12.174 cursos gratis
8.742.540 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 4:

 Desarrollo (europeización) de España y la psicología

Los caminos de la europeización

Al comenzar el siglo, el país tenía una población de unos 18’6 millones de habitantes, con una tasa de analfabetismo del 68%. La base económica radicaba en la agricultura, actividad a la que estaban dedicados los dos tercios de la población activa. El rendimiento de la tierra no era muy alto, y en amplias zonas dominaban las grandes propiedades, latifundios de bajo aprovechamiento. En conjunto, el estado nacional padecía de una debilidad que le impedía intervenir eficazmente en la vida colectiva (García Delgado, 2002: 88).

Desde finales del siglo XIX venía creándose, en medio de una política proteccionista, una industria que encontró en Cataluña y en el País Vasco dos terrenos particularmente interesados y activos en su cultivo y fomento. Los ferrocarriles, instalados en las décadas finales de la centuria precedente, facilitaron el crecimiento urbano y la movilidad económica.

También la repatriación de capitales desde las antiguas colonias (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), ahora ya desaparecidas, representó un factor de activación. Y con ello, un nuevo espíritu capitalista, que se tradujo en la creación de nuevos y modernos bancos, y estableció nuevas condiciones a la creciente vida económica. En 1900 se creó el Banco Hispanoamericano, en 1901 se fundó el Banco de Vizcaya, y al año siguiente, el Banco Español de Crédito. Son entidades que han protagonizado buena parte de la vida económica del país a lo largo de todo el siglo.

La industria textil, la siderúrgica y los aprovechamientos mineros comenzaban a marcar una alternativa frente al país predominantemente campesino hasta entonces estabilizado. Y, como resultado de una serie de fusiones y ampliaciones, fueron surgiendo importantes núcleos empresariales. En 1902 se crean Altos Hornos de Vizcaya; por esos años se multiplican las empresas de electricidad (Hidroeléctrica Española, Electra Madrid, Electra Valenciana), y se fortalece el mundo de la minería (en Puertollano, en Teruel, en Asturias). Análogos pasos se fueron dando en los sectores azucarero, químico o naviero, buscando consolidar un país relativamente autosuficiente, en el marco de la Europa de la época (Torres, 2002).

La nueva sociedad que iba surgiendo de todas esas transformaciones se vio pronto sometida a tensiones ideológicas, que iban a enmascarar el conflicto estructural de clase que acompañaba a la nueva organización, propia de una nación industrializada. Uno de los elementos neurálgicos fue la religión; el otro, los sentimientos regionalistas y nacionalistas en ascenso en algunas de las regiones del país, principalmente Cataluña y el País Vasco.

Las organizaciones de clase

El desarrollo de la industria dio fuerza creciente a aquellos grupos cuya carencia de recursos y de cultura vino a compensarse por su activo influjo en la marcha de las nacientes empresas. Aquí, como en tantos otros lugares, un proletariado débil y con escasa capacidad de presión en el ámbito agrario, fue ganando en potencia social a medida que su papel en la industria como grupo productor lo convirtió en elemento imprescindible, con el cual el capital había de pactar para obtener los beneficios deseados. Ese proletariado iba paulatinamente a prestar su apoyo a las ideologías de izquierda, el anarquismo y el socialismo.

En 1879 se creó el Partido Socialista Obrero Español, en gran medida gracias al esfuerzo y dedicación de Pablo Iglesias (1850-1925), y unos pocos años después, en 1888, se vino a crear en Barcelona la Unión General de Trabajadores. La finalidad era patente: «mejorar las condiciones de trabajo, apelando a la huelga bien organizada y recabando de los poderes públicos cuantas leyes favorezcan los intereses del trabajo» (Tuñón, 1985, I: 277). Era una declaración de clase, que recurría al conflicto como arma de persuasión.

A pesar de las dificultades que la vida ofrecía a los trabajadores de aquella primera hora, el sindicato no consiguió una alta afiliación en sus primeros tiempos.

El anarquismo prendió con fuerza en diversas zonas del país. A finales de los años sesenta, las ideas de Bakunin y Kropotkin sobre libertad y acracia se difundieron por obra de espíritus entregados y activos como Fernando Garrido y Anselmo Lorenzo. En 1872, en un congreso celebrado en Córdoba estaban los representantes de numerosas asociaciones y sindicatos, que sumaban unos 20.000 miembros (Brenan, 1962:115). Varias sociedades obreras, de inspiración anarquista, fundaron en 1907 Solidaridad Obrera, que tendría un cierto protagonismo en la Semana Trágica de Barcelona, en 1909, y al año siguiente fundó la CNT (Confederación Nacional del Trabajo). Con todo ello, la defensa del obrero iba a entrar pronto en una fase de gran violencia y de extremada peligrosidad.

Las sociedades patronales, surgidas también por aquellos años, presionaban limitando la libertad de sus empleados, supervisando sus preferencias y devociones, y demandando fidelidad más allá de toda norma.

Se agitaron, y luego se unieron, los agricultores. En 1881 surgió la Asociación General de Agricultores de España; en 1889, el Fomento del Trabajo Nacional. También fueron apareciendo otras más específicas, como la Unión Minera de España (1898), la Liga de Sociedades Anónimas de España (1900) y, unos años más tarde, la Confederación Patronal Española (1914), para mencionar sólo algunas de las más conocidas. Se trataba de grupos de presión empresarial, que buscaron en la unión una fuerza y un respaldo con que resistir a las imposiciones obreras.

En un estado débil, las luchas obreras fueron ascendiendo en su nivel de gravedad. En la última década del siglo XIX, se inicia un terrorismo que iba a ser una grave lacra en una sociedad que se europeizaba y daba frutos admirables de cultura y arte. Hubo un atentado anarquista contra el general Martínez Campos, en 1893. El golpe no tuvo éxito, pero el agresor fue detenido y ejecutado. Siguieron a esto dos bombas en el Teatro del Liceo de Barcelona, con veintidós muertos, y la respuesta fueron siete ejecuciones y otras varias condenas; luego explotaron bombas en la procesión del Corpus de Barcelona, en 1896, y al año siguiente, Antonio Cánovas del Castillo, la gran figura de la Restauración, murió asesinado por otro anarquista en el balneario de Santa Águeda (Guipúzcoa), dañando hondamente el proceso político que vivía el país (Torres, 2002). En esa época, las autoridades crearon una Brigada Político Social. Con ello iba a consolidarse la lucha oscura y violenta en el contraterrorismo, que reafirmaría a los violentos del grupo contrario.

«Los conflictos laborales, las huelgas, menudearon en la España de comienzos de siglo [...]. Además, la radicalidad mostrada por organizaciones patronales y sociedades obreras, y la ausencia de cauces institucionales para la resolución de las diferencias provocaron que muchos de estos conflictos se planteasen abiertamente en la calle, lo que supuso con frecuencia la declaración del estado de guerra por parte de las autoridades y las consiguientes muestras de represión gubernativa y de violencia.» (Torres, 2002: 368).

Es fácil imaginar, en semejante contexto, el conjunto de expectativas positivas que pudo engendrar la nueva psicología en cuanto podía contribuir a mejorar las relaciones entre patronos y obreros, y que permitiría seleccionar adecuadamente a los nuevos trabajadores que se iban a emplear.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Psicología aplicada al trabajo. España: los grandes maestros



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Estadística aplicada a la educación. Investigación pedagógica
La Estadística aplicada a la educación tiene un área específica de estudio sobre... [26/05/10]
6.726  
2. Estadística aplicada con SPSS. Módulo I
Éste es el Primer Módulo de Estadística Aplicada de cuatro que conforman el curso... [16/04/12]
11  
3. Teoría y Psicología del color
Teoría del color, círculo cromático, colores primarios y secundarios, psicología... [11/05/09]
29.431  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail