12.176 cursos gratis
8.741.539 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Primera Guerra Mundial. Revolución Rusa

Autor: Abraham Omonte Rivero
Curso:
8,50/10 (2 opiniones) |129 alumnos|Fecha publicaciýn: 03/06/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 PrimeraGuerra Mundial. Antecedentes (1/4)

En este apartado se desea identificar los principales elementos que caracterizaron a la Primera Guerra Mundial, con especial énfasis en la participación rusa, las cifras, la coyuntura existente en ese momento y otros puntos de interés. Pero antes de explicar esto, se considera necesaria una breve mención a la revolución de 1905, sin ir más allá, para explicar el proceso que se analiza.

2.1 Antecedentes básicos

La historia de Rusia, al igual que del resto de los dos continentes que ocupa (Europa y Asia), es una historia de continuas guerras, revueltas y ocupaciones. Los hechos están registrados por los historiadores. Si nos fiamos de su veracidad, podemos afirmar que desde el establecimiento de los primeros grupos humanos en estos territorios, se produjo la apropiación violenta de los mejores espacios para la cacería, la ganadería y la agricultura, alrededor del siglo V, cuando los eslavos llegaron al sureste y asimilaron los restos de las civilizaciones escita y sármata, antiguas tribus originarias de Asia, dedicados principalmente a la ganadería, pero que también fueron grandes guerreros e invasores, sucesivamente sometidos por otras culturas indoeuropeas.

Omitiendo la pasión por retratar y analizar más de mil años de historia, en la segunda mitad del siglo XIX, concretamente la década de 1860, se inician varios movimientos contrarios al establishment. Originados en diversos factores, se forman varios grupos pertenecientes a la clase acomodada, que reciben el apelativo de intelligentsia rusa, y que buscaba la transformación con una orientación anarquista, populista e ideologías socialistas. Paralelamente, se inicia la autoeducación de sectores menos favorecidos, principalmente entre los campesinos insertados en el mercado industrial de Moscú. Esa década fue significativa por la liberación de los siervos, siendo emperador Alejandro II. El hecho de que los siervos fueran ―emancipados‖ de sus antiguos amos debe entenderse en una situación similar al proceso de manumisión acaecido en el naciente Estados Unidos: no se trataba de un asunto de conciencia, sino de conveniencia. Así como mantener a un esclavo supone no sólo darle comida y techo, sino también pensar en los cazarecompensas cuando escapan, los médicos y fármacos para evitar epidemias (un esclavo muerto por influenza carece de importancia, pero una epidemia que diezme una colonia completa, era asunto de alta preocupación), el tener siervos para los señores feudales rusos tenía sus ventajas y desventajas. Una ventaja, por absurda que resulte hoy en día, era su ostentación. El número de vasallos que poseyera un noble era socialmente reconocido, e incluso muchos puestos en la corte dependían de este burdo dato.

El siervo no era considerado una fuerza productiva, como lo es el trabajador moderno, ni siquiera como lo era el esclavo negro en tierras americanas, incorporado desde su llegada a las diferentes labores agrícolas, principalmente. El siervo era apenas algo más que una cosa. Si bien eran productores, no era la producción lo que primaba de ellos, sino el solo hecho de poseerlos. Empero, al ser considerados ―cosas‖, los nobles también disponían de sus existencias, y no de una forma mercantil, sino que incluso eran dejados como prendas. Figes retrata este período en los siguientes términos: ―A mediados del siglo XIX muchos de los caballeros se habían endeudado desesperadamente. Hacia 1859, una tercera parte de las posesiones y dos terceras partes de los siervos poseídos por los nobles terratenientes habían sido hipotecados a favor del Estado y de los bancos aristocráticos. Esto, más que otra cosa, ayudó al gobierno a forzar la emancipación en contra de la considerable oposición de la nobleza. No es que las condiciones de la liberación fueran desfavorables para los terratenientes: recibieron un buen dinero por la tierra (a menudo de baja calidad) que decidieron transferir a los campesinos‖.1

En pie de página, Figes aclara: ―Según los términos de la emancipación, los siervos se vieron forzados a pagar su tierra recientemente adquirida mediante un acuerdo hipotecario con el Estado, que le pagó a la nobleza de manera completa y directa. Así, en realidad, los siervos compraron su libertad pagando las deudas [completas] de sus [antiguos] amos‖.2

Así pues, se tiene una situación nada fácil para los amos, y menos para los siervos, que llevaron hasta el final de sus existencias el peso de las insensateces de sus antiguos amos. Este libro, ni las demás fuentes consultadas, señalan nada respecto a la herencia de la deuda, pero es probable que así sucediera. Las legislaciones modernas prohíben expresamente esto, pero era frecuente en los ordenamientos legales antiguos el que una deuda recayera sobre toda la familia, incluidos hermanos que no tenían nada que ver con el asunto, y era heredada por los hijos y los hijos de sus hijos. Esto, desde luego, era aplicado exclusivamente a las clases sociales dominadas, pues las leyes siempre fueron dictadas por las clases dominantes.

En cuanto a los efectos que la referida emancipación tuvo en la ―alta sociedad‖, el mismo Figes apunta: ―La emancipación tuvo el efecto de un duro golpe no sólo para la economía, sino también para el conjunto de la civilización provincial de la nobleza. Privados de sus siervos, la mayoría de los nobles terratenientes se sumergieron en una decadencia terminal. Muy pocos pudieron responder a los nuevos desafíos del mundo comercial en el cual como agricultores (y menos a menudo como hombres de industria y comerciantes) se vieron obligados a sobrevivir en adelante. Todo el período entre 1861 y 1917 podría ser presentado como la muerte lenta de la antigua elite agraria sobre la que siempre había descansado el sistema zarista‖.3

1 FIGES, Orlando: La revolución rusa (1891-1924). La tragedia de un pueblo, Edhasa, Ensayo histórico, Trad. César Vidal, Barcelona, España, 2006, Pág. 83.
2 Ídem.
3 Ídem.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Primera Guerra Mundial. Revolución Rusa



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Primera Guerra Mundial. Resumen histórico
En este curso se presentan datos históricos sobre la Primera Guerra Mundial , los... [10/05/12]
14  
2. Segunda Guerra Mundial
La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos más importantes de la Historia... [26/03/03]
20.723  
3. II Guerra Mundial
Esmerados investigadores opinan con certeza, que el suceso más relevante - en el... [28/01/05]
10.353  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail