12.176 cursos gratis
8.741.795 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Psicología. Farmacología pediátrica (2/2)

Autor: Centre Londres 94
Curso:
10/10 (2 opiniones) |413 alumnos|Fecha publicaciýn: 16/11/2010

Capýtulo 8:

 Psicopatología. Conducta incendiaria de adolescentes

¿Cómo es la piromanía en los adolescentes?

Aún hay menos estudios sistemáticos focalizados en la descripción de las características clínicas de los adolescentes pirómanos. La información demográfica indica  que la proporción de chicos respecto a chicas es de 10 a 1. La mayoría de estos chicos está en el rango de edad de 15 a 18 años. Hay algún trabajo que indica que estos adolescentes son de inteligencia media; sin embargo, tienen largos historiales de dificultades académicas y comportamentales en el colegio.

Hay algunos estudios preliminares que sugieren que estos adolescentes son más propensos a tener ciertos tipos de experiencias y conflictos. Por ejemplo, un estudio sugiere que los adolescentes con historiales de incendios sufren un mayor número (respecto a la media) de accidentes con heridas físicas. Una explicación plausible de este hallazgo es que estos adolescentes son más corredores de riesgo y dicho comportamiento acaba más frecuentemente en accidente. De igual manera una serie de estudios muestra que estos adolescentes pueden experimentar un mayor nivel de arousal sexual y excitación fantasiosa. También hay algún trabajo que concluye que estos adolescentes experimentan más conflictos sexuales y de género. Esta información, sin embargo, emerge de un limitado número de investigaciones que se apoyan en impresiones clínicas más que en observación empírica controlada.

Algunos estudios clínicos caracterizan el estilo emocional de estos adolescentes, describiéndolos como personas enfadadas y agresivas que se preocupan poco por las reglas y normas sociales. Pueden sentir excitación y desafío antes de prender el fuego. Una vez que lo han hecho no sienten culpa o remordimiento por su acción. Estos adolescentes no son capaces de experimentar un sentimiento emocional de manera profunda y su conducta resultante refleja su restrictiva capacidad de expresión emocional. Este patrón de funcionamiento emocional es similar al encontrado en patrones de personalidad antisocial y delincuente.

El comportamiento de los adolescentes pirómanos se caracteriza como incansable, impulsivo, malicioso y desafiante. Además estos adolescentes muestran mayores niveles de comportamiento imprudente. Estos hallazgos preliminares sugieren que si estos adolescentes se encuentran en una situación donde las fuentes de ignición o los materiales para el fuego están disponibles, será menos probable que controlen su impulso de encender el fuego y más probable que se dejen llevar por su comportamiento incendiario agresivo y desafiante.

Hay algunos trabajos que investigan la relación entre la presencia de trastorno mental, diagnóstico psiquiátrico, y piromanía. Varios estudios indican la relación entre el trastorno de conducta infantil y el desarrollo de comportamiento antisocial en los adolescentes. Estudios de adolescentes involucrados en incendios que acaban en arresto revelan que la reincidencia criminal está significativamente relacionada con la dependencia del alcohol en los chicos y con la autoagresividad y los intentos de suicidio en las chicas. Además es más probable que los adolescentes pirómanos con diagnóstico psiquiátrico recaigan en delitos de incendios que los adolescentes pirómanos que no están diagnosticados con un trastorno mental.

Hay acuerdo clínico y empírico sobre la relación entre la calidad de vida familiar y la predicción de comportamiento incendiario en los adolescentes. Los adolescentes pirómanos suelen provenir de hogares monoparentales en los que los patrones en los que predominan los patrones de supervisión y disciplina inconsistentes. Excesivo control parental y reducida supervisión parecen estar relacionados con el comportamiento delincuente incendiario en los adolescentes. Algunos estudios sugieren que es probable que estos adolescentes tengan historias de abuso físico y otros patrones violentos de interacción en su familia. Estas familias muestran un funcionamiento significativamente más patológico en áreas como resolución de problemas y comunicación, respecto a las  familias de adolescentes no problemáticos. También hay relación entre el comportamiento incendiario y la psicopatología parental. En concreto, el alcoholismo paternal y la psicosis maternal incrementan el riesgo de recaídas en los adolescentes pirómanos.

Tanto como en el comportamiento de adolescentes normales, la participación en el grupo de iguales influencia en gran medida en comportamiento de los adolescentes incendiarios. Estudios actuales confirman el efecto de un grupo negativo en el desarrollo del comportamiento delincuente. La mayoría de los adolescentes comienzan el fuego con uno o dos amigos. Los casos clínicos indican que el grupo de amigos apoya y anima el hecho de prender fuego, y hasta proporciona un ambiente seguro en el que los adolescentes pueden refugiarse una vez iniciado intencionadamente un fuego destructivo. La evidencia sugiere que la afiliación continuada con este tipo de grupo promueve la continuidad del comportamiento delictivo más allá de la adolescencia. El hecho de prender fuego es visto por el grupo como un comportamiento aceptable y los adolescentes pueden creer que su comportamiento les proporcionará cierto grado de atención y reconocimiento en el grupo. El apoyo del grupo de amigos al comportamiento incendiario puede ser uno de los factores sociales más influyentes en reforzar la probabilidad de que el comportamiento se repetirá mientras no sea descubierto y no tenga consecuencias inmediatas ni a largo plazo.

El rendimiento académico, el comportamiento en el colegio y el hacer novillos se relacionan con la conducta delincuente, incluyendo la incendiaria, en los adolescentes. Los logros académicos de los adolescentes pirómanos están significativamente por debajo de la media. Estos jóvenes tienen largos historiales de fracaso escolar, y puede que estén uno o dos años por detrás de la clase que les correspondería por su edad. Hay estudios que indican que estos adolescentes a menudo son disruptivos en clase y a menudo se meten en peleas con sus compañeros. Muchos de ellos han suspendido numerosas veces o bien han sido expulsados de más de un colegio.

Algunas condiciones ambientales, como estresores específicos, pueden estar directamente relacionadas con los incendios provocados por adolescentes. Es probable que en estos estresores se incluyan alteraciones frecuentes y repentinas en las relaciones familiares, por separación, divorcio o muerte. Se ha constatado que este tipo de alteraciones se dobla en los adolescentes pirómanos respecto a los que no lo son. Los padres de estos adolescentes afirman que sus hijos experimentaron un mayor grado de estrés en sus vidas en los seis meses anteriores al fuego. La información clínica sugiere que, al menos en algunos casos, inmediatamente antes de prender el fuego, los adolescentes pueden engancharse al consumo de alcohol o de drogas. Además hay casos en los que el comportamiento incendiario va acompañado de otros actos delincuentes, incluyendo pequeños robos y vandalismo.

Se ha descrito que inmediatamente después prender el fuego los adolescentes suelen dejar la escena e ir a un punto seguro desde el que observar cómo quema el fuego. No es probable que pidan ayuda para apagarlo. Esto es consistente con la idea de que tampoco es probable que estos adolescentes experimenten culpa o remordimiento una vez iniciado el fuego. Quizás, si experimentaran estos sentimientos, emprenderían las acciones apropiadas para ayudar a apagar el fuego. La atención y reconocimiento que pueden obtener de su grupo de referencia probablemente reforzará la conducta incendiaria, especialmente si ésta no es descubierta. Parece como si estos adolescentes experimentaran relativamente poco miedo al castigo por su actividad delictiva, ni consideraran los potenciales resultados negativos de pérdida de propiedad o daño personal.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Psicología. Farmacología pediátrica (2/2)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Psicología. Farmacología pediátrica (1/2)
La farmacocinética estudia la interrelación que se produce entre los fármaco s y... [16/11/10]
407  
2. Psiquiatría de niños (pediátrica)
Este curso está enfocado en la psiquiatría de niños o pediátrica . Conoce las... [05/08/10]
218  
3. Enfermedad pediátrica crónica y hospitalizaciones múltiples
Enfermedad pediátrica crónica y hospitalizaciones múltiples , hay millones de... [07/04/10]
223  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail