12.170 cursos gratis
8.756.076 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La pornografía. Neurociencia

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |37 alumnos|Fecha publicaciýn: 26/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 La pornografía

Definiendo el término

El vocablo pornografía procede del griego: πορνογραφíα, porne es ‘prostituta’ y grafía, ‘descripción’, es decir, ‘descripción de una prostituta’. Lo que esencialmente establece la representación de las prostitutas y, por extensión, las actividades propias de las labores profesionales, de ellas, quienes para tantos, son profesionales, dignas y loables, a la vez.

Hay que reconocer, que el término pornografía, es de aparición reciente ya que en la Antigua Grecia nunca se hizo uso de esta palabra.

Modernamente entendemos como pornografía a un conjunto de materiales, imágenes o reproducciones, y de la realización, implícita o explícita, de actos sexuales con el fin de provocar la estimulación erótica de quienes los observan.

De manera similar que nos incitan las industrias de las fast food, con resultados deletéreos para nuestra salud.

Todo lo que excita se vende.

La correlación entre sexo y comida, debe de esclarecerse, no es mero accidente circunstancial, como ya hemos descrito pero, algo, que tantos ignoran a su propio riesgo.

Históricamente, como actividad erótica, pictórica, artística y como modo de comunicación entre humanos, la pornografía, como arte o como expresión sensual, es tan vieja como nuestra presencia en el mundo aunque, como especie, nuestra cohabitación reproductiva la hacemos a escondidas pero, gracias a la difusión de la pornografía, hoy somos testigos de notables excepciones, como vemos en mi artículo Lolita.

Así que, como anteriormente, hemos indicado, la pornografía y los trastornos del comer, soslayan, y… ¿por qué no? Ambos se alojan muy cerca en los centros cerebrales.

Para explicar nuestro interés atávico en la presentación y en la exhibición provocativa de nuestros cuerpos, la neurociencia invoca el fenómeno del ‘peak shift’ (o estímulo discriminación) que determina que nuestra atención se desvía, selectivamente hacia las partes de todo lo que presenciamos que connota placer: (hoy) La comida o el sexo. O, el sexo y la comida o ambos, preferiblemente.

El placer nos seduce, así opinan los neurocientíficos…

Entonces, como nuestro cerebro está estructurado a dirigir enfoque selectivo de partes de objetos que encuentra importantes o deleitables sean éstas imágenes de comida o de representaciones sexuales. Ello asiste nuestra habilidad de transformar lo sensorial en lo sensual, habilidad que es únicamente nuestra en el reino animal aunque más y más se están diseñando métodos de estudio que nos iluminan el camino al entendimiento de que ciertos vertebrados, perros entre ellos, demuestran la capacidad de observar fotografías y de percibir su contenido, exactamente como nuestra especie lo hace.

Los gatos, también lo hacen en menor escala…

En esencia, la curiosidad sexual es aspecto central de nuestro desarrollo especie-específico al que, moralistas, teólogos, filósofos, psicoanalistas, neurocientíficos y artistas de todo género han dedicado sus energías, por lo atractivo que nos resulta lo que es asimismo el caso con lo que nos produce el placer sensorial que, del abarrotarnos, con comida, deriva.

Nuestros artistas prehistóricos fueron precoces en sus aplicaciones de los principios de estímulos discriminación, creando estatuas de proporciones exageradas como, para algunos, representan la Venus, la de Willendorf entre ellas.

Pero no todos aplicarían igualmente esos principios. Por su parte, los egipcios produjeron arte más estilizado, mientras que los griegos crearon figuras de composición fantásticamente heroicas, como son los Bronces de Riace.

No sabemos qué opinaría el hombre de las cavernas del cubismo y surrealismo modernos, de hoy tan celebrados.

Lo que permanece un misterio es la razón por qué el arte conlleva un cierto elemento de fantasía y que en este mismo una distorsión solipsista, existe, de lo que el artista observa, expresa y reproduce.

El cuerpo humano, y el cuerpo desnudo de la mujer, en especial, en todas sus etapas del desarrollo, han atraído nuestro interés histórico de manera constante y ha hecho de las artes visuales su modo de expresión más fascinante.

De ésta deriva el arte pedófilo de los que, como Lewis Carroll pensaran.

La fotografía es el vehículo principal del arte pornográfico. Para ello, un hombre y su cámara son los mejores amigos.

Para los pedófilos, quienes hacen de la pornografía un asunto de naturaleza especial, la sexualidad más inocente y la niñez son coalescentes y resultan sinónimos.

Para nosotros, todo lo inherente al comportamiento del ser humano procede de tal manera que debe sus razones a módulos natos, que residen inscritos de modo profundo en nuestros cerebros.

Nuestros antepasados exageraban el cuerpo, y nosotros, obedeciendo a las mismas tendencias, hacemos lo mismo.

Capýtulo siguiente - La Venus de Willendorf

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La pornografía. Neurociencia



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La prostitución. Neurociencia
En este interesante curso hablamos sobre la neurociencia y la prostitución , con... [26/07/11]
31  
2. El cerebro plástico. Neurociencia
Hablamos sobre la neurociencia y la suposición del cerebro y su evolución ,... [25/08/11]
12  
3. Neurociencia. El amor
En el siguiente curso que te presentamos hoy podrás obtener un análisis sobre un... [25/07/11]
158  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail