12.176 cursos gratis
8.741.921 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La prostitución. Neurociencia

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |31 alumnos|Fecha publicación: 26/07/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 5:

 La prostitución. Historia

El simbolismo y la semántica

La prostitución deriva, como vocablo, del latín, prostitutio o prostituere, que significan exhibir para la venta --- lo que implica un intercambio comercial.

¿Qué diferencia existe entre esta actividad y el aumentarse los senos, o ‘hacerse nalgas’, como ahora algunas mujeres disconformes se hacen, o con todo otro tipo de cirugías destinadas a corregir lo que de nosotros mismos aborrecemos?

Su historia

La prostitución ha sido calificada eufemísticamente como la ‘profesión más vieja del mundo’. Esta descripción, que alude a la antigüedad de la práctica, es debatible si se toman en cuenta criterios socioeconómicos, ya que el intercambio de favores sexuales a cambio de bienes materiales requiere de un cierto tipo de acumulación de recursos o asimetría en el acceso a ciertos bienes, o por lo menos, una diferenciación social, que probablemente no existiera en los primeros grupos humanos hasta que la tecnología no sobrepasara cierto nivel.

Pero, diferencias de control siempre han existido, y la mujer procura al hombre fuerte, aunque, al final, la fuerte, siempre sea ella.

Pero, como Freud, aptamente lo esboza en Tótem y Tabú, el poder y sus derivados sustituyen muy bien por el dinero y compensan para la compra del placer sea sexual o de otra naturaleza.

En Israella prostitución era común, en tiempos bíblicos, a pesar de ser expresamente prohibida por la ley judía. Profetas como Josuéy Ezequiel se oponían a la misma con vehemencia. Existía también como forma religiosa en el reino de Canaán, con la característica de que una parte significativa de los que la ejercían en los templos eran hombres.

La prostitución estaba bien presente en Cerdeña y Sicilia, así como en varias culturas fenicias, en las que se practicaba como rito religioso en honor de Astarté. La práctica de la prostitución se extendió por todos los puertos del Mar Mediterráneo, presumiblemente en alas de las expediciones comerciales fenicias.

En la Grecia clásica, la prostitución era practicada tanto por mujeres como por hombres jóvenes. El término griego para la prostitución es porne, derivado del verbo pernemi (vender), lo que ha generado una acepción moderna bien evidente. Las prostitutas podían llegar a ser mujeres muy influyentes, debían vestirse con ropas distintivas y estaban obligadas a pagar impuestos.

Se cree que fue en la antigua Atenas donde se estableció el primer burdel en el siglo VI AC. Con los beneficios de este negocio se construyó un templo. No estaba permitida, sin embargo, la captación de clientes. Existen escritos que informan de que en el siglo V AC. el precio de un servicio era de un sexto de dracma, lo que equivalía al salario medio de un día.

Un análisis progresivo de la historia la encuentra presente en todas las sociedades humanas, y las prostitutas se las odia o se las celebra, dependiendo en los prejuicios de donde aparecen.

Muchas han acumulado bienes y riquezas por sus labores, como se reconoce en el famoso caso de Heidi Fleiss cuya audacia y astucia le han producido una fortuna de varios millones de dólares sin mucho trabajo.

La Biblia, qué nos cuenta…

La Biblia también hace numerosas referencias a la prostitución común. En la Edad Media la prostitución se desarrolló de forma considerable en Europa. Los burdeles eran frecuentemente regentados por los propios municipios. A raíz de la Reforma y de la aparición de epidemias de infecciones de transmisión sexual en el siglo XVI, la prostitución se vio sometida a cierto control, un control en el que únicamente tres hombres podían tener relaciones con una mujer al día.

La prostitución se asocia con la propagación de las enfermedades de transmisión sexual que, en África han adquirido proporciones epidémicas. Algo que, no toma mucha imaginación asociarlo con una forma de placer que se ha descarrilado, como con nuestra alimentación desmedida.

Nuestros instintos residen en nuestro cerebro, comunicando sus mensajes entre ellos por medio de neurotransmisores específicos.

Sabemos que el moderador de nuestros comportamientos reside en nuestra corteza frontal.

Así entendiéndolo, podemos afirmar que la prostitución es parte del enmaraño de nuestras neuronas en espera de un elemento de orden que podemos suministrarle si es lo que en realidad deseamos.

En resumen

La prostitución es una extensión de nuestras tendencias e instintos y, como tantas cosas que, a muchos ofenden, estará aquí para siempre.

Es inevitable, porque es inmanente…

Imagen

Odalisca por Francisco Hayez

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La prostitución. Neurociencia



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La pornografía. Neurociencia
Hablamos sobre la pornografía de la neurociencia ; explorando todos los mecanismos... [26/07/11]
37  
2. El cerebro plástico. Neurociencia
Hablamos sobre la neurociencia y la suposición del cerebro y su evolución ,... [25/08/11]
12  
3. Claves de la historia de la Biología
La Biología se ha desarrollado a lo largo del tiempo gracias a las aportaciones de... [23/12/02]
31.448  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail