12.176 cursos gratis
8.741.385 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 8:

 Regulación positiva de las personas jurídicas en el derecho comparado

El derecho comparado moderno, a raíz de la Segunda Guerra Mundial – Que cierra el periodo  del Intervencionismo del Estado  en las formaciones sociales  - , descansa en la Declaración Universal de los Derechos  del Hombre, proclamada por las Naciones Unidas, cuyo artículo 20 sanciona la libertad de asociación, declarando que “ toda persona tiene derecho a la libertad de Asociación  y reuniones pacíficas. Nadie puede ser obligado a formar parte de una asociación”. Las constituciones de todos los estados recogen un principio similar, y en base a él regulan los distintos tipos de personas jurídicas en su legislación ordinaria.

En las legislaciones vinculadas al sistema Liberal podemos encontrar:[1]

1)     SISTEMA FRANCES.- Parte de una  típica de los ordenamientos jurídicos modernos, separando las personas de derecho público  de las de Derecho Privado: Entre las primeras, el Estado, los Departamentos y los Comunes; entre las segundas, Las Asociaciones y las Sociedades Civiles y Comerciales; intermedias, las asociaciones de utilidad pública, las “Ordenes” – Colegios Profesionales - , las “empresas de economía mixta”, las “nacionalizadas” y los “establecimientos públicos de  carácter industrial y comercial”; además personas jurídicas privadas  son concesionarios de  servicios públicos y de obras públicas, y el propio Estado actúa también en régimen de Derecho Privado.

Interesante es la posición de la Cour  de Casation en sentencia de 28-1-1954, a cuyo tenor: “Considerando que la personalidad civil no es una creación de la ley, que ella pertenece , en principio, a todo grupo previsto de una posibilidad de  expresión colectiva para la defensa de intereses lícitos, dignos en consecuencia de  ser reconocidos y protegidos; que si el legislador tiene el poder, con el fin de alta vigilancia, de privar de personalidad  civil a una determinada  categoría de agrupaciones, ello reconoce, a contrario sensu, implícitamente, pero necesariamente , al existencia a favor de organismos creados por la Ley misma …”. Es decir, acepta la tesis de la realidad de las personas morales, lo que conduce a admitir  la figura de las sociedades  de hecho.

2)     SISTEMA ALEMAN.-  Reconocido el  derecho de Asociación en la Constitución – Art. 9 - , el sistema regulador de la personalidad se contiene básicamente en el B.G.B. – arts. 21 al 89  - , que parte del siguiente esquema: P.J. de derecho Públicos  y P.J. de Derecho Privado.

Según los autores Alemanes  -Larenz – ,  Señala[2]: “ Junto con los individuos en cuanto “personas físicas”, a quienes corresponde la capacidad jurídica en virtud de su  ser personal, y por ello necesariamente, el ordenamiento jurídico reconoce también por vía análoga, a las llamadas “personas jurídicas”  como jurídicamente capaces, esto es, como posibles titulares de derechos y destinatarios de deberes. Personas son, bien asociaciones de personas que tienen existencia independiente del cambio  de sus miembros, o bien organizaciones creadas para conseguir  un fin determinado y provistas de un patrimonio dedicado a esa finalidad, las cuales, al igual que las primeras , están constituidas para una cierta duración y facultadas, mediante la institución de “órganos”, para intervenir en el tráfico jurídico como unidades independientes y especialmente para adquirir por si derechos y contraer obligaciones . El reconocimiento de una asociación u organización como persona jurídica esta unido a determinados requisitos. “… las personas jurídicas de derecho privado (…) (según) la doctrina  hoy predominante distingue a las personas jurídicas de derecho privado (…) (en que estas) se basan en un acto fundacional jurídico privado (contrato fundacional, negocio fundacional).

Es característica  de la persona jurídica como tal la separación entre su propia esfera jurídica y la de sus miembros, así como de las personas que actúan como órganos de aquella. En cuanto que pueden tener derechos y obligaciones como tal y es “sujeto de derecho”, la persona jurídica se equipara a la persona física. Sin embargo, no es persona en el sentido originario –ético-  de la palabra, sino solamente  en el sentido formalizado del concepto jurídico de persona (…) que no alude sino a  la capacidad jurídica.[3]Bajo ello se encubre una analogía . El “sustrato real”, al que se atribuye la capacidad jurídica, no es ciertamente un organismo natural, no tiene conciencia propia ni por tanto voluntad en sentido psicológico, pero en virtud de la posibilidad – asegurada por las personas jurídicas – de la formación de una “voluntad general” distinta de la voluntad de los miembros en particular, y de actuación de aquella  por personas particulares (“órganos”) que obran para la persona jurídica, constituye un factor real en el ámbito social y tiene un campo de acción propio. (…) así la persona jurídica tiene ciertamente algunos derechos de la personalidad, tales como el derecho al nombre y, en tanto que esté compuesta de  miembros que pueden ser ofendidos precisamente en su vinculación en cuanto comunidad, tiene asimismo derecho  a la defensa del honor de esa comunidad, pero no posee una propia dignidad como persona, dado que no es un sujeto ético, ni tampoco tiene una esfera privada digna de protección ni un “derecho general de la personalidad”. Los derechos fundamentales tienen vigencia para la persona jurídica solamente “en tanto en cuanto, según su naturaleza le sean aplicables”; (es decir) derechos fundamentales de  carácter predominantemente patrimoniales, como por ejemplo (el derecho a la propiedad). 

Basado en estos planteamiento Karl Larenz, va a definir  a la Personas Jurídica de Derecho Privado “ (…) como una  asociación de personas u organización creada por un acto jurídico privado y fundada  a perpetuidad que, como unidad diferente de la suma de sus respectivos miembros y administradores (“órganos”), puede tener  por si derechos y obligaciones, desarrollar una actividad propia mediante los actos de sus órganos y participar en el tráfico jurídico.[4]

3)      EL SISTEMA ITALIANO.- Contiene una teoría general en el Libro Primero, donde además, se regulan independientemente  las personas jurídicas públicas y las privadas: entre estas las asociaciones y las fundaciones. (…)

La consecución de la personalidad Jurídica en el ordenamiento Italiano descansa en el sistema de la concesión del reconocimiento estatal para las sociedades capitalistas – si bien se requiere, además, autorización gubernativa, a partir de un determinado capital social, así como para empresas de seguros y de entidades de ahorro - . Por lo  demás, hay control gubernativo en las cooperativas  y mutuas,  así como en los consorcios empresariales. A los sindicatos, mediante la inscripción en los correspondientes registros, se les reconoce capacidad jurídica   y de contratación laboral colectiva – Con base al artículo 39 de su constitución-.

4)     SISTEMA HOLANDES.-  Simplifica el esquema de las personas jurídicas y lo ordena, dedicándole el libro II  de su nuevo Código Civil; el “libro de Personas Jurídicas” parte de un esquema general (título I) , separando las personas  públicas de las privadas; dentro de las segundas Regula (título II)  las “asociaciones en  general”, y, como sub especie, las cooperativas, luego (título III)  las sociedades anónimas y,  por último  (título IV)  las fundaciones.

5)      SISTEMA ESPAÑOL.- La constitución Española  establece los principios básicos para juridificar dichos grupos o formaciones sociales, disponiendo en su artículo 22, “ el reconocimiento al derecho de asociación; establece la ilegalidad de las asociaciones que persiguen fines ilícitos; la obligatoriedad de inscribirse  en un registro a los solos efectos de publicidad; su disolución  solo podrá ser efectuada por resolución judicial debidamente motivada;  prohíbe las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar.

La Constitución Española, sanciona una concepción Liberal  frente a las formaciones sociales, al concebir la facultad de crearlas  como un derecho fundamental del ciudadano, como una manifestación del derecho básico de la libertad de la  persona individual.  Como principio general podremos afirmar que  la creación y la regulación de las personas jurídicas se confían a la voluntad de  los ciudadanos, como una manifestación más de la libertad jurídica, la cual también aquí, actúa en dos planos:

                                i.           Como libertad de crear  la relación jurídica societaria o de fundación – o, si se prefiere la persona jurídica -;

                              ii.           Como libertad de regulación de su actuación, tanto en el órden interno  como frente a terceros

a)  DEFINICIÓN DE ASOCIACIÓN EN LA LEGISLACION ESPAÑOLA

Las Asociaciones son agrupaciones de personas constituidas para realizar una actividad colectiva de una forma estable, organizadas democráticamente, sin ánimo de lucro e independientes, al menos formalmente, del Estado, los partidos políticos y las empresas (a efectos del Código Civil y de otras legislaciones, cabría hacer una interpretación mucho más amplia del término Asociación, incluyendo incluso a empresas, pero no es el caso).

Están reguladas por la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación y se puede tener una visión amplia del contenido de la misma consultado los Comentarios a la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación

Así pues, las características fundamentales serían las siguientes:                         

•          Grupo de personas

•          Objetivos y/o actividades comunes

•          Funcionamiento democrático

•          Sin ánimo de lucro

•          Independientes

Con respecto a estas características merece la pena aclarar que no tener ánimo de lucro significa que no se pueden repartir los beneficios o excedentes económicos anuales entre los socios, por tanto, sí se puede:

•          Tener excedentes económicos al finalizar el año

•          Tener contratados laborales en la Asociación

•          Realizar Actividades Económicas que puedan generar excedentes económicos

Lógicamente, dichos excedentes deberán reinvertirse en el cumplimiento de los fines de la entidad.

6)    LAS PERSONAS JURIDICAS EN EL DERECHO PANAMEÑO.-  el ordenamiento jurídico panameño no entra a definir qué debe entenderse por fundación, por corporación o por asociación civil. De la lectura de las normas pertinentes, sólo es posible concluir que existen diversos tipos, cuyo rasgo común constituye el no estar motivadas por un ánimo de lucro. Del Artículo 64 del Código Civil Panameño se puede inferir que el término "personas jurídicas" engloba una variedad de categorías, dentro de las cuales es posible ubicar a las fundaciones, a las corporaciones y a las asociaciones civiles, tanto de interés privado como de interés público. Si bien dicha legislación no entra a definir estos conceptos, es dable extraer del Artículo 64 del Código Civil que existen diferencias fundamentales entre las categorías allí enumeradas, dentro de ellas podemos  entender que Las Asociaciones Civiles: pueden ser de interés público o de interés privado. La capacidad de ambas se rige por sus Estatutos, "siempre que hayan sido aprobados por el Poder Ejecutivo" (Artículo 69 del Código Civil). Las asociaciones de interés público son aquellas con fines educativos, de salud o de beneficencia; mientras que las asociaciones civiles de interés privado son asociaciones profesionales que no persiguen un fin lucrativo, sino gremial.

a)         PRINCIPIOS QUE RIGEN A LAS ORGANIZACIONES SIN FINES DE LUCRO  EN PANAMA

Los principios que rigen a las Organizaciones sin fines de lucro no están establecidos taxativamente en norma alguna. Sin embargo, pueden ser inferidos de lo que establece la legislación vigente y la práctica misma. Estos principios son:

                                                        i.           No tienen fines de lucro ni aspiraciones de control político.

                                                      ii.           Principio de unidad. Existe una voluntad colectiva de sus miembros hacia fines específicos (v. g. , altruistas, sociales, gremiales) antepuesto a los de los socios.

                                                    iii.           Son personas independientes de las personas naturales (corpus material) que las componen. Tienen un patrimonio autónomo, desligado del de los individuos que la conforman.

                                                     iv.           Revisten de una existencia concreta e individualidad determinada mediante el nombre, domicilio y registro, que la distingue de cualquier otra.

                                                       v.           Principio de permanencia. Es el que le imprime el carácter estable, que la distingue de la simple reunión de individuos. No se recoge taxativamente en su legislación, pero en la práctica, todas aspiran a una estabilidad del grupo en el tiempo.

                                                     vi.           Principio del reconocimiento estatal. Para su existencia requieren de una autorización del Estado, lo cual puede darse a través de una Ley especial o del reconocimiento de la personería jurídica al aprobarse el respectivo Estatuto. Lo anterior es condición necesaria, para que las mismas puedan considerarse sujetos capaces de ejercer derechos y contraer obligaciones.

En la Constitución Panameña se consagra el derecho de asociación en el Artículo 39, ya citado, ubicado dentro del Capítulo I titulado "De las Garantías Fundamentales".

Por su parte, su  Código Civil en su Artículo 38 define las personas jurídicas como "una entidad moral o persona ficticia, de carácter político, público, religioso, industrial o comercial, representada por persona o personas naturales, capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones". Dicha excerta legal enumera posteriormente los distintos tipos de personas jurídicas que pueden existir.

7)   LAS PERSONAS JURIDICAS EN LA LEGISLACION NICARAGUENCE.- La legislación nicaragüense hace énfasis, en que la personalidad jurídica, es una condición que se adquiere, en virtud de una disposición contenida en la ley. Así lo establece el Art.79 del Código Civil, el cual determina que: "Ninguna asociación o corporación tiene personalidad jurídica, si no ha sido creada o autorizada por la ley". Un concepto similar esta contenido en la Ley General sobre Personas Jurídicas Sin fines de Lucro (Ley 147 ), la que expresamente en su Art. 2, establece que la personalidad jurídica se gozara "una vez que se llenen los requisitos establecidos en la ley".

El jurista nicaragüense Dr. Carlos Callejas Moreira en su tesis de doctorado que data del año 1947, establece como tesis que : "Las personas jurídicas son la resultante o producto de la realidad social, su naturaleza es independiente de la voluntad del legislador".

El Código Civil de Nicaragua, en su Art.3 señala, que: "Llamase personas jurídicas, las asociaciones o corporaciones, temporales o perpetuas, fundadas con algún o por algún motivo, de utilidad pública y particular conjuntamente, que en sus relaciones jurídicas presenten una individualidad jurídica".

8)  LAS PERSONAS JURIDICAS EN EL DERECHO CHILENO.-   En su código Civil va a definir a las Personas Jurídicas : “Art. 545. Se llama persona jurídica una persona ficticia, capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones civiles, y de ser representada judicial y extrajudicialmente.

Las personas jurídicas son de dos especies: corporaciones y fundaciones de beneficencia pública.

Hay personas jurídicas que participan de uno y otro carácter.

“Art. 546. No son personas jurídicas las fundaciones o corporaciones que no se hayan establecido en virtud de una ley, o que no hayan sido aprobadas por el Presidente de la República.”

9)  LA LEGISLACION  EN ARGENTINA

LEY DE ASOCIACIONES CIVILES

Capítulo I

Principios Generales

ARTICULO 1°: Concepto- La asociación civil es aquella persona jurídica de carácter privado, que se origina a partir del acuerdo fundacional de más de dos personas, quienes ejerciendo el derecho de asociarse con fines útiles previsto en el artículo 14 de la Constitución Nacional, deciden asociarse entre ellas para emprender en forma conjunta una actividad sin fines de lucro, de bien común, a través de esta nueva persona jurídica que, deberá tener las características esenciales, establecidas en el artículo 33, inciso 1 de la segunda parte del Código Civil. Las asociaciones civiles con personería jurídica otorgada por el Estado, serán consideradas en el derecho argentino como una especie de las denominadas organizaciones libres del pueblo u organizaciones no gubernamentales (ONG.).

ARTÍCULO 1º BIS- Objeto de bien común: Las asociaciones civiles deben tener ab initio un objeto de bien común para poder ser autorizadas a funcionar y durante su existencia como personas jurídicas. Para considerar que un objeto es de bien común, deberá constatarse por parte de los organismos estatales de fiscalización y control facultados para conceder la autorización para funcionar con el carácter de persona jurídica, las siguientes condiciones:

a)                  El objeto de bien común deberá interpretarse como conveniente al pueblo.

b)                  El bien común habrá de trasladarse en forma directa o indirecta a la comunidad donde las asociaciones civiles cumplan su objeto.

c)                  El bien común no será interpretado como la suma de los bienes individuales de cada uno de los integrantes de la comunidad, sino en un plano más elevado, como el bien de la comunidad en su conjunto.

d)                  Debe estar directamente relacionado con la promoción del bienestar general enumerado en el Preámbulo de la Constitución Nacional.

ARTÍCULO 2º.- Personalidad jurídica: La personalidad jurídica de las asociaciones civiles será concedida por el Estado, a través del organismo estatal de fiscalización y control facultado para conceder la autorización para funcionar con el carácter de persona jurídica conforme a las leyes aplicables de las distintas jurisdicciones.

ARTÍCULO 7°: Requisitos del instrumento constitutivo- Las asociaciones civiles se constituirán por instrumento público otorgado por escribano público o por instrumento privado. En caso de tratarse de instrumento privado, el mismo deberá estar firmado por los socios fundadores en igual cantidad de ejemplares. El instrumento de constitución, sea público o privado, deberá contener en forma detallada la enumeración de los siguientes elementos:

a) La fecha de constitución.

b) La identificación de los socios fundadores.

c) El nombre de la asociación con el aditamento "Asociación Civil".

d) La composición del patrimonio inicial.

e) El domicilio social.

f) La fijación del plazo de duración.

g) El texto ordenado del estatuto social.


[1]Manuel García Amigo, Instituciones de Derecho Civil; Parte General; Editorial Revista de Derecho Privado; Editoriales de Derecho Reunidas, Madrid – España, 1979. Pag. 467  y ss.

[2]Karl Larenz, Derecho Civil, Parte General; traducción y notas  de Miguel Izquierdo y Macías Picavea, Editorial  Revista de Derecho Privado; España, 1,978; pag.165 y ss.

[3]  Citado por Karl Larenz – Según Ernst Wolf (pág. 515 y ss.)  no hay “personas jurídicas”, ya que solo el hombre es persona, esto es , “un ser vivo apto para la capacidad de decisión”. Wolf considera un contrasentido la equiparación jurídica de una asociación  o una organización  con una persona en uno de sus aspectos, esto es,  en que es pensada como jurídicamente capaz, como posible sujeto de derechos y obligaciones, ya que,  - según su definición del derecho subjetivo como competencia para la decisión -  sólo los individuos  en particular podrán ser “sujetos de derecho”. Wolf desconoce que apenas se puede prescindir, en l técnica jurídica, de la “personificación”  de las asociaciones (en el sentido de su equiparación con respecto a la capacidad jurídica) en orden a tener en cuenta en suficiente medida la deliberada separación de las esferas jurídicas.

[4]Lo que se mantiene como unidad a través del cambio de miembros  y órganos es tanto un interés común  u objetivado – el fin de la asociación o de la fundación -  como la finalidad de perseguir de modo continuo unos intereses, esto es,  el propio compo de actuación, siendo aquella creada por la organización. ( cita consignada por Karl Larenz)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Las personas jurídicas de derecho privado en el derecho comparado



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Actuaciones jurídicas: el debido proceso
El debido proceso es el adelantamiento de las distintas actuaciones judiciales, con... [08/07/08]
3.285  
2. El derecho en la empresa
Este curso va dirigido para quienes deseen tener herramientas suficientes para... [14/02/05]
3.855  
3. Estado ambiental de derecho
El curso hace una referencia a lo que en la actualidad, se da en el mundo entero.... [15/12/05]
1.336  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail