), comentarios descalificadores, el incremento de la competitividad y la eclosión de la violencia representan algunos de los aspectos más evidentes para que la autoestima de los/las adolescentes no se encuentre en su mejor momento. Algunos/as lo intentan superar o incluso confrontarse a esas evidentes dificultades, pero hay otro grupo de ellos/as que se preguntan por el hecho de si vivir esta vida les merece la pena, sobre todo en esas circunstancias.

3.1.8. Favoritismo parental. Ser el preferido/a de una o de ambas figuras parentales y el beneficio que se obtiene de ello no es sino una forma de expresión de la comparación de la que ellos/as se sienten objeto. Ser el favorito/a de las padres es obtener algunos beneficios, que sean pingües o más relevantes va a depender de la capacidad de seducción, del "cariño" sentido y del reclamado, de la función de los chantajes afectivos. ¿Cómo conseguir ese favoritismo parental? En este contexto se explica la aportación psicoanalítica acerca de la reactualización del conflicto edípico en la adolescencia, una reactualización que se juega en el papel que cumplen las normas familiares y la forma de cumplirlas versus transmitirla.

3.1.9. Discusiones parentales. En edades más tempranas las discusiones parentales tienen una importancia clave como acontecimiento vital estresante, sin embargo en la adolescencia dicha situación pierde enteros en la cotización. Reconocen muchos adolescentes el impacto, pero hay otras preocupaciones y las discusiones parentales empiezan a entenderse como algo de los adultos, como algo ajeno y, en cierta medida, extraño a ellos. Existe un cierto malestar por si esas discusiones pueden disolver la familia, pero esa ruptura ya no se vive como algo dramático, existiendo la suficiente base cognitiva para integrar la ruptura de las figuras parentales como algo que puede hasta ser beneficioso.

3.1.10. Ponerse enfermo/a. La preocupación por la propia imagen, por su cuerpo y por la integridad y buen funcionamiento de todas sus partes es el tema fundamental. No es extraño que aparezca su temor a la enfermedad, dado que representa un daño corporal o bien una pérdida de control sobre sí mismos, una dependencia de los demás (familia y profesionales) que es algo muy duro de aceptar en los/las adolescentes que se encuentran peleando por su autonomía plena. La ansiedad de muerte, el temor a lo desconocido, a una secuela con limitaciones se esconden en los contenidos más frecuentes. En otros casos son temores más insignificantes, pero no por ello menos trascendentes en su vivencia, es el temor a las pruebas complementarias, a los análisis, a la mera asistencia a la consulta del profesional sanitario. Por ello suele aparecer, como mecanismo compensador, la casi devoción por las denominadas medicinas alternativas y la exagerada creencia en los mitos culturales sobre las enfermedades.

3.1.11. Ser el centro del mundo. Sobre todo son los estudios de tipo sociológico los que han puesto de manifiesto este contenido. Algunos investigadores del campo de la sociología lo han denominado el narcisismo del adolescente (entre los españoles destaca A. de Miguel). La incitación al consumo y el propio consumismo, la existencia de tiendas y productos de consumo solo para esta etapa del desarrollo de la vida, contrasta con la escasez de locales apropiados donde establecer unas interacciones adecuadas. Una actitud un tanto prepotente y descalificadora hacia lo que les circunda completan este contenido.

3.2- Las formas depresivas en la adolescencia: Los trastornos depresivos en la adolescencia son más frecuentes de lo que en principio pudiera suponerse, en diversas investigaciones desarrolladas por el equipo dirigido por los Profs. Polaino y Domenech se estima una prevalencia comprendida entre el 8-10% de la población adolescente, siendo bastante similar en diversas autonomías (Madrid, Cataluña, Valencia).

3.2.1. Formas clínicas de presentación de los trastornos depresivos en la adolescencia: Las formas clínicas de presentación de los trastornos depresivos y afectivos en la adolescencia, se agrupan en torno a las siguientes formas más frecuentes, en muchos caos suelen darse asociadas varias formas de presentación y en determinadas ocasiones se presentan de forma evolutiva a lo largo del tiempo: 1ª Reaparición de la ansiedad de separación: Suele ser de forma brusca, reapareciendo miedos y temores aparentemente injustificados y que a un buen número de los miembros de la familia les parece "raros e infantiles". Dichos temores injustificados se refieren a posibles daños que pudieran acontecer a personas significativas del entorno familiar (p.e. una o ambas figuras parentales); temor a que un acontecimiento adverso le pueda separar de una persona significativa en el plano afectivo y relacional. No es extraño que aparezca un rechazo o fobia hacia el colegio. Se presentan trastornos del sueño asociados, sobre todo del tipo al irse a dormir, p.e. dificultad para conciliar el sueño, sensación de que puede acontecer una agresión (p.e. rapto, violación o muerte), por lo que precisa la presencia de alguna persona significativa como figura contrafóbica a los temores y presencia de pesadillas reiteradas sobre la separación y la soledad. No son extraños los síntomas somáticos, tipo algias o alteraciones digestivas, malestares excesivos y recurrentes. Es decir: un cuadro tipo de ansiedad de separación, pero con tintes depresivoides del tipo de enfatizar la pérdida o la soledad y con clínica de tristeza y soledad.

2ª Conducta antisocial: En este caso la clínica es muy similar a la descrita con anterioridad de los trastornos conductuales y disociales. Solo que aparecen unos contenidos básicos que diferencian un grupo de trastornos de este cuadro depresivo. En este caso los trastornos conductuales se acompañan de baja autoestima y un sentimiento de culpa bastante patente, no solo frente a las consecuencias de la conducta manifiesta, sino también a la realización misma de esas conductas. Busca algún tipo de excusas, p.e.

aceptación en la pandilla, hacer lo que hacen todos. En otras ocasiones viene a ser como el negativo de la actitud social de la familia, p.e. frente a familias en exceso adaptadas socialmente o bien demasiado bien consideradas, aparece alguno de los hijos en edad adolescentes que comete algún tipo de tropelías, pero existe un fondo de atraer la atención, de sentimiento de no ser querido o de ser rechazado y la conducta aparece como una especie de venganza que, en ocasiones, puede estar en el límite de la legalidad. Frente a los contenidos depresivos por abandonar la infancia, emerge una defensa maniaca de hiperactividad antisocial como forma de "ser mayor".

3ª Disminución de la adaptación escolar: Ya ha quedado plasmado en los contenidos de los dos puntos anteriores. Pero en ocasiones puede aparecer casi como una forma de presentación monosintomática. Un niño que rendía de forma adecuada en los primeros años de escolaridad, en cuanto llega la adolescencia empieza a "atascarse" al principio en alguna materia y, con posterioridad, en varias o en todo el curso escolar. La autoestima comienza a afectarse y se va cerrando un círculo vicioso en el que el rendimiento escolar se resiente y empieza a aparecer un rechazo a la escuela como institución y su capacidad de adaptación escolar se afecta (p.e. aparición de conductas disruptivas, enfrentamientos recidivantes con profesores y/o compañeros, frecuentar compañías "poco recomendables", intolerancia a las normas escolares, malhumor).

4ª Apatía, aburrimiento, tristeza, astenia: Son los síntomas clásicos de orden depresivo, suelen aparecer sin motivo aparente y son persistentes en el tiempo.

5ª Ausencias frecuentes de casa: Son clásicas las descripciones que dicen las figuras parentales: "cree que su casa es un hotel". Los adolescentes tienden a estar poco en su ambiente familiar, en ocasiones creen que así superarán lo que les pasa o culpan de su situación al ambiente familiar y sus exigencias. En algunas ocasiones estas ausencias terminan por ser verdaderas fugas domiciliarias, suelen ser unas fugas muy curiosas: se van de la casa parental, pero acuden al domicilio de algún otro familiar relativamente cercano al que usan como "intermediario".

6ª Ideas/tentativas suicidas: Consideramos con Mardomingo que la tentativa o intento de suicidio o parasuicidio se refiere a todo acto realizado por el/la adolescente que sin llegar a tener como resultado la muerte, es realizado de forma deliberada contra sí mismo. En esta definición se incluye la voluntariedad del acto, lo que ya debaten muchos autores es sobre si debe estar presente o no el deseo de muerte en la consumación del acto suicidario y no se incluye en el concepto la causa subyacente al acto en sí mismo. De igual forma, la ideación suicida es un concepto amplio que incluye tanto los pensamientos inespecíficos sobre el escaso o nulo valor de la vida, hasta pensamientos concretos acerca de la consumación de un suicidio o las amenazas. En general existen unos contenidos fundamentales que se deben tener en cuenta:

Capítulo anterior - Madre adolescente

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Psicopatología de la adolescencia


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Psicopatología de la adolescencia (2/3)
Con este curso veremos que la inmadurez de la adolescencia y la dificultad para la... [05/10/10]
681  
2. Psicopatología de la adolescencia (1/3)
Se entiende por adolescencia una etapa que abarca desde los finales de la... [01/10/10]
307  
3. Psicopatología de la adolescencia (3/3)
En este curso aprenderemos las expresiones psicopatológicas de los adolescentes... [07/10/10]
376  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Psicología? ¡No te costará nada!