12.176 cursos gratis
8.742.302 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 El Predicador. Instrucción y recepción

La instrucción

Llegó a Efeso un judío muy buen orador llamado Apolo, de la ciudad de Alejandría. Era muy entendido en las Escrituras. Con respecto al camino del Señor Apolo tenía algunos conocimientos y, con mucho entusiasmo, hablaba y enseñaba todo lo que sabía acerca de Jesús, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Comenzó, pues, a hablar con mucha convicción en la sinagoga, y le oyeron Aquila y Priscila. Lo llevaron entonces consigo y le dieron a conocer con mayor precision el Camino. (Hechos 18:24-26)

El ejemplo de Apolo es exactamente el camino que debe seguir cualquier persona que haya sentido el llamado del Señor para predicar su mensaje. Apolo predicaba con gran fervor y valentía y tenía además un profundo conocimiento de las Escrituras, pero desconocía el mensaje de Jesús.

Cuando el matrimonio se le acercó invitándole a recibir instrucción, Apolo podría haberse negado a que le instruyeran alardeando de sus reconocidas dotes de orador y su conocimiento de las Escrituras. Sin embargo accedió a la proposición y fue instruido gracias a su humildad y a su sencillez al aceptar que no lo sabía todo aún.

Si un predicador no recibe la indispensable instrucción, ya sea por orgullo propio o por comodidad, no sera nunca útil para el trabajo evangelizador que debe llevar a la comunidad. Apolo nos enseña que para ser predicador no basta la facilidad de palabra ni el conocimiento de las Escrituras (hay quien habla mucho, pero no dice nada), sino que además se require humildad y deseo de aprender para así mejorar en el Ministerio de la Palabra.

La recepción

El predicador debe ser un buen transmisor del mensaje de Dios, pero para ello, antes debe ser un buen receptor de su mensaje.

Ahora te revelo cosas nuevas y secretas que tú no conocías. Acabo de decidirlas y no habías oído de ellas, así que no podrás decir: "ya lo sabía"

Antes de iniciar cualquier predicación debemos escuchar en oración al Señor, pues es Su mensaje el que deberemos comunicar a la comunidad; no el nuestro.

San Ambrosio, quien fue Obispo de Milán durante el siglo IV, además de ser un gran orador se mantenía siempre en oración, pues solo del trato con nuestro Señor podía transmitir mensajes que realmente ayudaran a los demás.

Es por ello el consejo que le dio a una mujer cuando fue a contarle sus preocupaciones porque su hijo no daba indicios de acercarse a la verdadera fe (*). Esta mujer era Santa Mónica y estaba muy preocupada porque su hijo se había separado de la fe. Ella no dejaba de decirle insistentemente a su hijo que regresara a la fe, pero él no le hacía caso, lo cual le hacía sufrir y llorar mucho. Entonces el obispo de Milán le dio un consejo: "

(Isaías 48:7-8). Más que hablarle mucho a tu hijo de Dios, mejor háblale mucho a Dios de tu hijo". Gracias a ese mensaje y a que Santa Mónica lo puso en práctica, es que San Agustín llegó a la santidad.

(*) San Agustín seguía la secta de los maniqueístas (Maniqueo, Persia, siglo III d.c). Sus creencias básicas eran que el espíritu del hombre es de Dios, pero el cuerpo del hombre es del demonio. También creían que el Dios del Antiguo Testamento era malo, mientras que el Dios del Nuevo Testamento era bueno.

Todo predicador debe ser como una antena receptora para poder captar la voz del Señor y comunicarla después con toda fidelidad. Un buen predicador no forzosamente debe ser un buen orador, sino que es quien sabe escuchar al Señor, y cuyo mensaje produce frutos de salvación (**). Debe saber descubrir el mensaje en el silencio de su corazón, en la oración y en la contemplación y, además, ser sensible a las manifestaciones del Espíritu Santo.

(**) Un predicador es quien transmite el mensaje, mientras que el orador es aquel que habla con elocuencia. Lo ideal es el predicador-orador.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El Predicador. Elementos fundamentales en las predicaciones



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Fisiología animal. Principios fundamentales
Fisiología animal . El presente trabajo es un tratado de fisiología sobre los... [24/05/10]
1.602  
2. El origen de las religiones
La religión ha sido uno de los pilares fundamentales de las sociedades, pero es... [07/08/02]
24.292  
3. La Misión del Alma
Cada ser humano es la semilla de un universo en expansión. Somos creados y a su vez... [16/06/04]
11.781  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail